La cerveza de Mel Gibson y otros divertidos momentos de los Globos de Oro

Una gala presentada por Ricky Gervais es sinónimo, y seguro de que va a haber grandes momentos televisivos. Su ácido humor, su capacidad de incomodar y a la paz hacer reir es un sello personal que iba a marcar la 73ºde los Globos de Oro. 

Aunque hay que reconocer que el cómico británico anduvo más comedido que en otras ocasiones (en algunas como éstas se fue a otro nivel).

Comenzó su monólogo haciendo una burla sobre Sean Penn y el papel que ha jugado para la captura del narcotraficante El Chapo.También tuvo tiempo de soltarle un mandoble -con cariño- a la NBC. 

Mel Gibson y la cerveza

Esta era la cadena encargada de la retransmisión de los premios, y curiosamente no había obtenido ninguna nominación. Algo que sirvió para que Gervais sacara a relucir su afilada lengua. 

Aunque, sin duda, el momento más divertido que protagonizó fue el vivido con Mel Gibson. El australiano llegaba a presentar un premio. Y Gervais, que había arrancado el programa con una cerveza, hizo bromas con los problemas con el alcohol del actor. 

El cenit de la broma, llegó cuando, tras haberse ido regresó al escenario para retirarle la cerveza a Gibson. El bueno de Mel reía por no llorar. 

Ben Affleck y su única lealtad

Aunque para llorar de la risa fue la broma que le gastó a Matt Demon. O, mejor dicho, a Ben Affleck, pues presentó al protagonista de The Martian como "la única persona a la que no le ha sido infiel Ben Affleck". Un duro directo al mentón de la fidelidad del cooguionista de El indomable Will Hunting. 

No sólo. Gervais hizo reir al público. También sacaron su lado cómico Jennifer Lawrence y Amy Schumer que además competían por un galardón. Si bien quienes demostraron química en el escenario -más de uno se los llevaría a casa- fueron Ryan Gosling y Brad Pitt. Se acusaban de quitarse planos el uno al otro.

No fueron la única dupla que llamó la atención; y es que Jonah Hill llegó junto a Channin Tatum, y se llevó todo el protagonismo. Bueno, en realidad lo hizo su gorro de oso en homenaje a El Renacido -como si intuyera que iba a ser la gran triunfadora de la noche-

Tambiñen hubo tiempo de algún dardo para la organización de los premios, ya que cuando llegaron Eva Longoria y América Ferrera (a las que Donald Trump correrá a deportar según bromeó Gervais) hicieron el amago de confundir sus nombres. 

Un palito, porque la propia orgnizadora equiovó a América Ferrera con Gina Rodríguerz cuando anunció, hace unos días, su nombre para la gala. 

También hubo tiempo de atizar a Donald Trump -aunque muuy de pasada- y de burlarse del error de Miss Universo. Y es que Jamie Foxx simuló equivocarse al nombre a Ennio Morricone por la mejor banda sonora. 

Si bien, casi nada, en las redes sociales fue tan comentado como la miradita de Leonardo Di Caprio cuando Lady Gaga, caminaba o, mejor dicho, flotaba camino de su primer y sorprendente Globo de Oro a mejor actriz de miniserie. 

Fotos: Gtres/Redes sociales

 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

El mundo de la moda puede respirar tranquilo, Acero Azul, la mirada que cambió todo sobre las pasarelas, ésa que enamoró a la mismísima Anna Wintour, no se perderá con la retirada de su dueño, Derek Zoolander. Y no lo hará porque el modelo más famoso del mundo del cine ya tiene relevo: su propio hijo. 

Ver resumen Ocultar resumen

Que el mundo cómic está de moda es un hecho. No hay más que echar un ojo a las películas más taquilleras de la historia, y ver que la factoría Marvel domina con Los Vengadores y compañía. Y no son los únicos. Zombies, historias de amor, mangas también han servido de inspiración para decenas de películas en los últimos años.

Ver resumen Ocultar resumen

Dicen que los comienzos nunca son fáciles. ¿Quiénes? Ellos... Pero tienen razón. Al menos, a juzgar por los inicios cinematográficos que tuvieron diez de los actores más reconocidos del momento. Actores y actrices que arrasan por sí solos en taquillas de todo el mundo, empezaron como secundarios, huyendo de monstruitos o luciendo pantalones vaqueros demasiado cortos. 

Páginas