Jessica Alba, Megan Fox y otras moteras famosas y sexys

No importa el modelo de tu moto, el viento que nos pega es el mismo. No sabemos de quién es esa frase, pero tiene razón sólo en parte. Y es que el modelo de la moto importa y mucho. No obstante, lo que importa de verdad es quien vaya sobre dicha moto. Es decir, de a quien le pegue el aire. 

Y para muestra, un botón. En concreto, el botón con el que conocimos a Megan Fox o el botón con el que la actriz se hizo mundialmente famosa. Sí, hablamos de esa escena en la que Shia Labeouf levanta la cabeza y ve a Mikaela Banes (Fox), sacando brillo a su flamante moto. Una escena para la historia que, ocho años después de su estreno, sigue siendo una de las más sensuales del siglo XXI. 

Cómo sería el impacto de la misma, que en la segunda parte repitió protagonista y repitió vehículo, eso sí, cambiando de modelo y de color. Y es que Michael Bay pensó que una Aprilia RS 125 roja pegaba más con el personaje.

Lo cierto es que la apuesta, al menos en taquilla, no le salió mal. La segunda parte recaudó 836 millones de dólares, por los 709 de la primera. ¿Culpa de la moto? Que nadie le quite mérito. 

Dark Angel

Eso sí, antes de Megan Fox hubo una heroína que nos enamoró a lomos de su Kawasaki ZZR250. Sí, estamos hablando de Jessica Alba y la serie que la lanzó al estrellato, Dark Angel, que rodó cuando sólo tenía 19 años. 

En ella, la actriz interpretaba a Max, una supersoldado que se gana la vida con pequeños hurtos hasta que empieza a trabajar para una organización secreta. A pesar de que sólo duró dos temporadas en FOX, Dark Angel, nos regaló los inicios más sensuales de una bomba latina como Jessica Alba, encuerada y a lomos de una señora moto. ¿Hay mejor forma de empezar el siglo? 

Y si al siglo XXI le dimos la bienvenida con Dark Angel, el XX lo despedimos con Barb Wire. ¿Con qué? Pues con una película infumable cuyo único atractivo era ver a Pamela Anderson, con un escote imposible, cuero hasta en las pestañas y una señora Triumph entre las piernas. 

Para quienes se pregunten si gustó, la respuesta es sí, Pamela Anderson, en los 90 (la película es de 1996) siempre gustaba. Eso sí, el filme costó nueve millones de dólares y recaudó 3,7. Como era de esperar, la ex vigilante de la playa también se quedó sin nominación al Oscar. Lo que es innegable es que 19 años después, aquí estamos hablando de ella. Eso debe contar. Igual que cuenta que Pamela Anderson ha refinado y mejorado su imagen.

Vienen curvas

Y como no todo van a ser recuerdos de antaño, toca dar un salto de los 90 al presente e inmortalizar a una de las celebrities moteras del momento: Amber Rose. La rapera es una habitual motera de las calles de California. Calles que recorre con su futurista Can-Am Spyder RSS en la que presume de curvas a diario. Ojito Nikki Minaj que aquí hay competencia. 

Ni están todas las que son, ni son todas las que están pero queda demostrado que, por muchos años que pasen, una moto es el complemento perfecto para una famosa y que Javi Cantero tenía toda la razón del mundo en su megahit, y cuanto más acelero, más calentito me pongo...

Fotos: Gtres y Redes Sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido noticia la bisexualidad de un nuevo Superman, enésima revisión por parte de DC del héroe que crearan Jerry Siegel y Joe Shuster en 1933. El universo superheroico lleva persiguiendo su modernización y adaptándose al signo de los tiempos desde los años 60 y en pleno siglo XXI ser un superhombre no conlleva necesariamente comulgar con la heterosexualidad.

Sea como sea, la gente ha reaccionado a la orientación sexual del nuevo Superman.

Y, naturalmente, han voceado desde la caverna quienes creen que "Superman no puede ser gay".

Ver resumen Ocultar resumen

Un sofá blanco y la presencia de Mercedes Milá es todo lo que necesita para triunfar Milá vs. Milá, el nuevo programa de entretenimiento de Movistar+. En este nuevo espacio de entrevistas, la presentadora vuelve a sus orígenes y charlará con diversos invitados con los que ya había hablado en algún momento de su carrera.

Ver resumen Ocultar resumen

Viendo la deriva que ha tomado Twitter en los últimos años, es lógico olvidar que hubo un tiempo en que la mayor parte de su contenido e interacciones eran sanas y divertidas.

De hecho, era la red social del buen rollo y los insultos, bulos y demás eran algo testimonial.

Hoy en día, es todo lo contrario. El contenido divertido es minoritario, lo que lleva a que sea más apreciado, cuando aparece.

Véase este reto de jugar con los nombres de pintores universales y adaptar su imagen.

Páginas