GH16: Amanda, expulsada y troleada, en la noche fatídica de Raquel

Cuando Mercedes Milá comienza una gala advirtiendo que nada es lo que parece, que aún tienen secretos que desvelar y que nadie se fíe de lo que vea, echémonos a temblar. Normalmente no avisan, por lo que cuando lo hacen es que tienen preparado algo gordo. Y lo tenían. Que le pregunten a Amanda. La malagueña no sólo ha sido la sorprendente expulsada de la noche, sino que también se ha llevado un epic troleo del Súper y compañía

Todo ha comenzado con los cuatro nominados (Vera ya estaba salvado), citados en la sala de expulsiones. A saber, Suso, Ricky, Marina y Amanda. Una batalla a cuatro que, en realidad, mucha gente tomaba por un duelo a dos entre Marina y Ricky. Bendita inocencia

En un momento dado, que dirían Los Porretas en su temazo El abuelo fue picaor, Mercedes Milá conecta con la sala y dice, literalmente, Amanda y Marina, podéis volver a la casaÉnfasis en volver a la casa. Nada de estáis salvadas ni fuera de peligro ni podéis ir en paz. Muy sospechoso para todo el mundo, como se demostró en Twitter, donde cazaron rápido a la presentadora. Bueno, para todo el mundo menos para los habitantes de la casa. 

Súper Troll

Cierto es que en Guadalix todo se magnifica, pero eso significaría que el oído también y parece que Marina y Amanda escucharon a Mercedes pero no interpretaron bien el mensaje. Así las cosas, volvieron a la casa, tan pichis, y se creyeron salvadas. Bendita inocencia. Mientras, Suso y Ricky compartían nervios, músculos y bromance en la sala de expulsiones. Ricky convencido de que se iba, y Suso convencido de que se iba Ricky pero haciendo un poquito paripé. Esto es así. 

GH16-Sofia-Marta-Nominadas-Gala-raquel-han-suso

Y la gala siguió su curso. Y en ésas que volvemos de publicidad, vuelven a salir los porcentajes, y resulta que los dos menos votados eran Suso (2,8%) y Ricky (7,2%). Mátame camión. Gran Hermano se la había liado bien a los concursantes. Eso sí, los dos machos alfa de la casa, con permiso de Vera que aún está en 1º de la materia, se quedaron en la sala de expulsiones, mientras que Amanda y Marina estaban de subidón en la casa, aunque pendientes de la decisión. 

Una decisión que llegó segundos después y que ya tenía a las Amanders con la mosca tras la oreja. Sus peores presagios se cumplieron cuando Mercedes pronunció el nombre de la malagueña. Sorpresa, estupor y bocas abiertas por doquier en la casa. Incluso Marta, archienemiga de Amanda, se quedó con el culo torcido. Lógico, esta vez lo han hecho muy bien. 

Hubo otros que aprovecharon la coyuntura para hacer un poquito teatro, como son Aritz y Suso, quienes se indignaron pero suave. Chiqui indignación se puede llamar. Lo cierto es que Amanda se iba a la calle con un nada desdeñable 57,5%. Sí, una de las favoritas a ganar, se quedaba sin opciones. Y Raquel, posiblemente el motivo de su expulsión, se quedaba en la casa, con la cara descompuesta, e intentando llorar. No lo consiguió en toda la noche. 

Noche negra de Raquel

Y ojo, motivos tuvo. Si la noche de Amanda fue complicada, la de Raquel fue de traca. Si la cacereña dice que no se arrepiente de haber vuelto, será complicado creerla. A saber, Raquel se ha quedado sin Amanda, uno de sus grandes apoyos. Por si fuera poco, y como era de esperar, ha sido la concursante más votada de la noche, con 14 puntos. De hecho, está nominada junto a Suso y Sofía. O eso cree ella

Y es que lo mejor de la noche se lo ha regalado su novio o lo que quiera que sea. Sí, el del hamor con hque decía Mercedes ha encontrado el delfín que llevó Aless Gibaja a la casa. Un delfín rosa y supercool, que otorgaba a quien diera con él, la opción de salvar a un compañero. Y fue Suso el afortunado. Estaba en la cinta de correr, la misma que Vera vio segundos antes pero no con detalle.

Lo cierto es que el barcelonés, por segunda vez, tenía la opción de salvar a alguien de la nominación. Las opciones eran tres y, por diversas causas, las tres factibles. Sofía, Raquel y el propio Suso. Eso sí, GH quería cerrar una gala de estrategias perfectas como mandan los cánones, con el concursante salvado como secreto de estado. Suso al confesionario y Raquel a lo suyo, intentando llorar. Bendita inocencia

En el confesionario, Suso se quitó la careta, demostró que ha ido a Guadalix a ganar y, de paso, le dio una patada en el estómago a Cupido o al angelote que haya hecho creer que lo de Suso y Raquel es amor o algo que se le parezca. Sí, Suso se ha salvado a sí mismo. Además, sin titubeos, sin teatros y sin adornos. Me salvo a mí. Es más, si el Súper le llega a preguntar por Raquel, su respuesta habría sido: "¿Quién?".

Tal cual. Suso dijo, hace tiempo, que iba a empezar a concursar y no ha mentido. Si le valdrá su modus operandi para llegar a la final, nadie lo sabe. Lo que está claro es que el barcelonés, además del ligón de la edición, opta por méritos propios al MVP de Gran Hermano 16¿Y Raquel? Pues a lo suyo, intentando soltar aunque sea una lagrimilla. Bendita inocencia. 

Fotos: Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Antes de nada. Aclaración: "tróspido" es un concepto de origen indefinido que en el programa de Cuatro ¿Quién quiere casarse con mi hijo? se popularizó al definir a un tipo de personajes fuera de norma y tendentes al esperpento o caricatura.

Y ahora comenzamos.

Ver resumen Ocultar resumen

Operación Triunfo es un fenómeno extraño. Hace 20 años arrasó con su estreno y el éxito le duró durante varias temporadas pero finalmente, el interés de la audiencia decayó. Hace cuatro años volvía a renacer de sus cenizas, pero la siguiente edición no tuvo el mismo tirón y volvieron a cancelarlo temporalmente.

Ver resumen Ocultar resumen

La relación de los Pantoja con Mediaset, en general, y de Kiko Rivera, en particular, es la más extraña desde que Michael Jackson comenzara a salir con Lisa Marie Preysler.

Desde hace más de una década, el clan de los Pantoja y sus satélites han sido habituales en la parrilla de Mediaset.

Es más, es complicado encontrar un sólo reality en el que no haya habido algún invitado del clan, incluyendo la matriarca, Isabel Pantoja, y Kiko Rivera, que ha pasado por unos cuantos.

Páginas