Famosos que son más guapos porque ... ¡son famosos!

Dicen que la belleza es algo subjetivo, que se es guapo según los ojos que miren; pero es cierto que existen unos ciertos cánones que todo el mundo ha asumido como los que se han de cumplir, para ser considerados guapos.

Esto siempre sucede así, salvo alguna excepción. Ya que es muy habitual que el hecho de salir en televisión convierta a alguien que es considerado como poco agraciado como alguien que pasa a ser atractivo.

Son varios los ejemplos a los que hacer referencia, ya  determinados personajes en cine y televisión les convierte en alguien más agraciado de lo que en la vida real podrían ser considerados.

Un claro ejemplo es el de Adrien Brody, que tras su éxito al conseguir el Oscar por El Pianista se situó entre los actores más reclamados por las productores. Su encanto fue aumentando y llegó a ocupar puesto altos en las listas de hombres atractivos.

Hay personajes que ayudan a tener más atractivo

Algo similar le ocurre a Sarah Jessica Parker, una actriz que gracias al papel de Carrie Bradshow en Sexo en Nueva York se convirtió en un ejemplo en cuanto a estilo. Eso, unido a la fama de la serie le hizo ser vista con mejores ojos.

El éxito y el estar expuesta a los focos constantemente también parece ser una razón de peso para que Lady Gaga (que era una chica que físicamente no llamaba la atención) pasara a ser un referente mundial y no sólo por su música.

Más veterana pero también dentro de esa categoría de famosos que son atractivos, pero que no cumplen con los cánones estandarizados se encuentra Barbra Streisand. Ahora, ya ocupa un lugar menos relevante en el mundo del espectáculo, pero, en su momento, fue una de las actrices y cantantes más cotizadas y admiradas.

Quien también resulta ser a día de hoy uno de los hombres que, en ocasiones se lleva portadas por ser un tío con estilo es Benedict Cumberbatch. EL protagonista de Sherlock ha conseguido con su look de finales del XIX cautivar a muchas fans. No es Jude Law, pero acaba dando apariencia de galán.

Los hay que hace de guapos y suenan poco creíbles

De otras de esas actrices a las que el peso de la fama les sienta bien es a Drew Barrymore. La que fuera niña en ET ha sido en más de una ocasión la protagonista de alguna comedia romántica en la que el guaperas de turno se vuelve loco por ella, discuten, se dejan y al final acaban juntos. No es que Drew Barrymore sea poco agraciada pero sí se puede decir, que en su caso el cine ayuda.

Y luego están a los que su personaje, pese a no querer destacar en belleza, les hace ser atractivo como es el caso de Jim Parsons que a sus 42 años ha alcanzado la fama mundial gracias a su Sheldon Cooper de The Big Bang Theory. En una categoría muy similar podría encuadrarse a su compañero de piso Leonard (Jonny Galecki) no es feo, ni guapo pero la tele le hace parecer algo más.

Fotos:Gtres, Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

De los creadores de "la nieve no existe, es plástico" o "la vacuna tiene microchips para que Bill Gates nos controle", llega el cierre de la trilogía negacionista: "el volcán orquestado". 

La entrega que no vimos venir. La secuela que nadie pidió pero que Twitter necesitaba. El brindis al sol más gratuito que jamás se ha echado alguien en redes sociales. 

Ver resumen Ocultar resumen

¿Por qué llevaba Pedro Piqueras 15 años esperando para salir del plató de Telecinco a presentar los Informativos? 

El volcán de la Isla de la Palma de Cumbre Vieja es la respuesta

Ni dos crisis económicas históricas, ni una pandemia, ni la Sálvame Fashion Week parecían ser lo suficientemente apocalípticas como para que el presentador saliera del plató de Telecinco

Ver resumen Ocultar resumen

Ante la fuerza desbocada de la naturaleza (y más si va a acompañada de ríos de lava y columnas de humo) se pueden producir diversas reacciones. La más habitual es salir corriendo no vaya a ser que el volcán haga como en Pompeya y nos deje convertidos en piezas de museo.

Pero también están quienes se lo toman con calma.

Y lo primero es llenar la barriga y luego ya veremos.

Al menos es lo que se desprende del audio incluído en un vídeo sobre los primeros momentos de la erupción en la isla de La Palma.

Páginas