En busca del Arca perdida: 7 cosas que tal vez no sabías de la peli que consagró a Harrison Ford

Estamos ante una obra maestra indiscutible del cine de entretenimiento. Así de rotundo. En busca del arca perdida es una de las mejores películas de Steven Spielberg y supuso también la consagración de Harrison Ford como estrella de Hollywood,

Sí, había salido ya en La guerra de las galaxias haciendo de Hann Solo pero este era su gran primer papel protagonista importante.

Y funcionó.

Y ahora vamos con las curiosidades sobre una película por la que no pasa el tiempo.

1. Indiana Jones pudo ser ¡Tom Selleck!

Tom Selleck en Magnum

No nos hemos vuelto locos. Sucedió así. Spielberg y Lucas buscaban un actor que no fuera tremendamente conocido e hicieron numerosos castings. Tom Selleck les gustó y decidieron que sí, que él sería Indy. Pero (gracias a Dios) al bigotudo actor le ofrecieron una serie de televisión (Magnum) y Tom Selleck dio calabazas a Spielberg. En Hollywood se menciona este episodio como una de las peores decisiones tomadas por un profesional de la industria pero a los espectadores nos regaló a un estupendo Harrison Ford que se colocó en el camino al estrellato absoluto.

También hicieron casting para ser Indiana Jones otros actores como Peter Coyote y algunos aseguran que Jeff Bridges rechazó el papel. Lo pone en IMBD pero suena raro. O no.

2. La escena que se inventó Harrison Ford

Indy va a hacer algo

Hay una escena que es de las más potentes de la película en lo que respecta a ironía (un gag en el que Spielberg se burla de su propio relato). Y esa escena se la inventó Harrison Ford. (OJO, SPOILER) Hablamos del momento en que, tras pelearse a puñetazo limpio con cien malos, Indy se halla frente a un gigante que pretende enfrentarse a él en un cuerpo a cuerpo con sables. Indy hace un gesto cansado, saca su revolver y, simplemente, lo tumba de un disparo. Como, por otra parte, podría haber hecho con sus anteriores adversarios. 

Es una broma que señala cómo los códigos en el cine de aventuras son códigos que el espectador acepta: si hay que pelear a puñetazo limpio, el héroe lo hará aunque tenga una pistola a mano.

El caso es que esta suerte de gag se le ocurrió a Harrison Ford. Spielber quería otra pelea más y Harrison Ford dijo "¿y por qué no saco el arma y le disparo y así acabamos antes?". Y a Spielberg le pareció una idea genial. Y lo es.

3. La chica del héroe

Karen Allen, también heroína

Spielberg también jugó a la ironía a la hora de enfocar el papel de chica del héroe, alejado y a la vez cercano a los personajes femeninos del cine clásico de aventuras. Es decir, ella es sexy pero también capaz de tumbar a un borracho bebiendo tragos y de pelear como el o la que más. Karen Allen interpretó el papel de Marion, la enamorada de Indy. Después poco más se supo de ella. Sí, rodó Starman junto a Jeff Brigdes y siguió haciendo algunas pelis y dando clases de interpretación.

Reaparecía como Marion en Indiana Jones y la calavera de cristal.

4. Túnez fue Egipto

Indiana Jones en persona

Toda la parte que supuestamente se desarrolla en Egipto de En Busca del arca perdida se rodó realmente en Túnez. ¿Por qué? Porque era más fácil y barato y porque en aquellos lejanos 80 Túnez era un país estable, con confortables infraestructuras turísticas y sin ningún problema social o político que pudiera perturbar un rodaje. 

5. Un rodaje con lesiones y (ejem) diarreas

Harrison Ford lo dio todo

Harrison Ford lo dio todo en el rodaje de esta película. La exigencia física era alta y muchas secuencias había que rodarlas sin doble. Así que, por ejemplo, la escena de arranque con la bola gigante que persigue a Indy obligó a Harrison Ford a correr unas diez veces a toda prisa (diez tomas). Pero eso no fue lo peor. En otra ocasión, la rueda de una avioneta impactó contra una de las piernas de Harrison Ford y el actor se lesionó (levemente) un ligamento. Y todavía hay más: en Túnez, como gran parte del equipo, Harrison Ford sufrió una severa diarrea que convirtió esos días de rodaje en un infierno.

No extraña que, en un momento dado de la peli, Indy replique a Marion: "No son los años, es el rodaje".

6. La banda sonora

La música de Indiana Jones

Una de las claves de En busca del arca perdida es su banda sonora. John Williams consiguió crear una de sus grandes obras maestras para esta película. Un clásico absolutamente reconocible por niños y mayores. 

7. El final de En busca del arca perdida

Indy dibujado

El final de En busca del arca perdida (OJO, SPOILER) es enigmático y conspiranoico y, por lo tanto, a Iker Jiménez le encanta. Y a todos los niños que vieron la peli mientras cursaban la EGB.

El Arca de la Alianza, finalmente, queda olvidada en un almacén repleto de objetos misteriosos entre los cuales están (segurísimo) el Santo Grial, la verdadera Sábana Santa o algún marciano disecado.

Steven Spielberg supo dar a su gran obra maestra el final que se merecía.

Ver resumen Ocultar resumen

Quien haya ido a algún monólogo de Dani Mateo o le siga a menudo, conocerá el carácter de su padre. 

No obstante, para quien no tenga nociones del señor Mateo senior, basta con leer el tuit que el cómico y presentador le ha dedicado, para saber cómo se las gasta

Un padre de la vieja escuela, al que muchos reconocerán en sus propias carnes. 

Ver resumen Ocultar resumen

Cuando 2020 estaba por terminar, el mundo, en general, y España, en particular, ansiaban la llegada de un 2021 en el que todo iría a mejor. 

En 2021 llegaron varias olas de coronavirus, el volcán de La Palma, el resultado de las elecciones en Madrid o Filomena, entre otras desgracias. 

Con 2021 en las últimas, no ha hecho falta llegar a 2022 para conocer una de las pesadillas que llegará con el nuevo añoLa Macarena. 

Ver resumen Ocultar resumen

Mucho ha cambiado TVE desde 1978 hasta ahora. Una época en la que el Renault 5 y el Citroen CX eran los coches de moda y en la tele eran tendencia el bigote y la barba. 

Un 6 de diciembre de aquel año se votaba la Constitución y toda España estaba pendiente de qué saldría (si SÍ o si NO).

Los currelas todavía eran mayoritariamente hombres en las fábricas (y en casi todos los lados) y desayunaban un bocata de anchoas con queso regado con Soberano y los domingos se ponían Varón Dandy para oler bien.

Páginas