El Javier Maroto de verdad y el Javier Maroto de ficción, juntos y revueltos en Vitoria

Uno se llama Javier Ignacio Maroto Aranzábal, es vicesecretario del Partido Popular en el País Vasco y un habitual de las tertulias políticas televisivas. 

Otro se llama Javier Maroto, es informático, está casado con Lola Trujillo y tiene una hija pequeña llamada Úrsula. Todos ellos viven en Mirador de Montepinar. Lo cierto es que uno de los dos no existe, aunque haya una foto que demuestre lo contrario. 


El FesTVal de Vitoria nos ha dejado imágenes para el recuerdo, pero pocas como la que unió al Javier Maroto de verdad y al Javier Maroto de ficción.

ADEMÁS: ¿35 fotos con famosos? Mira otra vez...

Sí, la casualidad quiso que el político se encontrara con Antonio Pagudo, actor de La que se avecina, que interpreta desde hace varias temporadas a Javier Maroto, uno de los miembros honoríficos del club de los huevones. 

Pagudo

Lo curioso es que, a pesar de la sonrisa de The Real Javier Maroto, la serie de Mediaset es una de las más críticas con el actual Equipo de Gobierno y sus políticas. Además, sus actores, entre ellos Antonio Pagudo, han levantado la voz una y otra vez, ante lo que ellos consideran ataques continuos del Ejecutivo contra la cultura y, especialmente, contra la industria del cine y la televisión. 

ADEMÁS: Javier Maroto justifica el nombramiento de Soria por 'mérito y capacidad' en 'El Objetivo'

¿A quién le importa? Twitter es Twitter y si lo que toca es abrazarse y sonreír, allá que vamos. La pregunta que habría que hacerse, en tal caso, es: Al final, ¿cuál de los dos es el actor

Fotos: Twitter

Ver resumen Ocultar resumen

Desde que la conocimos en El Internado, allá por el año 2007, Blanca Suárez no ha parado de cosechar éxitos. Y de trabajar, mucho y en todos los sitios, tanto en cine como en televisión. Y en publicidad, por supuesto, porque Blanca Suárez es una de las actrices más cotizadas por las marcas de belleza o moda.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido de lo más comentado el corte de coleta de Pablo Iglesias a izquierda y derecha, dándole dimensión simbólica o ejerciendo el mero cachondeo celtibérico, esa costumbre de reirnos de todo que a veces nos sana y, en otras ocasiones, nos devuelve a las estampas de la España negra que pintara y escribiera Gutiérrez Solana, la España de carcajadas con caries y aliento agrio.

Sea como sea: ya está con nuevo look el que fuera líder de Unidas Podemos.

Ha hablado todo el mundo de ello.

Ver resumen Ocultar resumen

Las comparaciones son odiosas pero, en muchos casos, necesarias y atinadas

Apenas ha pasado una semana desde que Isabel Díaz Ayuso arrasara en las elecciones a la Comunidad de Madrid con una campaña basada en una mal entendida libertad, que ni siquiera necesitó de un programa electoral. ¿Para qué?

Una libertad que, curiosamente, con el fin del estado de alarma, ha dejado de serlo. 

Páginas