De Lorenzo Lamas a Angela Channing ¿qué recuerdas de Falcon Crest?

Si se hace una encuesta entre aquellos asiduos a la televisión en España en los años 80 sobre qué  serie de televisión recuerdan es imposible que no citen entre ellas a Falcon Crest. Y es que acabó convirtiéndose casi en un acontecimiento mediático, ya que millones de españoles eran seguidores del culebrón que en el Valle de Tuscany, entre viñedos, enfrentaba a unos malos malísimos con unos buenos que parecían buenos en el mal sentido.

Han pasado más de 30 años de unos de los culebrones por excelencia, y eso que en origen el creador de la serie Earl Hanmer Jr no pretendía que fuera un soap-opera que fue en lo que acabó convirtiéndose. Tenían razón en parte aquellos que en el inicio de la serie la tildaron de una Dallas con muchas uvas.

Una serie que lanzó a la fama a una camada de actores, que pasaron a ser habituales en los salones de todos los hogares españoles. Así tanto Susan Sullivan como Ana Alicia, o Lorenzo Lamas, Margaret Ladd o Robert Foxworth, que daba vida a Chase el bueno oficial.

De rey de las camas a rey del cine de Serie B

Aunque sin duda quien más cuota de fama alcanzó en España fue Lorenzo Lamas que para siempre quedó como el Rey de las camas. El guapo nieto de Ángela Channing fue la imagen de la marca de colchones Reig Martí. Y su anuncio en medio de la gran popularidad que tenía le dejó ese apodo que aún hoy día mantiene.  Incluso entre quienes le han seguido estos años en carrera prolífica en el cine de Serie B.

En Falcon Crest coincidieron y se enfrentaron con frecuencia Angela Channing y Jacqueline. Dos cuñadas que no tenían ningún reparo en enfrentarse duramente en muchas escenas. Lo curioso es que las actrices que daban vida a esos dos personajes: Jane Wyman y Lana Turner llevaban ese odio a la realidad y eran incapaces de compartir planos juntas. Rodaban por separado y en el proceso de edición se les unían para seducir a los espectadores con sus agrios encuentros.

Y es que con Angela Channing, papel que le valió cuatro globos de oro a la actriz, era casi imposible no chocar. Su capacidad de manipular e intentar llevar a todos a su huerto le hacían ser una matriarca de mano de hierro. Quien fuera la primera esposa de Ronald Reegan tuvo que abandonar la serie en la última temporada por problemas de salud, aunque regresó de forma esporádica para seguir mostrando al personaje malvado por excelencia en los años 80.

Quien le hacía la competencia en cuanto a maldad era Richard (David Selby) hijo de Douglas-difunto marido de Angela- capaz de maquinar cualquier plan maquiavélico para lograr sus objetivos.

Ángela Channing era la maldad personificada

Otra de aquellas que tenía el sello de malicia era Melissa Agretti (Ana Alicia) una niña malcriada y consentido, pero cuya relación de amor odio con Lance (Lorenzo Lamas) le hizo ganarse las simpatías del público sobre todo en España.

Y es curioso lo del gran seguimiento a Falcon Crest en España, ya que la serie funcionó mucho mejor aquí, en Francia o Alemania que en Estados Unidos donde Dallas o Dinastía tenían mayor seguimiento.

Quizá su éxito internacional fue lo que mantuvo en antena durante nueve temporadas, en las que las familias Gioberti y Agretti se enfrentaban de forma descarnada por el control de la producción del vino en California. A esos enfrentamientos asistió la actriz española Assumpta Serna que en la octava temporada tuvo un pequeño papel como la italiana Anna Cellini.

Tal vez Serna fuera la mujer más envidiad de España la participar en una serie que fue todo un boom aquí. 

Fotos:Twitter, Imdb, Facebook

Ver resumen Ocultar resumen

Este lunes, 21 de junio, transcurría con la normalidad monótona de estas semanas que ya atisban vacaciones veraniegas. 

Y de repente, llegaron las 16:00 horas. Y en Onda Cero comenzó, como cada tardeJulia en la Onda. Pero, en esta ocasión al otro lado del micro sí estaba quien da nombre al programa. 

Ver resumen Ocultar resumen

Esas peleas en las que dos personas se encaran y, como dos miuras, amagan y amagan con embestir pero, finalmente, no llegan a tocarse. Eso sí, cuando se van, comienza el duelo dialéctico: "Ya te pillaré..." o "Esto no va a quedar así". 

Es más, cuando todo ha pasado, cada implicado comenta la jugada con amigos y les dice algo del tipo: "Es que si no me freno, no sé qué habría pasado" o "la próxima, no lo cuenta". 

Pues eso es, exactamente, lo que ha pasado en el debut de Ignacio Aguado como tertuliano en Todo es Mentira. 

Ver resumen Ocultar resumen

Se ha convertido en la controversia del fin de semana lo de Pérez Reverte despotricando contra la literatura infantil y recomendando a niñas y niños la lectura de La Iliada, La Odisea o, yo qué sé, Guera y paz. Malditos niñatos de hoy en día, que no saben leer ni beben coñá a escondidas. También despreció el creador del capitán Alatriste a Fray Perico y su borrico (y eso si que ha dolido).

El caso es que el cantautor Ismael Serrano decidió seguir el consejo de Reverte y le leyó a su hija fragmentos escogidos de La Iliada.

Páginas