El día que Paul Walker se convirtió en Vin Diesel (literalmente)

A estas alturas, poca gente duda que Paul Walker era adorable en todos los aspectos. Tras su aspecto y sus papeles de tipo duro y chuleta, había un hombre que se desvivía por los demás, por sacarles una sonrisa y porque estuvieran felices 24 horas al día. Y como muestra, este vídeo que hemos rescatado que, por cierto, no tiene desperdicio. 

En él podemos ver a Guapaul Walker imitando a su hermano/amigo Vin Diesel. No sólo imitarle, clavarle. Es lo que tiene pasar tanto tiempo con alguien, que acabas mimetizándole. Y está claro que Paul supo captar la esencia de Toretto. 

Eso sí, lo mejor de todo, la customización de Paul, calva y músculos de pega incluidos. Lo curioso es que Paul Walker ya era un actor bastante fornido, y aún así tuvo que ponerse relleno para estar a la altura de Diesel. Y es que el prota de Pitch Black es todo un musculitos. Entre él y The Rock podrían levantar un coche a pulso sin demasiado problema. Incluso uno sólo si se lo propone. 

La más rápida en taquilla

Lo que queda claro en este vídeo es que Paul Walker era algo más que el protagonista de la saga Fast & Furious, era el alma de la franquicia. No en vano, su pérdida ha estado presente no sólo durante todo el rodaje, sino también en la promoción, donde ha sido el auténtico bastión de la misma. De ahí que Furious 7 haya hecho historia en taquilla. 

De momento, ha sido la película que antes ha llegado a los 1.000 millones de dólares de recaudación. Tan sólo 17 días ha necesitado el filme para entrar en el club de las 20 películas que han superado esta barrera. Y lo mejor es que aún tiene mucho recorrido para seguir ascendiendo posiciones. De momento, ya está como la 18ª más vista de la historia. Veremos donde llega. 

Fotos y vídeo: Youtube y Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas