El Aquí no hay quien viva de los políticos en Late Motiv

A los líderes políticos españoles les hemos visto en los últimos meses peregrinar por un amplio espacio de las parrillas televisivas. Han debatido en la tele, se han dejado ver en sus casas hasta desayunando, han corrido un rally como Albert Rivera, o bailado en El Hormiguero como la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sánez de Santamaría. 

Así que no nos extrañaría verles cantar. Bueno, siendo sinceros a alguno como a Pablo Iglesias ya le hemos visto hacer lo propio con Pablo Motos. Eso sí, a lo que aún no se han atrevido los diferentes dirigentes ha sido a protagonizar una sitcom. 

Les faltaba un sitcom

Cierto que Mariano Rajoy hizo sus pinitos allá por los 90 cuando aún era ministro, pero una serie ideada por y para ellos no se ha dado. Algo que han querido subsanar desde Late Motiv, el late night de #0 (que es el único que se mantiene actualmente en la parrilla televisiva patria) que conduce Andreu Buenafuente.

Así que usando la mítica cabecera de Aquí no hay quien viva se puede ver a una vecindad poco avenida formada por Alberto Garzón, Pablo Iglesias, Albert Rivera, Pedro Sánchez y Mariano Rajoy.

Aunque en toda vecindad no puede faltar alguien que lleve las cuentas y, en este caso el encargado no puede ser otro que Luís Bárcenas. No sabemos si después deja un sobre debajo de cada puerta de los vecinos. 

Entre los inquilinos también hay otros que llevan mucho tiempo en el inmueble y que quieren seguir opinando en la junta de vecinos: José María Aznar, Felipe González y Zapatero

Y tampoco falta la chica que, igual está de alquiler, pero quiere mandar como el que más: Susana Díaz. Ni aquel que prefiere pillarse un chalet en las afueras: Carles Puigdemont. 

Además, si no es suficiente motivo ver a todos los políticos parodiados, está Bertín Osborne. Y eso... ya es suficiente.

Vídeo: Late Motiv

Imágenes: Late Motiv

Ver resumen Ocultar resumen

Madrid es libre. 

Por fin. 

Cualquiera diría que el PP no lleva gobernando 26 años en la Comunidad de Madrid, viendo la campaña que han hecho. 

Ver resumen Ocultar resumen

Lo saben bien quienes acuden al plató de Sálvame con asiduidad: la televisión es una trituradora de carne en la cual eres un personaje querido durante una o dos temporadas pero después, para amenizar la sobremesa, se te convierte en villano y te insultan por la calle. En el caso de Pablo Iglesias este mecanismo televisivo se llevó al extremo y el chaval con coleta tan simpático a cuyo domicilio vallecano acudió Ana Rosa Quintana se transformó últimamente en un ser demoniaco al cual Vicente Vallés exorcizaba casi todos los días.

Ver resumen Ocultar resumen

La vida sigue y, una vez superado el batacazo del progresismo en las elecciones madrileñas, Ismael Serrano ha salido en Zapeando y ha demostrado que el humor no tiene por qué decaer ni tan siquiera en momentos políticamente tan catastróficos para alguien de izquierdas como él. Oye, así es la existencia, una montaña rusa en la que hoy Salvador Illa ganas las elecciones en Cataluña (y no sirve para nada) y mañana las gana Ayuso en Madrid (y vaya si sirve). 

Páginas