Justin Bieber se pasa al heavy metal... ¡a lo Ozzy Osbourne!

Antes que nada, avisamos a las beliebers que este cambio es puntual y temporal. Justin Bieber seguirá siendo ese jovencito musculado y tatuado que tanto les gusta y no... ¡el rockero salvaje de este vídeo! Curioso, ¿verdad? Pues sí, el bueno de Justin ha dejado, de forma momentánea, su trono de príncipe del pop, para ocupar el del rey del heavy metal, eso sí, tirando de playback. 

Continuará por este género Justin Bieber? Ojo, no se le da nada mal

Y no, no es que esté sin voz ni nada raro. Todo tiene una explicación y ésta no es otra que Lip Sync Battle. ¿Qué? Se trata de un nuevo programa USA, que emite Spike TV en el que varios famosos se miden en una lucha de playbacks, interpretando temas de otras celebrities. Mola, ¿a que sí? Pues esperad a ver algunas de las actuaciones. 

Pequeño adelanto

De momento, ya hemos podido ver a Anne Hathaway a lo Miley Cyrus o a Jimmy Fallon y Dwayne Johnson a lo Madonna y Bee Gees. Espectacular. 

En este caso, Justin Bieber se disfrazará de Ozzy Osbourne para interpretar uno de sus himnos, Crazy Train. Eso sí, esto es sólo un adelanto del que será segundo programa. Lo que viene a ser poner los dientes largos a la gente, con este nuevo y exitoso formato, presentado por el rapero LL Cool J. 

Justin Bieber da sustico pero Ozzy Osbourne le supera por mucho

Lo mejor de todo es que la imitación de Justin tiene su historia. El canadiense, hace algunos años, afirmó no conocer a Ozzy Osbourne. El mito del heavy y estrella de la televisión gracias a su reality le declaró la guerra. El joven Bieber había herido su orgullo. ¿Cómo se solucionó? Con marketing, por supuesto. 

Durante la Super Bowl de 2011, alguien, seguramente Sharon Osbourne, mánager de Ozzy y matriarca del hogar, tuvo la genial idea de que ambos grabaran juntos un anuncio. Paces hechas, bombazo lanzado y campaña genial para ambos. Un todos ganan en toda regla.

Las beliebers lo tienen claro, prefieren al Justin de Testino que al Justin Osbourne

Tan bien fue la cosa que, cuatro años después, alguien quiere reverdecer viejos laureles. ¿Estará preparando alguno de los dos algún nuevo trabajo? En serio, ¿alguien lo duda? Eso sí, mientras los promocionen con ideas así de originales, los espectadores estaremos encantados de la vida. 

Fotos y vídeo: Youtube y Twitter

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Hoy se ha convertido casi en un signo de distinción de ser un hípster; los hay de diferentes formas e incluso tienen su propio peine; pero lo que siempre serán es un elemento únicamente masculino. Aunque alguna chica podría desmentirlo. Hablar del bigote es hacerlo de la masculinidad, al menos si a la historia del cine nos referimos. Son muchos los mostachos que a lo largo de los años desfilaron por las pantallas de cine. Desde los largos, a los pequeñitos, los autoritarios y los románticos. Todos los tipos de bigotes tienen su sitio en el recuerdo cinematográfico.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Dicen que las comparaciones son odiosas o eso debe parecerles al clan Kardashian y a las hermanas libanesas Abdel Aziz, que han sido bautizadas ya como las Kardashian del Medio Oriente. En ambos casos ambas familias se han hecho famosas por sus cientos de selfies y por presumir de trapitos, complementos y de su anatomía en realities shows.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Acogerse al dicho de que segundas partes nunca fueron buenas  sería lo más adecuado para analizar cómo fue el comportamiento de algunas secuelas de filmes que triunfaron en su primera puesta en escena, pero que en un segundo round no resultaron nada del otro mundo.

Algunas levantaron una expectación tan grande que el golpazo en taquilla sonó hasta en los lugares más recónditos. El gasto de producción y promoción no acaba siendo justificado cuando se hacen las cuentas finales. Son muchos los ejemplos que a lo largo de los últimos años se han podido ver.

Páginas