De Hulk Hogan a John Cena y otros mitazos del Pressing Catch

Aquel que fuera niño en los 90  recordará para siempre Los caballeros del zodiaco, a Oliver Y Benji, Bola de Drogan y muchos más; pero sobre todo cómo iba a olvidar a los luchadores de Pressing Catch. Las mañanas de fin de semana de cualquier niño de la época estaban compuestos por un tazón de cereales y las peleas de aquellos tipos musculados que a ojos de un pequeño eran poco menos que superhéroes.

Y como en toda historia algunos tenían un papel de bueno y otros un poco más malvados. El gran ídolo de la época para casi todos lucía moreno y melena rubia, aunque no muy frondosa. Casi que tenía más pelos la barba de Hulk Hogan. Venía a ser el tipo duro al por que iban los malos y muchos temían que algún golpe bajo acabara mal.

El gran combatiente contra Hogan era El Último Guerrero, cuyo momento de máximo esplendor coincidió con las emisiones de Telecinco en España. Algo que provocó que fuera uno de los favoritos entre los más fieles al programa. Sus peleas también verbales eran míticas en esos programas noventeros. Su reciente fallecimiento conmocionó a gran parte de los fans.

En los 90 fueron ídolos de todos los niños

Otro de los que eran ídolos hace más de 20 años y que hoy día sigue combatiendo es El Enterrador. Cuando sonaba una música inquietante era momento de esperar ver aparecer en escena a ese enorme luchador que hacía temblar a muchos. Hoy día sigue combatiendo y haciendo que muchos besen la lona.

Y si de besar la lona hablamos en eso eran unos expertos la famosa pareja de primos neozelandeses Los Sacamantecas. Su aspecto no es que estuviera poco cuidado es que parecían salidos de un lodazal. Sus lametones en las cabezas y su constante movimientos de brazos eran su seña de identidad.

Cuando había que poner orden en todo el desaguisado que allí montaban aparecía El poli loco, siempre con su atuendo policial y con la porra como principal arma para reducir a sus rivales. Entre los cuales destacaba su homólogo canadiense, que era uno de los malos malísimos de todos. Siempre con su casaca roja, sombrero y una porra eléctrica con la que amenazaba a todos.

Con quien tenían todos enfrentamientos continuos y cómo par no tenerlos era con Terremoto Earthquake que era capaz de arrasar con todos. De ahí su nombre. Sus barrigazos y sus sentadillas para aniquilar al rival eran un clásico.

El regreso a la televisión disparó su fama en España

Pasaron los años, regresaron a España en Cuatro y con ellos nuevos luchadores que conquistaron a otra generación: y entre ellos destaca tomando el testigo de Hogan Jhon Cena, que es el mayor campeón y más carismático.

De la nueva generación también han conquistado al público muchos otros como Randy Orton quien tras una retirada regresó con toda la atención este pasado febrero.

Con un aspecto peculiar, pero un nivel de lucha repleto de intensidad destaca Sheamus. El irlandés responde al prototipo de hombre pelirrojo de su tierra y como curiosidad hay que decir que fue guardaespaldas de Bono. Nunca U2 estuvo tan protegido.

Y no se podría cerrar una lista de míticos luchadores sin hablar de Roman Reings, esa especia de Kahl Drogo de la WWE, que se muestra implacable con sus poderosos rivales. Sería una lista interminable la que destacar entre aquellos luchadores que sudan carisma y seguirán llegando muchos más en las próximas fechas. Siempre habrá un niño con ganas de ver peleas, de ver de nuevo a Batista contra Jhon Cena. 

Fotos: Instagram, Facebook, Twitter

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Dicen que las comparaciones son odiosas o eso debe parecerles al clan Kardashian y a las hermanas libanesas Abdel Aziz, que han sido bautizadas ya como las Kardashian del Medio Oriente. En ambos casos ambas familias se han hecho famosas por sus cientos de selfies y por presumir de trapitos, complementos y de su anatomía en realities shows.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Acogerse al dicho de que segundas partes nunca fueron buenas  sería lo más adecuado para analizar cómo fue el comportamiento de algunas secuelas de filmes que triunfaron en su primera puesta en escena, pero que en un segundo round no resultaron nada del otro mundo.

Algunas levantaron una expectación tan grande que el golpazo en taquilla sonó hasta en los lugares más recónditos. El gasto de producción y promoción no acaba siendo justificado cuando se hacen las cuentas finales. Son muchos los ejemplos que a lo largo de los últimos años se han podido ver.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Arrancó sin muchas pretensiones y no haciendo mucho ruido pero se mantuvo durante cinco años haciendo que los cotilleos de un grupo de compañeros de colegio pijos del Upper East Side neoyoquino fueran la comidilla de muchas espectadores en todo el mundo.

Páginas