De Van Damme a Schwarzenegger; famosos que hicieron anuncios épicos

La publicidad es el medio habitual que usan las marcas para hacer llegar su mensaje al público que cree que les va a comprar su producto. Necesitan ser creíbles y atractivas para que el futuro cliente se decida por aquello que ellos venden. Por eso, es habitual ver cómo los anunciantes se pelean por ofrecer un spot que sea llamativo, y quede en el recuerdo de la gente.

Y qué mejor que asociarse a una cara conocida para que sea eficaz. De esta forma, es muy habitual que deportistas, músicos o actores presten su imagen para aumentar las ventas de una determinada marca. Y para ello qué mejor que un actor de moda se asocie a ellos. Son muchos quienes hicieron spots para el recuerdo y otros tantos los que antes de ser muy famosos tuvieron su incursión en la publicidad.

A este último grupo pertenece Ben Affleck, quien antes de ser un habitual del cine norteamericano intentó conquistar a una chica invitándole a comer una hamburguesa en Burger King. 

Los spots antes de ser famosos actores

Otro actor que, antes de convertirse en una celebridad mundial, hizo sus pinitos en el mundo de los anuncios televisivos fue Brad Pitt. El novio de América mostró su joven rostro para convencer a la gente de que había que comer Pringles allá por la década de los 80.

Para otros actores la incursión en la publicidad les llegó casi como una nueva oportunidad, como es el caso de Jean Claude Van Damme que con su conocido spot de Volvo (muestra su característica apertura de piernas) demostró que igual hace mejor publi que cine.

Pero para un tipo de pelis de acción con un anuncio glorioso el elegido es Bruce Lee. Aunque él, en realidad ya estuviera muerto y desconociera que sus frases iban a ser intercaladas para vender coches BMW.

El mundo del anuncio japonés es cosa aparte

Y luego siempre está la categoría de actores extranjeros que hacen una publicidad en España. Ahí destaca sobremanera Sofía Loren y su apuesta, pese a ser italiana, por comer las pastas Gallo. Pero para spot épico el de Stevie Wonder y su ‘Si bebes no conduzcas’ que hizo para la DGT. Todo un éxito en su día.

Otro publicidad con coche de por medio, y que justo en estas fechas se puede ver, es la de Kevin Spacey y su pasión por el Renault Space. El guiño divertido es que es Frank Underwood más que el actor quien se sube a bordo del vehículo de origen francés.

Y de coches o de cualquier otro producto siempre son un buen reclamo los actores hollywoodeense en Japón. Y es que el país del sol naciente es un enamorado de los spots con famosos. Y si no que le pregunten a Tommy Lee Jones (era un profesor con superpoderes) y su publicidad con el café Suntory Boss o Arnold Schwarzennegger que prestó su esculpido cuerpo como imagen de la bebida energética Vfuyy. En el spot, el bueno de Arnold parecía que había tomado algo más que esa bebida. Estaba casi a la altura del protagonizado por Nicolas Cage con la marca de tragaperras Sankyo.

Son sólo algunos de los más recordados, aunque bucear por Youtube puede dar resultados del todo desconocidos sobre spots de actores tan épicos que en su día causaron furor.

Fotos: Twitter, Facebook

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido noticia la bisexualidad de un nuevo Superman, enésima revisión por parte de DC del héroe que crearan Jerry Siegel y Joe Shuster en 1933. El universo superheroico lleva persiguiendo su modernización y adaptándose al signo de los tiempos desde los años 60 y en pleno siglo XXI ser un superhombre no conlleva necesariamente comulgar con la heterosexualidad.

Sea como sea, la gente ha reaccionado a la orientación sexual del nuevo Superman.

Y, naturalmente, han voceado desde la caverna quienes creen que "Superman no puede ser gay".

Ver resumen Ocultar resumen

Un sofá blanco y la presencia de Mercedes Milá es todo lo que necesita para triunfar Milá vs. Milá, el nuevo programa de entretenimiento de Movistar+. En este nuevo espacio de entrevistas, la presentadora vuelve a sus orígenes y charlará con diversos invitados con los que ya había hablado en algún momento de su carrera.

Ver resumen Ocultar resumen

Viendo la deriva que ha tomado Twitter en los últimos años, es lógico olvidar que hubo un tiempo en que la mayor parte de su contenido e interacciones eran sanas y divertidas.

De hecho, era la red social del buen rollo y los insultos, bulos y demás eran algo testimonial.

Hoy en día, es todo lo contrario. El contenido divertido es minoritario, lo que lleva a que sea más apreciado, cuando aparece.

Véase este reto de jugar con los nombres de pintores universales y adaptar su imagen.

Páginas