Gran Hermano y 8 momentazos para la historia

Telecinco

Dieciséis ediciones de Gran Hermano dan para mucho, aunque hace unos días Ania Iglesias e Ismael Beiro (el hombre que explicó a España que por estar en casa no solo se ganan concursos telefónicos) explicaban en Qué tiempo tan feliz que en aquellas primeras ediciones era todo más auténtico porque ellos eran más ignorantes.

Gran-Hermano-Reunion

Y de aquella ignorancia y espontaneidad salieron buena parte de los mejores momentos que ha dado la historia del programa con la única casa capaz de tener una climatización para que en la misma habitación hubiera gente en bikini y con abrigo. Dicho lo cual, no sólo la primera edición dejó momentos para el recuerdo. 15 años de programa nos han regalado joyas para aburrir pero aquí hemos seleccionado tan sólo ocho. Eso sí, todo magro... 

1. La pierna encima

En un momento de desesperación máxima, porque ya hemos escuchado mil veces que en la casa "los sentimientos se magnifican", el zaragozano Jorge Berrocal preguntó al mismísimo Dios: "¿Quién me pone la pierna encima para que no levante cabeza?¿quién?"

Lo hizo entre gritos y amargura, sentado en un sofá y con un jersey que hoy casi se puede considerar de atentado terrorista, porque si algo ha tenido el concurso es un retrato fidedigno (y a veces cruel) del cambio de las modas y de sus víctimas: todos nosotros.

2. Las dos yoyas

Cómo sería de mítico el momento de GH2 que, 14 años después, Carlos Navarro sigue siendo conocido como El Yoyas. Todo vino por una discusión con Ángel, el chico modosito de la casa, quien sacó su demonio interior para enfrentarse al Yoyas.

En el vídeo, por cierto, podemos ver a Fayna quien, en la actualidad, sigue junto a Carlos, son padres y muy felices. Lo que ha unido GH, no lo separe el Yoyas. 

3. Fresita y la vaca

La llamaban Fresita por su afición a la dulzura en la frontera con el empalagamiento pero en realidad se llama Nuria Yáñez. Su carácter la hizo ganadora de la quinta edición, donde regalo momentos enormes como aquellos "¡Salou en mío!", "mi madre siempre hace paella los domingos", "mi padre es humilde pero buena gente" o "en casa siempre hay brazo de gitano", frases que soltó una detrás de otra en un momento de tristeza y desesperación.

Aunque su gran momento no fue aquel sino el que compartió con una amable vaca lechera que Fresita entendió que estaba ahí para asesinarla.

4. Los papeles de la paella

Hasta ocho veces, a cuál con volumen más alto, le llegó a pedir Nicky a Eloísa los famosos papeles de la paella. Aún así, la concursante de GH6 aguantó estoicamente el tipo y no contestó a Nicky como debía hacerlo, con un paellazo en todo lo alto.

Dicho lo cual, fueron dos de los concursantes más jugones de la edición. 

5. Indhira pone a remojo a Carol

Todo vino porque Indhira se entregó a la pasión física (televisada) con otro concursante, Arturo, que empezó a sentir cosas hermosas por Carol, otra concursante.

Así que después de una gala en la que esta última no había salido nominada, el enfado llevó a Indhira a tirarle un vaso de agua y a mentarla en la hembra del zorro"¡Que me echen!". gritaba tras el incidente, y así lo hizo el programa. Lo último que se sabe de ella es que trabajaba en un restaurante de comida rápida en Inglaterra.

6. ¿Eres mi hermana? Pues dame fuego, anda

Era la novena edición de Gran Hermano y ocurrió que se supone que prepararon para que fuera sorprende, y lo consiguieron. Quizá no al modo en que todo el equipo lo había esperado pero la realidad siempre supera la ficción, que es con lo que se trabaja en los guiones, y para algo este programa es telerrealidad.

El caso es que a Rebeca le metieron en la casa a una hermana desconocida, Mayte. La conversación es pura ternura:
Mayte: "Soy Mayte, tu hermana".
Rebeca: "¿Ah, si, y te quedas aquí? Vale, pues dame fuego".

7. El pollito volador

Álvaro era un concursante muy hipster que llegó a Gran Hermano por la puerta del dolor. En la edición 14, alguien pensó que era buena idea hacerles entrar en la casa a través de una tirolina.

Claro que este no la vio y pensó que la cosa era de lanzarse directamente al abismo, acto que el resto de compañeros observó entre la estupefacción y el "no, no, no" que precede al desastre previsible. Resultado: los dos húmeros rotos y no tener que pasar ni un solo día encerrado para pasar a la hemeroteca dorada del concurso.

8. Jóde**

Que la primera edición de Gran Hermano fue la mejor, es un hecho. Entre otras cosas, por momentos elegantes y educados como el que regaló Vanessa.

Para quien no recuerde, estaba hablando de su enemiga acérrima, Silvia, y comentando lo que haría si era la siguiente expulsada... Al final, no lo hizo pero este momento lo pudieron ver 30 millones de personas en directo. Una pasada. 

Fotos: Telecinco. Vídeo: YouTube.

Ver resumen Ocultar resumen

Con el comienzo del milenio se daba el pistoletazo de salida al reinado de los realitys con la primera edición de Gran Hermano. Dos años después, Antena 3 lanzaba un órdago apostando por otro concepto de reality, en el que tres parejas pondrían a prueba su fidelidad separándose en dos casas donde estarían rodeados de mujeres y hombres cuyo único objetivo sería seducirles.

Ver resumen Ocultar resumen

El cambio de milenio comenzaba con la emisión de la primera edición de 'Gran Hermano', un experimento sociológico (o eso se hartó de decir Mercedes Milá) que nos mantuvo pegados a la pantalla durante los 90 días de emisión.

Páginas