Juego de Tronos 5x05: Mata al chico (Kill the boy)

Definitivamente, la primera parte de la quinta temporada, está siendo la de los bastardos. Las figuras de Jon Snow (Kit Harington) y Ramsey Bolton (Iwam Rheon) han crecido sobremanera estos cinco capítulos. Eso sí, la clase magistral que ha dado el ex Misfits en esta última entrega, ha sido de manual. Espectacular y Ramsay Bolton y cómo consigue que el espectador no esté cómodo ni tranquilo un sólo momento. 

El personaje que ha creado puede cortar el cuello a su compañero de mesa con el cuchillo de la mantequilla, y acto seguido untarse la tostada. Ramsey es, de momento, un claro candidato al MVP de la temporada, aunque también sea uno de los más odiados. Y es que, a pesar de estar pometido con Sansa Stark, se sigue beneficiando a una de las hijas de sus sirvientes en Invernalia. 

Precisamente la joven es quien promueve el reencuentro entre Theon y Sansa. Momentazo genial en el que pocos pueden averiguar que pasa por la cabeza de la joven Stark. Mucho menos lo que pasa por la de Hediondo, ese mozo antes conocido como Theon, ahora castrado y con el cerebro lavado. Curioso trío el que hemos encontrado aquí. 

La duda de Jon Snow

Y mientras, no muy lejos de Invernalia, Jon Snow sigue luchando contra los prejuicios, en busca de un bien común. El nuevo Lord Comander del Muro quiere unir a salvajes y cuervos para protegerse entre todos del invierno. Pero tantos unos como otros recelan. No obstante, y con la ayuda de Stannis, el gran estratega de esta temporada, y sus barcos, se podría llegar a buen término. 

Eso sí, será sin la presencia del legítimo rey en el Muro. Stannis decide que es hora de atacar a Roose y recuperar Invernalia. No quiere esperar a que se reagrupe y moviliza su batallón para una lucha que se presume cruel para los Bolton. Crueldad que los fans llevan dos temporadas esperando les sea devuelta. Hay ganas de ver como despellejan a padre e hijo de la forma más bárbara. 

Khaleesi is back

Por su parte, Khaleesi sigue dudando qué hacer con Meereen y su gente, tras la emboscada a los Inmaculados. Su primera reacción, cargarse a los jefes de las familias más importantes. De hecho, su idea era que se los comieran los dragones, pero con el primero de ellos ya se llenan. 

Al día siguiente, con la cabeza despejada, Daenerys recupera ese talante frío y calculador que nos enamoró durante dos temporadas. Decide soltar a los líderes y casarse con uno de ellos. Algo tienen en mente y eso nos gusta. La Khaleesi timorata y dubitativa empezaba a aburrir. Necesita acción. Ella y los espectaores para evitar quemar antes de tiempo a uno de los mejores personajes de la saga. 

La pareja de moda

¿Y Tyrion y Jorah? Bien, gracias. Bueno, relavitamente. Ambos siguen de camino a Meereen, a encontrar a Khaleesi, pero su tranquilo viaje se ve alterado por el ataque de los hombres de piedra. Aquejados de una extraña enfemerdad, ésta se contagia con el tacto y, en una barca, hay pocas opciones de escape. 

Así las cosas, al final es Tyrion quien se libra del contacto, lanzándose al agua, donde es salvado por Jorah en el último momento. Su, pesas más de lo que pareces es genial. No lo es tanto que quien fuera mano derecha de Khaleesi sea tocado por un hombre de piedra y, por tanto, contaminado. Las horas de Jorah están contadas y, con ello, las horas de un sorprendente dueto que nos estaba regalando momentos memorables. 

Lo que está claro es que la parte relajada de la temporada ha terminado. Se avecina tormenta, invierno y batallas. Y ya sabemos que en este terreno, George R. R. Martin puede cargarse a cualquiera. No os encariñéis demasiado con nadie, por lo que pueda pasar. 

Fotos: HBO

Ver resumen Ocultar resumen

Anna Fox (Amy Adams) es una psicóloga infantil que se encuentra recluida en su casa de Nueva York a causa de la agorafobia que padece. Se pasa las horas viendo películas y espiando las vidas de sus vecinos hasta que una familia aparentemente modélica se muda a la casa de enfrente y traba cierta amistad con Jane (Julianne Moore), la esposa.

Ver resumen Ocultar resumen

Al igual que triunfan los thriller y las series policíacas, los documentales que hablan sobre crímenes reales están en auge. La razón más amable sería que los misterios generan una especie de obsesión en la mayoría de la población y la menos amable, que nos gusta el morbo más que a un niño un caramelo.

Ver resumen Ocultar resumen

Aunque no nos guste, hay veces que las muertes de los protagonistas de nuestras series favoritas son necesarias, ya sea por darle sentido a la misma trama o por generar una reacción en el resto de personajes.

Páginas