¿El baile de San Vito en Los Mercenarios 4? Hulk Hogan está de vuelta

Parafraseando al gran Héctor del Mar: La Hulkmanía está más viva que nunca. Vuelve Hulk, vuelve Hulk Hogan... más, más, más Hulk Hogan que nunca. Sí amigos, el mítico luchador de Pressing Catch está muy lejos de retirarse del mundo de la lucha. Y es que, a sus 61 años, Terry Bollea, su verdadero nombre, está hecho todo un chaval. 

La última sorpresa que nos tenía preparada el mito de los rings ha sido mayúscula: ha asegurado que formará parte del elenco de Los Mercenarios 4. No sólo eso, será el malo de la cuarta entrega de esta saga de veteranos musculados y ciclados. Lujazo. Hulk Hogan confirmó la noticia durante una charla en la Bodypower de Birminghan. 

Estuve hablando por teléfono con Sly (Stallone) para hacer Los Mercenarios 4 y estamos intentado encontrar la forma de convertirme en el tipo más malo del mundo. Ya sabes, él me dio la primera oportunidad y ha sido un gran amigo desde entonces, aseguraba el fornido luchador, más ilusionado que un niño pequeño en el concierto de Cantajuegos. Y es que, seamos sinceros, a Hulk Hogan le gusta más una cámara que un batido de proteínas, y a nostros nos encanta tener a Hulk de vuelta. Es un win/win 

En forma

Además, el propio Terry Bollea ha reconocido que está en plena forma y preparado para lo que le echen. Puedo correr y puedo saltar. Puede que no tan rápido o alto pero creo que Hollywood puede encontrar un buen especialista que me ayude con eso. No lo dudes, Hulk. Por tu regreso, hasta hacemos crowdfuning. No sólo nos ha vuelto la Hulkmania, sino que siempre llama la atención ver en cine una persona marrón, con una incipiente calva, musculadísimo y con el pelo rubio pollo. 

Es más, si se llega a confirmar la colaboración, que nadie dude que veremos el mítico Baile de San Vito en Los Mercenarios 4. Es más, si apuramos, no hay que descartar algún súplex, sentadillas, un lanzado contra las cuerdas, incluso un vuelo desde la esquina. Qué recuerdos, ¿verdad? 

Ilustres veteranos

El bueno de Hulk se uniría así a una lista de ilustres como Schwarenegger, Mel Gibson, Antonio Banderas, Jason Statham, Chuck Norris... Mucho tipo duro junto. Es imposible no ser fan. Y todo gracias a la iniciativa de Sylvester Stallone al que hay que reconocerle ser el ideólogo de este proyecto. 

Y sí, tal y como confirma Hulk, fue Sly quien le dio su primera oportunidad en el cine. Fue en Rocky III, donde hacía de luchador. Fue un papel pequeño pero le sirvió para abrir mercado en el cine y en televisión, donde tuvo su propia serie (Operación Trueno) y su reality. Eso sí, nada como verle dar manguzás con Mr. T o formando pareja mítica junto al Último Guerrero para medirse a Andrea el Gigante. 

No es que la Hulkmania esté de vuelta, es que la Hulkmania nunca se ha ido. Y ya son 40 años de Hulk Hogan... ¡y lo que te rondaré señor mayor con el pelo rubio pollo y bigotazo tejano! 

Fotos: hulkhogan.es

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas