Fátima (Hiba Abouk) vs Macarena (Maggie Civantos) ¿Quién gana la batalla de sufridoras?

Telecinco - Martes a las 22:30

Son las series que actúan a modo de buques insignias de las dos grandes privadas; y es que El Príncipe para Telecinco y Vis a Vis para Antena 3 son dos apuestas seguras tanto en calidad como sobre todo en audiencia.

Y en ambos casos el tirón de la serie, además de la trama y los guiones de la misma, tiene mucho que ver con la actuación de sus protagonistas femeninas. Fátima (Hiba Abouk)  y Macarena (Maggie Civantos), dos jóvenes que por diferentes razones ven cómo sus vidas dan un absoluto vuelco y pasan a verse inmersas en el foco de la delincuencia. Ambas enamoran al público; aunque es momento de tener que elegir entre una u otra. ¿Con quién se queda el espectador si hubiera que elegir?

Si fuera por su capacidad de seducción y de atracción parte con una ligera ventaja Fátima, cuyos ojos derriten al más pintado y si no que le cuestionen a Morey. Si bien Macarena, también es de las que enamora.  Fabio o La  Rizos pueden dar fe de ellos.

Que La Rizos sea amiga de Maca es un punto de ventaja para la rubia de Cruz del Sur. Esa historia de amistad que puede acabar en amor gusta y mucho. Fátima con sus amigas es mucho más recatada.

Defender a la familia ante todo y todos 

Donde no son nada timoratas es la hora defender lo suyo; las dos tratan de que a su familia nos les dañen, que no sufran lo menos posible. Aunque si hay que elegir como chica de acción ahí gana Macarena Ferreiro. La cárcel le ha borrado toda huella angelical y ha sacado su lado guerrero y amenaza con hacerlo aún más con el pasar de los capítulos.

Pero aun así, sigue teniendo restos de excesiva inocencia con los problemas que eso le ha ido conllevando en su estancia en Cruz del Sur. Confiar en el médico fue un error, hacerle en Anabel le generó mil y un quebraderos de cabeza; y casi a la par está Fátima que casi muere cuando le muestra a Nasser que le estaba grabando. La verdad, tener tan poca maldad les lleva a ser demasiado confiadas.

Como lo fue Macarena con su jefe, que el enamorarse localmente de él, le lleva verse entre rejas por hacer todo el trabajo sucio de la empresa sin que él saliera perjudicado. En cuanto a la mala suerte con el género masculino también va bien servida la segunda de los Ben Bareq. Concertar un matrimonio, con un primo, y que resulte ser el líder un grupo terrorista en Ceuta no es dar con un buen partido que digamos.

Parece que sufrir es su destino

Así que en su capacidad de sufrimiento puede decirse que están en un empate técnico que no parece que se pueda resolver del lado de una u otra. A no ser que al final los guionistas de Vis a Vis o El Príncipe nos sorprendan con que triunfa el amor de una con Fabio y de la otra con Morey, y tras mucho sufrir se van de la mano de buenos tipos que, además, las quieren. Todo apunta a ello. Pero estas dos sufridoras pueden acabar penando al final del todo.

Fotos: Atresmedia, Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Françoise Hardy, la cantautora, modelo y actriz francesa de 77 años, ha vuelto a la primera línea de la controversia como lo hizo en su juventud al luchar por el aborto o los anticonceptivos. Esta vez ha abogado abiertamente por la eutanasia al sentir que se encuentra en el final de su vida. Quiere el suicido asistido. Pide morir dignamente.

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos ante una mujer peleona y de fuertes convicciones feministas y progresistas así que no es tan raro que Sara Sálamo se halle muy habitualmente en el centro de diversas controversias. Es actriz pero también ser humano libérrimo con opinión propia y, además, no tener miedo a expresarla.

Ver resumen Ocultar resumen

Nos guste o no el fútbol, a veces miramos El Chiringuito porque es una especie de concurso de histrionismo con algunas figuras cuya capacidad de delirio resulta apabullante.

Es el caso, por supuesto, de Tomás Roncero, madridista hasta la médula y a quien la marcha de Sergio Ramos le trae a mal traer.

Y, naturalmente, había que exhibirlo en la televisión, que para eso está.

He aquí el momento.

Páginas