El Bueno, El Feo y El Malo. Siempre Clint Eastwood

No hay mes, casi semana, que algún canal no programe alguna película de Clint Eastwood. Ya sea como actor, ya sea como directoe, una apuesta por Clint Eastwood es una apuesta segura. El actor, director, productor y compositor estadounidense ha cumplido ya sus bodas de oro con el cine. ¡Se dice pronto! y es que cinco décadas en la gran pantalla dan para mucho. En la retina de todo cinéfilo quedarán para siempre guardadas imágenes de Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio y El Bueno, el Feo y el Malo. Tres clásicos donde Clint Eastwood era el actor principal.

La última película de su emplio repertorio en emitirse ha sido Gran Torino. El filme cuenta la historia de un jubilado malhumorado que vive y respira para cuidar a su coche: un Gran Torino. Este hombre detesta a los asiáticos. Todo cambia cuando descubre a un joven Mong y a su hermana intentando robar su coche. Todo es obra de las imposiciones de una banda callejera. Por ello, y contra todo pronóstico, el protagonista decidirá ayudar a los dos jóvenes. La película marcó, además, la vuelta de Eastwood a un papel estelar. No lo tenía desde cuatro años atrás con Million Dollar Baby. Además, Gran Torino es especial para el actor porque en ella actúa su hijo menor, Scott Eastwood y su hijo mayor, Kyle Eastwood, pone la banda sonora.

Un actor polifacético

En Gran Torino, al igual que en Million Dollar Baby, Poder Absoluto, Ejecución Inminente, Los Puentes de Madison, Honkytonk Man y Heartbreak Ridge, Eastwood se supera. En esos films él mismo lo hace todo: dirección, producción, música y actuación. ¡Todo un genio!.

A sus 84 años sigue imparable. Acaba de estrenar su película El Francotirador que ha estado nominada a seis Oscar en la última edición. El film  basado en la autobiografía del marine Chris Kyle, está protagonizada por Bradley Cooper y Sienna Miller.

Director reconocido

Clint Eastwood ha actuado, de momento, en casi un centenar de películas y ha dirigido cerca de una treintena de ellas. Su primer papel protagonista fue en el año 1955 en el film Revenge of the Creature pero no fue hasta 1971, cuando el bueno de Clint dio el salto como director en Escalofrío en la Noche.

Después le cogió el gusto a esto de dirigir porque vinieron unas cuantas películas: Honkytonk Man, El Sargento de Hierro, Un Mundo Perfecto, Los Puentes de Maddison, Space Cowboys, Deuda de Sangre, Mystic River, Million Dollar Baby, Sin Perdón, Cartas desde Iwo Jima, El Intercambio, Invictus o El Francotirador, son algunas de las más conocidas.

Eastwood cuenta en su haber  con Premios Globos de Oro, People´s Choice, Doctor Honoris Causa y numerosos premios y reconocimientos a toda una vida dedicada al cine. Además de numerosas nominaciones a los Óscar de los que Clint Eastwood atesora cinco: a Mejor Director y Mejor Película por los films Sin Perdón y Million Dollar Baby y un Óscar en memoria de Irving G. Thalberg, que reconoce a personajes especialmente significativos en el mundo de la producción cinematográfica. Y es que ¡Clint Eastwood se lo merece todo!.

Imágenes: Pinterest y Facebook.

Ver resumen Ocultar resumen

Si naciste en los 70 o los 80, tu infancia estuvo marcada por películas como 'E.T.' o 'Los Gonnies'. Ambas películas fueron obra de Steven Spielberg (la segunda como ideólogo y productor) y, resulta, que la persona de la que surgieron películas juveniles tan inolvidables, no tuvo una infancia lo que se dice fácil.

Ver resumen Ocultar resumen

El capitalismo se regenera buscando nuevas formas de esclavitud y ahora llega, en Estados Unidos (y veremos si en otros países del orbe desarrollado) la experiencia de volver al nomadismo para sobrevivir. Hablamos de gente que reparte para empresas como Amazon o va de ciudad en ciudad a la busca de la chapuza que se presente para ganar unos dólares. 

Ver resumen Ocultar resumen

Escribo este artículo para nadie porque ¿quién demonios se acuerda de Éric Rohmer? Murió en 2010 y su cine (tan francés) es una celebración de la sentimentalidad y las horas dulcemente perdidas en interminables paseos sin propósito. Las películas de Rohmer siempre (o casi siempre) se desarrollan durante las vacaciones. Él decía que ahí, en ese tiempo libre ajeno a la tiranía laboral, es donde se halla la verdadera vida.

Páginas