El discurso feminista de Patricia Arquette en los Oscar le pasa factura

Hay ocasiones en las que un gran reconocmiento puede venir unido a un periodo de ostracismo. No nos referimos en este caso a la supuesta maldición que aqueja a algunos ganadores de los Oscar; que tras ver reconocido su trabajo por la Academia de Hollywood, pasan a un segundo e incluso tercer plano, como pueden ser los casos de actores como Roberto Begnini o Adrien Brody.

Algo, que todo sea dicho, querrían para sí algunos grandes intérpretes de nuestro tiempo que aún desonocen lo que es alzarse con la estatuilla dorada (una lista de la que ya hay que excluir a Leonardo DiCaprio desde el pasado día 28 de febrero).

En esta caso, también hablamos de las dificultades de una ganadora de un premio de la Academia, a la cual el haber triunfado en la gran noche del cine hollywoodiense le ha traído malas consecuencias. Aunque en el caso de Patricia Arquette (que obtuvo el premio a mejor actriz de reparto por Boyhood) no es debido a una supuesta mala suerte o una maldición del ganador.

Sin muchas ofertas profesionales

No, ella tiene claro que está pagando las consecuencias de haber hecho un discurso reivindicativo, al recoger el galardón. Un alegato en pro de la igualdad entre hombres y mujeres en Estados Unidos. Un grito para que las mujeres vean equiparados sus derechos con los de los varones. 

Y eso se vea rconocido también en una igualdad salarial. Unas palabras que podrían firmar actrices como Kate Winslet o Jennifer Lawrence, que ya han manifestado su descontento en reiteradas ocasiones. 

Al ser cuestionada en una entrevista en Entertainment Tonight, la actriz confiesa que cree que hay un boicot contra ella desde aquellla reivindicación: "Sí, de hecho sí. Los he perdido o he sido apartada de ellos" , en referencia a los papeles que ha podido dejar de interpretar. 

Por ello añade que: "Sé que hay problemas con lo que dije, porque dije algo que era muy obvio. Pero está bien, creo en el Karma. Incluso antes de decirlo sabía que iba a haber algo de drama con ello, porque se trata del dinero de la gente. Pero hay 33 millones de niños y mujeres que viven en la pobreza en Estados Unidos con la madre trabajando todo el día. Así que debemos señalar este problema y debemos señalarlo bien"

Sigue en la televisión

Lo que sí queda muy claro es que aquel alegato le sirvió para recibir el apoyo y el aplauso de muchas actrices y muchas mujeres. Impacta y emociona la reacción de Meryl Streep, al escuchar la petición de Arquette, pero no parece haberse traducido en más oportunidades profesionales.

No en vano, después de ser la madre de Boyhood y, ganar un Oscar por ello, no ha tenido grandes ofertas de trabajo. Una ganadora de un Oscar que tan sólo ha continuado con un papel en CSI:Cyber y ha puesto voz a un personaje de Toy Story 4. Poca recompensa para alguien que vio como era unánime el recocimiento a su trabajo. Quizá sea algo más que una mera superstición.

Fotos: Gtres, Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

La factura de la luz sigue su escalada demencial hasta cotas inimaginables y, obviamente, esa subida afecta más a unos hogares que a otros.

Para comprobar esta diferencia, Thais Villas ha vuelto a ir a un barrio rico y a otro obrero de Madrid, para preguntar por el asunto.

De media, la luz ha subido 130 euros en el recibo de cada hogar. La pregunta ha sido sencilla, ¿qué harían con esos 130 euros?

Ver resumen Ocultar resumen

Se retiró Sala Sálamo de Twitter pero no tanto. Sigue opinando, lo cual es saludable porque la actriz tiene una mirada libre y muy interesante sobre diversas cuestiones. Por ejemplo, esa llamada a través de redes sociales que algunos usuarios hacen a la gente famosa para que colabore en difundir mensajes positivios sobre salud mental.

Pero apunta Sara Sálamo a que resulta hipócrita defender de modo genérico la salud mental y luego participar en linchamientos contra famosos y famosas en Twitter.

Algo que ella conoce bien.

Ver resumen Ocultar resumen

Desolador panorama en Madrid y otros feudos populares de España con respecto a la vivienda y sus precios.

Tras el anuncio de la Ley de Vivienda, con la que el Gobierno Central pretende, entre otras cosas, controlar el precio de los alquileres, el alcalde de Madrid y la presidenta de la Comunidad de Madrid ya han avisado que no aplicarán tal ley y dejarán que los precios sigan disparados.

Lo realmente curioso, en el caso del edil, es que lo ha hecho con una soberbia y una sinceridad impropia de una decisión como la que ha tomado.

Páginas