Cuando Millán-Astray fue un famoso del Sálvame franquista

No existía Sálvame pero si Jorge Javier Vázquez hubiera conducido en aquellos años duros del franquismo un programa similar, el fundador de la Legión hubiera aparecido por allí. Ahora que Esperanza Aguirre sale en defensa de José Millán-Astray (sublevado contra la República, antidemócrata convencido, amante de la violencia) no está de más recordar su faceta de celebrity frívola. 

Porque en los años 40, en aquella España a la que había llegado la victoria pero no la paz, Millán-Astray ejerció de personaje de farándula.

Por ejemplo, cuando actuó de padrino en la boda entre Celia Gámez y el médico José Manuel Goenaga. La cosa resultaba chocante porque se trataba de Millán-Astray entrando en la iglesia de Los Jerónimos del brazo de Celia Gámez, quien había sido su amante (o eso decían por todo Madrid). 

Celia Gámez, estrella de antaño

Sucedió un 1 de julio de 1944 y fue todo un escándalo y las masas acudieron a las inmediaciones de Los Jerónimos deseosas de ver a la vedette más célebre de su época, entregada en cuerpo y alma al franquismo desde que, al término de la guerra, escupiese Ya hemos pasao, canción que ridiculizaba el No pasarán republicano.

Tal era el gentío que había en torno a la iglesia que, según cuentan las crónicas (o la leyenda), Millán-Astray tuvo que lanzar el grito de ¡A mí la Legión! para que sus soldados abrieran paso a la novia.

Otras versiones cuentan que ordenó la ayuda de sus legionarios porque el populacho se dedicó a cachondearse de Celia Gámez, de su matrimonio y de que fuese al altar con ademán de mujer virgen y pura habiendo tenido un extenso plantel de amantes desde que a los 14 años se subiese a un escenario para representar Las corsarias.

El último amor del legionario

También fue muy comentado entre la sociedad madrileña de la época su repentino enamoramiento, ya siendo un hombre bastante mayor, de una mujer más joven con la que (¡pecado mortal!) se fugó a Lisboa.

Millán-Astray estaba casado con Elvira Gutiérrez de la Torre, hija de general, pero aquel matrimonio no fue lo que se dice un manantial de pasión. La esposa de Millán-Astray informó en la noche de bodas al fundador de la Legión que había jurado conservarse casta de por vida. Así que mantuvieron una relación fraterna y, claro, no es de extrañar que, ya sesentón, al militarote que era le dieran ardores adolescentes.

Corría el año 1941 y en una partida de bridge Millán-Astray conoce a Rita Gasset (prima del celebérrimo filósofo), una treintañera de la que se enamora perdidamente. La deja embarazada y ambos se marchan a Lisboa y Franco monta en cólera porque la cosa (para la moral de la época) es muy fea. 

El caso es que Millán-Astray regresa a España con su nueva mujer e hija. Según contaba recientemente al diario El Mundo, la extraña pareja y su descendencia  (aquella niña nacida en Lisboa, Peregrina Millán-Astray) es acogida con cierta compresión por Elvira, la casta esposa.

Así que, efectivamente, si hubiera habido un Sálvame franquista, Millán-Astray hubiese sido un personaje para la controversia. Y si se hubiera limitado a ser eso, España se hubiera ahorrado bastante. Pero en fin.

DANIEL SERRANO

ADEMÁS: ¿Qué películas le gustaban a Franco?

Fotos: Gtres

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

En ocasiones son hasta objeto de burlas, de chiste fácil por la interpretación de sus actores, por el decorado o por la peculiar dirección de sus directores, pero obviar que tienen a una legión de fieles sería engañarse. Y es que el cine de Serie B, que se suele asociar con el frikismo y la caspa ha estado siempre y amenaza con permanecer siempre así. Un público que sediento de historias rinde honores a exitazos cono Sharknado.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

No importa el modelo de tu moto, el viento que nos pega es el mismo. No sabemos de quién es esa frase, pero tiene razón sólo en parte. Y es que el modelo de la moto importa y mucho. No obstante, lo que importa de verdad es quien vaya sobre dicha moto. Es decir, de a quien le pegue el aire. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

En muchas ocasiones el terror no es mayor por lo que muestra sino por lo que deja entrever, por aquellos elementos que aparecen puntualmente en el filme pero que dicen mucho más de lo que en otro contexto pudieran hacer. Un teléfono; un vídeo, peluches… muchas cosas que añaden una dosis de mayor tensión a una película que busca que el espectador girte, llore o patalee producto del miedo.

Páginas