Invisibles 1x01: Intriga, niños abstraídos e historias entrelazadas

Telecinco

Ya en los primeros minutos, la que parece una inocente niña de seis años, desaparece de su casa. Su madre va en su busca y oye su voz en una caseta sobre el árbol: ¡Mamá, estoy aqui!. La madre regaña a la niña por haberse subido ahí sola y sube a buscar a su hija.. La pequeña le dice a su madre que está con su amigo invisible, Drill, y le pide que ponga los pies sobre una marca que hay en el suelo de la caseta. La madre entra en el juego, pisa la marca y cae en caída libre desde lo alto de la caseta y parece que se mata. La niña dice: mami, mami, despierta por favor. Pero no hay respuesta.

La pequeña grita: Lo he hecho, lo he hecho. Drill, ¿dónde estás?. ¡He ganado!. Lo peor del caso es que todo ha sido premeditado por una niña de 6 años y pronto el caso corre como lo pólvora en la escuela.

Encrucijada

En esta historia de niños que oyen susurros se entremezclan cuatro historias más. Una de ellas es la de la agente del FBI, Claire Bennigan, que lleva de de baja tres meses por la muerte de su marido en un accidente de aviación. Lo curioso es que Claire pidió la baja unos días antes de que su esposo falleciera y eso crea extrañeza entre sus jefes y compañeros.

Claire es requerida para volver a trabajar e investigar el caso de los niños que son incitados por no se sabe bien qué, para cometer atrocidades. La agente tiene también un hijo pequeño que es sordomudo.

Por otra parte está Sean, un joven que aparece de repente y tras haber perdido el conocimiento en un centro psiquiátrico de Washington D.C.

También está el agente Wes Lawrence que está de misión en el desierto y que tendrá que investigar las amenazas que los militares guardan en secreto.

Y, lo más chocante: unos tipos disfrazados de astronautas que estudian una roca gigantesca con electricidad que tienen delante de sus ojos.

Desarrollo de los casos

En su investigación y tras interrogar a la niña que intentó matar a su madre, Claire descubre que el caso de la niña que oye voces y que intentó quitar la vida a su madre no es un caso aislado. De hecho, un niño le grita asustado a su madre en el colegio que quiere irse a casa y Minx Lawrence, otra niña rubia preciosa de 8 años y una de las protagonistas de Invisibles dice: ¡Sí, quiero jugar!. La misma Minx llega a acceder a archivos de alta seguridad de Defensa con la clave de su padre y sale de su casa en pijama y en mitad de la noche hablando y guiada por su amigo imaginario.

La mujer que cayó de la caseta incitada por su hija no ha muerto, está en el hospital inconsciente y con la niña cuidándola a los pies de su cama. Esta misma niña visita también al enfermo del psiquiátrico y le dice que él sabe dónde está su amigo: ¿a que sí?. Después, él se escapa del centro en el que está internado.

Al recibir el FBI un retrato robot del enfermo fugado, Claire se da cuenta de que ese al que buscan no es otro que su propio marido.

Por otro lado, en las investigaciones que se hacen desde El Pentágono no figura el radar del avión estrellado y desde el despacho del Secretario de Defensa se llega a la conclusión de que realmente el comandante Bennigan puede estar vivo.

El caso es que nadie consigue capturar a Sean Bennigan y deja a todos los espectadores helados mientras, el mismo Sean, apunta con un arma al conductor del coche donde va él montado detrás.

Habrá que esperar al próximo jueves para saber más detalles de esta historia tensa y frenética.

Fotos: Redes sociales.

Ver resumen Ocultar resumen

Separarte de la persona con la que creías que ibas a construir un proyecto de vida hasta el final, siempre es duro. Es un proceso muy personal lleno de subjetividades que no pueden entender aquellas personas ajenas a la relación, y es lo que nos trae Hagai Levi con su reinterpretación del clásico de Ingmar Bergman, Secretos de un matrimonio.

Ver resumen Ocultar resumen

La pregunta ha sido lanzada por Quique Peinado en un tuit con su correspondiente errata (¡ningún tuit perfecto!). Pero se entiende lo que quería transmitir. Y claro que lo ha entendido el personal. El propio Quique Peinado mencionaba Dawson crece como ejemplo de serie con protagonista involuntariamente idiota. O sea, en el guión tenía que ser el bueno, el admirado, el papel positivo, el personaje principal al que venerar.

Y no.

Caía mal.

A Quique Peinado al menos. Y hay más ejemplos

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos ya a mediados de septiembre y, como una lluvia fina, la gente habla de El reino, serie argentina de Netflix cuya altura artística, elenco y capacidad de penetrar en la nueva realidad política latinoamericana ofrece un sabrosísimo menú para degustadores de ficciones potentes. Y luego que, sin más, se trata de un thriller trepidante capaz de seducir a todo tipo de públicos. 

Páginas