La versión low cost de Psicosis

 

 

Ni más ni menos que 55 años han pasado desde que Alfred Hitchcok, el maestro del suspense, estrenara uno de sus filmes más memorables, Psicosis. Sí, fue en el año 1960 cuando Norman Bates entró a formar parte de la historia del cine de terror. Todo gracias a la genial mente de Hitchcock, quien a su vez se había basado en la novela de Robert Bloch, escrita un año antes; basada a su vez en los crímenes de Ed Gein, el asesino en serie de Wisconsin. 

Si en un sólo año se lanzó libro y película, era de esperar que, a lo largo de medio siglo, se hicieran todo tip ode versiones, tanto amateurs como profesionales. Eso sí, la más exitosa, hasta el momento, ha sido la serie Bates Motel que emite A&E y que protagonizan Vera Farmiga y Freddie Highmore, sí, el adorable joven de Charlie y la fábrica de chocolate, ahora es un pequeño psicópata. La pubertad es una época complicada.

Low cost

Y no lo decimos sólo por el joven Eddie, sino por estos mozos que se han hecho su propia versión de la película. Una versión low cost que, a pesar de no llegar ni a ser un corto, da miedito aunque aún no sabemos qué es lo que da miedito exactamente. Sea como sea, preferimos que hagan versiones de Hacendado de los clásicos del terror a que están delinquiendo por ahí. Hitchcok y su labor social. 

Fotos y vídeo: Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una edición rara la de los Oscar 2021 y la retransmisión de la gala se saldó con un rotundo fracaso de audiencia. La gran industria quedó en hibernación (salvo excepciones) y la temporada cinematográfica ha sido una oportunidad para el streaming, el cine independiente y las apuestas arriesgadas. No ha habido una mala cosecha (para la que está cayendo). La crepuscular Nomadland, la empoderada Una joven prometedora, el hedonismo salvaje de Otra ronda, la militancia inteligente de Judas y el Mesias Negro.

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido una gala lentísima, con discursos eternos y un ritmo cansino como hacía tiempo no se daba. Lo de hacer una gala que pareciera una película, se ha conseguido, si la película era Roma, de Alfonso Cuarón. 

A pesar de todo, la 93ª gala de los Oscar ha dejado varios momentazos, una alfombra roja reducida pero tremenda y, sobre todo, un protagonista inesperado con una historia igual de inesperada y dura: la dedicatoria del Oscar de Thomas Vinterberg a su hija fallecida. 

Ver resumen Ocultar resumen

Y cuando todo apuntaba a que el Oscar póstumo a Chadwick Boseman cerraría la gala más aburrida de los últimos años, saltó la sorpresa. Anthony Hopkins, cuya actuación en El Padre es la mejor del año, se lleva de forma justa su segundo Oscar (tras el que se llevó por Hannibal Lecter en El Silencio de los Corderos en 1991). 

Así, el actor británico se convierte en el más veterano en ganar un Oscar, con 83 años. La faena es que ha sido de los pocos que no ha acudido a la gala para recogerlo. 

Páginas