El final de Juego de Tronos casi le cuesta el matriomonio a su creador

Antes de nada, si no has visto el final de la quinta temporada de Juego de Tronos pasa a otro artículo (los hay estupendos en nuestra web). Si lo has visto quédate. 

Todavía está demasiado fresca esa última escena en la que la guardia de la noche decide que hay que acabar con Jon Nieve; y optan por traicionarlo y matarle en la soledad de un callejón. Sin darle opción a combatir; asesinado por las espadas de quienes él creía sus hermanos. No era así como muchos esperaban ver el final de la temporada. 

Y entre toda esa pléyade de fans disgustados se encuentra la actriz Amanda Peet (conocida por sus papeles en The Good Wife y Togetherness). Bueno, el asunto no pasaría de anécdota; de una fan más que se molesta con los guionistas de una serie; una más de los muchos que han debido de acordarse de George R.R. Martin y del showrunner de la serie, David Benioff.

Un final polémico 

Pero aquí hay un matiz y es que Peet comparte mesa, mantel, alcoba, baño y todas las estancias de la casa con Beniof: es su mujer. Así que cuando vio el capítulo final de la quinta temporada casi hace que su marido durmiera esa noche en el sofá. Ella no sabía nada, Beniof no le había desvelado nada de lo que iba a ocurrir. Y su reacción fue como la de muchos fans. Incredulidad ante lo visto. 

La actriz ha confesado la anécndota en una entrevista en el late ngiht de Jimmy Kimell. No le ha perdonado aún a su marido la muerte de Jon Nieve. De hecho, entre bromas, confesó que estoy en proceso de divorcio. Eso sí, lo dijo en un tono muy serio y con una cara aún más seria. 

Su preocupación empezó a aumentar cuando antes de la resolucxión de la temporada vio a Kit Harington sin su característica melena. Empezó a hacer preguntas, pero Beniof -como se dijo antes- no le contó nada. Igual era para evitar una discusión preventiva. 

Al menos a Peet le puede quedar el consuelo de un posible retorno de Jon Nieve para la sexta temporada. Si pertenece al club de fans que confía en que la Bruja Roja rescate de la muerte al carismático personaje. 

¿Habrá otro retorno?

Una teoría que cobra fuerza tras ver a Harington en Irlanda del Norte (lugar de rodaje habitual de la serie) pese a que tanto él como la propia productora y director se han encargado de reiterar, en repetidas ocasiones, que Jon Nieve está muerto y muy muerto. No hay vuelta a atrás. 

Aunque nada es descartable en Juego de Tronos, ya que las resucitaciones son moneda común en los libros de George R.R. Martin. De hecho, Michelle Fairley (Catelyn Stark) ha desmentido que haya fichado por la serie de cara a la siguiente temporada. 

Y es que (ojo spoilers) en los libros se le veía resucitar como Lady Corazón de Piedra. Una mujer que acaba vengándose de todos aquellos a los que consideraba unos traidores. 

Fotos: HBO, Redes sociales.

Ver resumen Ocultar resumen

Separarte de la persona con la que creías que ibas a construir un proyecto de vida hasta el final, siempre es duro. Es un proceso muy personal lleno de subjetividades que no pueden entender aquellas personas ajenas a la relación, y es lo que nos trae Hagai Levi con su reinterpretación del clásico de Ingmar Bergman, Secretos de un matrimonio.

Ver resumen Ocultar resumen

La pregunta ha sido lanzada por Quique Peinado en un tuit con su correspondiente errata (¡ningún tuit perfecto!). Pero se entiende lo que quería transmitir. Y claro que lo ha entendido el personal. El propio Quique Peinado mencionaba Dawson crece como ejemplo de serie con protagonista involuntariamente idiota. O sea, en el guión tenía que ser el bueno, el admirado, el papel positivo, el personaje principal al que venerar.

Y no.

Caía mal.

A Quique Peinado al menos. Y hay más ejemplos

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos ya a mediados de septiembre y, como una lluvia fina, la gente habla de El reino, serie argentina de Netflix cuya altura artística, elenco y capacidad de penetrar en la nueva realidad política latinoamericana ofrece un sabrosísimo menú para degustadores de ficciones potentes. Y luego que, sin más, se trata de un thriller trepidante capaz de seducir a todo tipo de públicos. 

Páginas