En la Tuya o en la Mía. El Cordobés: “Ese vacío que yo tengo no se lo deseo a nadie”

Bertín Osborne y Fabiola Martínez han llevado esta semana En la Tuya o en la Mía a casa de El Cordobés y Virginia Troconis.

Entre risas, buen rollo y ambiente campero, Manuel Díaz, le contaba a Bertín cómo fueron sus inicios en el torero, su vida sentimental y personal y cómo ha sido una ausencia que le ha marcado de por vida: la de su padre.

El Cordobés se ha sincerado en En la Tuya o en la Mía.

El madrileño afirmaba sentirse andaluz y recuerda la suya como una infancia feliz con su abuela Dolores en Jaén y con los cuidados de su madre, una luchadora nata que ha tenido que tirar para adelante sola, en muchas ocasiones, confesaba.

Al hablar de su padre, Manuel Benítez El Cordobés, Manuel Díaz se llena de orgullo pero a la vez de melancolía porque al no haberle reconocido nunca como hijo, ese vacío que tengo yo ahora mismo no se lo deseo a nadie, cuando los niños preguntan ¿y el abuelo?. He tenido muchas ausencias y me doy cuenta ahora.

Tiene, además, en un lugar privilegiado de su salón una foto con El Cordobés que se hizo tras una reunión del Círculo Taurino de Córdoba, cuando todos los chiquillos fueron a que esta figura del toreo les firmara un autógrafo. Manuel Díaz, fue como un niño más pero sabiendo quién era ese hombre aunque él no sé si sabe quién era yo, apuntó.

El Cordobés habló, sobre todo, de que echa mucho de menos a su padre.

También tiene en esta misma casa un cuadro de El Cordobés que le regaló su hija Alba para un cumpleaños.

Sobre este tema decía: Yo tengo la palabra de mi madre que es lo más grande que se puede tener en la vida. ¡Eso es sagrado!.

Manuel le contó a Bertín cómo consiguió su primer sueldo: fue en una tintorería donde al decir mi abuela: ¡este niño es de El Cordobés!, me hacían dar pases toreros y entonces el hombre me daba un duro.

El Cordobés es un padrazo de tres hijos, una de Vicky y los otros dos con Virginia.

Después quise ser torero para llamar su atención. E, incluso, se tiró como espontáneo al ruedo en una corrida de Manuel Benítez en 1986 en Las Ventas y, tras pasar muchas penurias económicas e, incluso hambre,  consiguió alcanzar por sí mismo la fama como torero.

También habló Manuel sobre su primera esposa, Vicky Martín Berrocal, una mujer de carácter; de su hija Alba y de su actual mujer, Virginia Troconis y sus pequeños Manuel y Triana, con los que ha formado un verdadero hogar.

Una familia muy unida

Por otra parte se juntaron las esposas de Bertín y Manuel, Fabiola y Virginia, dos venezolanas de bandera. Entonces, Virginia confesaba que ha pasado por momentos duros: me iba al cerro y lloraba. Ahora ella es el eje de esta familia pero no sólo de mi marido y mis hijos sino también de mi suegra y de mis cuñados. Y afirmaba sentirse muy orgullosa porque el día de la comunión de Alba, la primera hija de Manuel con Vicky, todos estuvieron muy unidos. Incluso, Vicky le encargaba cosas para hacer a Virginia y, esa complicidad hace que todos sean felices.

Cena y baile

Y, tan bien se les dió la conversación y la cocina a Virginia, Fabiola, Bertín y Manuel que terminaron comiendo con muy buen rollo y con confesiones y hasta llegaron a ponerse de acuerdo en su canción favorita: My Way, que es, casualmente uno de los temas que Bertín Osborne interpreta en su último disco.

Tanto les gustó la canción que los cuatro acabaron de pie, bailando con sonrisas de oreja a oreja y con ganas de un nuevo encuentro entre las dos parejas.

Fue tan divertida la velada que todo acabó con un baile.

Bertín terminaba su En la Tuya o en la Mía diciendo que: Ójala que lo próxima vez que nos veamos, Manuel, ese abrazo con el abuelo Benítez haya dejado de estar pendiente!.

 

Fotos: Twitter y RTVE.

 

Ver resumen Ocultar resumen

Antes de nada. Aclaración: "tróspido" es un concepto de origen indefinido que en el programa de Cuatro ¿Quién quiere casarse con mi hijo? se popularizó al definir a un tipo de personajes fuera de norma y tendentes al esperpento o caricatura.

Y ahora comenzamos.

Ver resumen Ocultar resumen

Operación Triunfo es un fenómeno extraño. Hace 20 años arrasó con su estreno y el éxito le duró durante varias temporadas pero finalmente, el interés de la audiencia decayó. Hace cuatro años volvía a renacer de sus cenizas, pero la siguiente edición no tuvo el mismo tirón y volvieron a cancelarlo temporalmente.

Ver resumen Ocultar resumen

La relación de los Pantoja con Mediaset, en general, y de Kiko Rivera, en particular, es la más extraña desde que Michael Jackson comenzara a salir con Lisa Marie Preysler.

Desde hace más de una década, el clan de los Pantoja y sus satélites han sido habituales en la parrilla de Mediaset.

Es más, es complicado encontrar un sólo reality en el que no haya habido algún invitado del clan, incluyendo la matriarca, Isabel Pantoja, y Kiko Rivera, que ha pasado por unos cuantos.

Páginas