El narco Pablo Escobar vuelve a unir a Penélope Cruz y Javier Bardem

Penélope y Javier, Javier y Penélope. Dos de nuestros actores más internacionales volverán a aparecer juntos en la gran pantalla en Escobar y lo harán de la mano de Fernando León de Aranoa. La película versará sobre la vida del narco Pablo Escobar y está inspirada en el libro de memorias Amando a Pablo, odiando a Escobar, escrito por Virginia Vallejo,  la amante del fallecido capo colombiano, en el año 2008.

Después de muchos dimes y diretes sobre la adaptación al cine de la novela y de haberse barajado el nombre de Oliver Stone para ponerse al frente de ella, será el propio director, León de Aranoa el que escriba la misma.

Y surgió el amor

Han pasado, nada menos, que 23 años desde que el matrimonio Cruz-Bardem se conociera en la comedia erótica española Jamón, Jamón (1992) de Bigas Luna, pero no fue hasta 2007 cuando se reencontraron en el rodaje de Vicky Cristina Barcelona, cuando comenzaron su historia de amor.

Quizá fue La Fuerza del Destino, el videoclip de Mecano, ese en el que Penélope ponía su imagen por primera vez,  allá por 1989, el que los unió e hizo que tuvieran una vida feliz con dos hijos, numerosos viajes y un Óscar para cada uno.

Toda una vida de cine juntos

Todo comenzó en Aragón, en la comarca de Los Monegros, donde se rodó Jamón, Jamón en 1992. En esta película Penélope Cruz, que tenía entonces 17 años, encarnaba a Silvia, una joven que trabajaba en una fábrica de ropa interior masculina. Entonces, Silvia se queda embarazada del hijo de las dueños. Su suegra, al no considerar a Silvia suficientemente buena para su hijo, contrata a un joven aspirante a torero para seducirla. Ahí aparece Raúl, interpretado por Javier Bardem, quien se enamora perdidamente de Silvia. Sin embarazo, ni contratos, pero al final la realidad supera a la ficción.

En 1997 volvían a coincidir en Carne Trémula, un film dramático dirigido por Pedro Almodóvar en el que Bardem es un policía que tras una discusión acaba postrado en una silla de ruedas.

Después ambos dieron el salto a Hollywood y fueron conocidas las relaciones de Penélope con Tom Cruise y Matthew McConaughey, aunque estaban predestinados a acabar el uno con el otro.

En 2007 daba comienzo el rodaje de Vicky Cristina Barcelona, una película romántica, serie, con algunos momentos divertidos y sin sangre; como apuntó el propio escritor y director, Woddy Allen. En este film, rodado en Nueva York, Cataluña, Asturias y Barcelona; Juan Antonio (Bardem) invita a Vicky (Rebecca Hall) y a Cristina (Scarlett Johansson) a conocer Oviedo. Entre medias de la historia aparece, también, la loca ex-esposa de Juan Antonio, María Elena (Penélope Cruz).

Con esta película Penélope consiguió lo que soñaba mientras le entregaba en el año 2000 el Óscar a su adorado ¡Pedrooooo! (Almodóvar). Y es que en 2008 fue ella la que lograba la dorada estatuilla como Mejor Actriz de Reparto en Vicky Cristina Barcelona. Por su parte, Javier Bardem ya había logrado el mismo premio: un Óscar al Mejor Actor de Reparto, un año antes con su papel de villano en No es País para Viejos.

En 2013 formaron parte del reparto de El Consejero de Ridley Scott junto a actores como Cameron Diaz, Brad Pitt o Michael Fassbender, aunque no coincidieron en pantalla.

Escobar es el próximo desafío cinematográfico de la pareja de actores. De este film ya se sabe que comenzará a rodarse a finales de este año y que Javier Bardem será el protagonista, dando vida a Pablo Escobar. Curiosamente, el hermano de Javier, Carlos Bardem, ya interpretó a un sicario  lugarteniente de Escobar, el año pasado, en la película Escobar: Paraíso Perdido, en la que Benicio del Toro encarnó al famoso capo.

Seguro que con esta y con otras futuras películas, Cruz y Bardem siguen ligados a su historia de amor y a una larga carrera de éxitos.

Fotos: Twitter, Facebook e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas