Kevin Spacey: de sospechoso habitual a presidente USA

El de Frank Underwood es el último gran papel hasta el momento de uno de los mejores actores de su generación: Kevin Spacey. El de Nueva Jersey acumula muchos papeles importantes a lo largo de una dilatada carrera; un intérptete que ya ha triunfado en cine, teatro y televisión.

Antes de ser el cuadragésimo sexto presidente de los Estados Unidos, de ser el implacable tiburón, que no deja rival sin destrozar para acceder a su sillón presidencial en House of Cards, ha sido tantas cosas que podría completas un currículo interminable.  

Una carrera llena de premios

Spacey es ganador de dos premios Oscar, un Tony y un Globo de Oro, recientemente obtenido por su papel presidencial, además de una larga lista de nominaciones. Algunos de los personajes encarnados por el genial actor estadounidense ya son historia de la interpretación. Siempre con su estilo, su sello propio.

¿Alguien recuerda a un policía morir con la credibilidad que lo hacía Spacey en L.A. Confidential? El detective Jack Vincennes era un corrupto pero con capacidad de hacer el bien. Hasta que alguien decidió que era mejor matarlo. No es su papel más recordado pero hay escenas que son de lo mejor de su repertorio.

Y es que el papel que le dio la fama a Kevin Spacey fue el de Roger Kint. Dicho así, es poco conocido. Si se habla de Sospechosos Habituales se le encienden los ojos a todo el mundo. Kint era el único testimonio con el que contaba el agente especial Dave Kujan (Chazz Palmintieri) para conseguir descubrir quién fue el asesino de 27 personas en un barco de San Francisco.

Kint es un lisiado y el que ayuda a esclarecer el caso. Hasta que el final se comprueba que ni es lisiado, ni ha ayudado nada. Papel grande donde los haya. Le valió un Oscar a Mejor Actor de Reparto.

En la vida de David Gayle, Kevin Spaecy se metió en la piel de un profesor universitario y activista contrario a la pena de muerte. Sus principios éticos le llevan a traspasar barreras impensables para dar una lección a aquellos que son favorables a la pena capital.

Con David Fincher y en Seven perpetró uno de esos personajes que contienen las peores esencias de una persona. John Doe era un sádico dispuesto a recrear los siete pecados capitales con siete asesinatos. Incluyendo el suyo propio. Fueron pocos minutos en pantalla, más que impactantes eso sí.

American Beauty fue algo especial

Otro de los papeles para el recuerdo es el de profesor en Cadena de Favores. Su interpretación tuvo un ligero toque de polémica porque en el libro el personaje interpretado por Spacey era de raza negra. Pero si hay un gran papel en la carrera de Kevin Spacey es el de ese marido aburrido, padre desmotivado y hombre común que está cansado de una vida mediocre y de hacer lo que todos pretenden que debe de hacer un cabeza de familia. 

En American Beauty firma uno de esos papeles inolvidables. Con alguna frase para recordar como cuando resumía su rutina: mi trabajo consiste básicamente en ocultar mi desprecio por los cerdos de dirección y, al menos, una vez al día meterme en el lavabo y cascármela, mientras sueño con vivir una vida que no se parezca tanto al infierno. Una gran crítica al costumbrismo americano y para él, un papel que le dio el Oscar como Mejor Actor, segundo de su carrera. 

Fotos: Twitter, Facebook

Ver resumen Ocultar resumen

El juego del calamar ha supuesto una auténtica revolución en Netflix, y eso es decir mucho. La serie coreana va de camino de convertirse en la serie más vista en los primeros días tras su estreno y sus protagonistas ya son conocidos en todo el globo.

Pero si hay uno que ha destacado no es el protagonista sino HoYeon Jung, la mujer con pasado misterioso que nos cautivó con su mezcla de fuerza y ternura.

Ver resumen Ocultar resumen

Raquel del Rosario es, desde que se filtró la noticia, la heroína que el mundo necesita.

La cantante de El Sueño de Morfeo contó en Instagram que había salvado a su hijo de 5 años del ataque de un puma, reduciéndolo con sus propias manos.

Obviamente, los medios de toda España se han hecho eco de la noticia y le han dado a Raquel del Rosario el título de Madre del Año, de forma más que merecida.

Ver resumen Ocultar resumen

Dicen que las comparaciones son odiosas, y más en Twitter. Ahora, la que ha hecho Gabriel Rufián, puede llevarse la palma

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados está atento a toda la actualidad de la Familia Real y sus satélites para poner de manifiesto algunas de sus reprochables actitudes.

Y, las cosas como son, se lo ponen muy fácil.

Páginas