¿Cuántas cervezas llevaba este aficionado escondidas en su ropa?

Podemos estar hablando del Juan Tamariz del alcohol. Del David Copperfield de los botellines. Del Barnie de la vida real. Un auténtico mago del escondite y nivel maestro en el Tetris. Un adalid de los espacios inverosímiles. Y un mal ejemplo para todo el mundo. O no, según se mire. 

Lo cierto es que el alcohol está más que prohibido en los campos de fútbol. Es más, también lo están las botellas con tapón, sobre todo las de cristal, por motivos de seguridad. 

ADEMÁS: El vídeo más asqueroso del mundo

Pero claro, hecha la ley, hecha la trampa. Siempre habrá algún listillo que intente colarse con alguna botellita de alcohol random y hacer así más ameno el partido. Lo que no habla demasiado bien del juego de su equipo. 

Ahora, lo de este aficionado turco no tiene nombre. Es admirable su determinación, su ingenio y, sobre todo, sus bemoles para encima enfadarse cuando le pillan. 

colar-botellines-futbol-campo

Su sana intención era colarse en el estadio con un buen puñado de botellines entre su ropa. Y cuando decimos un buen puñado, hablamos de... ¡24 botellas! Ni una, ni dos, ni tres... ¡24 botijos como 24 horas tiene el día! Una auténtica barbaridad. 

ADEMÁS: Éste es el vídeo más visto de la historia de Facebook 

La gran pregunta es, ¿cómo demonios lo ha hecho? Es una caja entera de botellines, distribuida con escuadra y cartabón por su uniforme especial partidos, con bolsillos escondidos por todos los rincones. 

colar-botellines-futbol-campo-cacheo

Cómo diría Nick Fury, qué pena que este talento sea utilizado siempre para hacer el mal. Al final, se quedó sin botellines, sin fútbol y con su cara vista, de momento, por un millón de persons en Youtube. Eso sí, muchos de ellos, admiradores de su capacidad para la distribución. Si quiere ganarse la vida, como decorador de interiores tiene mucho futuro. 

Fotos y vídeo: Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

Siempre se ha dicho que el castellano de Valladolid es el más perfecto del país, pero después de compartir mi vida con un vallisoletano desde hace más de ocho años, puedo aseguraros que no es así.

Ver resumen Ocultar resumen

Los antivacunas son pocos (afortunadamente), pero hacen mucho ruido. Si no que se lo digan a las marionetas de Barrio Sésamo, en especial a Big Bird (una especie de Gallina Caponata), que se han visto atacados por recibir su dosis de la vacuna contra el Covid-19.

Ver resumen Ocultar resumen

En 1995, dentro del programa Lo+Plus, de Canal+, nacía un espacio pionero en desgranar la actualidad del día en clave de humor pero con crítica política. Se trataba de Las noticias del Guiñol, y dichas marionetas estuvieron haciendo reir hasta 2008.

Páginas