De Brácula a Torrente 5, la carrera cinematográfica de Chiquito de la Calzada

Era un desconocido hasta que se presentó a un programa de Antena 3, que pretendía renovar el panorama del mundo del humor en España. Genio y Figura supuso el trampolín para un hombre que con 62 años iba a experimentar una fama que le iba a situar como el humorista del momento mediada la década de los 90.

Su estilo de contar lo chistes, su manera de andar; la patada hacia adelante y los ruidos que hacía para finalizar muchas de sus frases en una erre sostenida eran el sello de este malagueño que se había ganado la vida tocando la guitarra flamenca hasta en Japón. Ahora tenía la oportunidad de recibir el fruto de un largo peregrinar durante años.

Su imagen se hizo muy popular. Camisetas, tazos con los que jugaban los niños, posters, y muchas horas de televisión hacían de su figura casi un icono de la época. No le faltaban tampoco imitadores. Y claro, esa fama iba a conllevarle una oportunidad en el mundo del cine.

Su debut cinematográfico fue con el papel de protagonista en Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera. Con un humor que raya lo absurdo interpreta a un noble francés que acompañado de su Sancho panza de turno (Bigote Arrocet) intenta regresar a París desde el lejano Oeste. Pero, claro, todo se va a complicar en el viaje.

Condemor fue su gran estreno en el cine

De nuevo hizo dúo cómico con Arrocet en su segundo filme protagonista Brácula: Condemor II. El aristócrata y Luca (es el nombre de su escudero) ya regresan en barco a Europa pero en él van a ocurrir muertes extrañas. Los cadáveres han sido mordidos en el cuello como si lo hiciera un vampiro. Al final, acaban llegando a una isla donde creen que Condemor es Drácula. 100% Chiquito.

Viró un poco el estilo con Papá Piquillo. La idea era tocar el corazón al espectador, ya que Chiquito era un abuelo gitano que intentaba sacar el dinero cómo fuera para poder operar a un nieto suyo. No se logró el objetivo de convencer a la crítica que la valoró mal.

Tuvieron que pasar cinco años, ya su fama había menguado, para que volviera al cine con Franky Banderas. Ahora el protagonista era Raulito, y él hacía de abuelo de la criatura. La película no pasará a la historia, no hay por qué engañarse.

Papeles secundarios y una colaboración en Torrente

Ese mismo año tuvo otro papelito en El oro de Moscú, donde fue uno más de la troupe que intentaba recuperar el supuesto dinero que se llevó a la capital rusa durante la Guerra Civil. Otro personaje secundario al que dio vida Chiquito se pudo ver en La venganza de Ira Vamp con Josema Yuste y Florentino Fernández como protagonistas. La cinta fue un fracaso en recaudación con sólo poco más de 150.000 euros.

Y claro, lo que no podía faltarle en su trayectoria casi como en la de cualquier personaje público español es una participación en Torrente. En su caso fue en la quinta entrega. Y no se descarta que vuelva.

Fotos: Twitter, Facebook

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Los deportistas profesionales siempre han sido un tirón para las marcas comerciales. Los hay que en sí se convierten ellos en una propia multinacional y asociarse a su nombre es garantizar un aumento de las ventas. Y es que vender juventud, talento y triunfo es siempre un valor positivo para cualquier compañía. También se encuentran los casos contrarios los de aquellos que al final ven como sus patrocinadores se van con otros al haber cometido alguna torpeza.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

No hay televisión ni gran pantalla que se les resista. Las actrices made in Spain triunfan dentro pero también fuera de nuestras fronteras. Buen ejemplo de ello son Penélope Cruz, Elsa Pataky y Paz Vega.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Las madres por definición y naturaleza tienden a querer controlar a sus hijos, a saber qué les ocurre a sus pequeños, a protegerlos y a evitar que aquellos que pretenden causarle un daño lo acaben logrando. Y en televisión, en la ficción no iba a ser menos.

Por ello, queremos recordar, ahora que el día de la madre se aproxima, a aquellas madres más posesivas y controladoras de la ficción actual y pasada.

Páginas