La Voz: Flamenco, risas, gemelas, Laura Pausini y el horóscopo

Telecinco - Miércoles a las 21:50

La Voz ha vuelto y lo ha hecho Pisando fuerte, como decía la famosa canción del coach Alejandro Sanz. Las luces del plató se han ido iluminando poco a poco para dar paso al presentador oficial del programa, Jesús Vázquez. Bajo su batuta ha arrancado la tercera edición de este talent, con un espectacular dato de audiencia: 28,1% de share y casi 4,6 millones de espectadores. Brutal. 

Alejandro Sanz, Laura Pausini, Malú y Antonio Orozco son, en esta edición del programa, los encargados de girar sus asientos y elegir para sus equipos (o no) a la persona que canta de espaldas a ellos.

Alejandro Sanz es el nuevo David Bisbal, ya que, igual que le pasaba al almeriense, la mayoría de los concursantes quiere irse a su equipo. Él, en el primer programa se ha quedado ya con cuatro de las 14 voces que tendrá cada equipo. Mientas, Laura Pausini, la gran sorpresa de la noche por su sentido del humor y su obsesión con el horóscopo de los artistas, se ha quedado con tres voces. Antonio Orozco y Malú han empatado a dos.

Alyre abre las audiciones

Ella junto a otra chica y a Elsa Pinilla (conocida por haber aparecido en algunos videoclips y haber sido pareja de David Demaría) salían cantando en Al salir de clase (una serie que ya ha cumplido más de década y media). Alyre se queda en el equipo de Laura Pausini por decisión propia.

Más tarde se subirían al escenario los hijos del eurovisivo Mikel Herzog (estuvo en el Festival allá para el año 98). Iván y Mikel convencieron a todo el jurado pero ellos se quedaron con Alejandro Sanz.

Bulería, Bulería

No obstante, el momentazo de La Voz fue, sin duda, cuando apareció en el escenario Juañarito, flamenco por los cuatro costados. Malú tardó menos de un segundo en tocar su pulsador. Fue acabar la actuación del concursante y la coach, sobrina de Paco de Lucía, saltó al escenario a cantar por una bulería para que Juañarito, sobrino de José Mercé, se fuera a su equipo.

Antonio Orozco, Alejandro Sanz y hasta la italiana, Laura Pausini, se arrancaron también por bulerías. El público se dejó las manos aplaudiendo a estos cinco monstruos sobre las tablas. Como era de suponer, Malú se llevó el gato al agua y se hace con el arte de Juañarito para su equipo.

Menos conocidos pero también casos curiosos son los de Félix, un músico callejero de Madrid que tuvo que hacer el examen para cantar en las calles de la capital de España pero no logró aprobar en La Voz. Félix es sordo de un oído y al no escucharse bien por el pinganillo desafinó en su audición y perdió su tren pero se ganó al público y a Jesús Vázquez, quien ponderó que no comentara a los coaches su problema auditivo. 

Otro caso que tocó la fibra del público fue el de Maverick, un joven de 18 años al que (hace tiempo) una productora le engañó diciendo que iban a grabarle una maqueta y luego nada de nada. Para ello, como costaba mucho dinero, su padre vendió tres de los cuatro camiones que tenía. Lo peor es que no sirvió para nada.

Aún así, su progenitor sigue apostando por su hijo y asegura que Hasta mi alma vendería por él. Maverick sigue en el programa y se ha sumado a las filas de Laura Pausini.

Aunque la sorpresa de la noche se la llevó Antonio Orozco con la primera actuación con telón de por medio. Dos voces, a ciegas para el público, enamoraron al catalán quien alucinó cuando comprobó que eran gemelas. Me llevo dos por una, decía. ¿Similitudes con Gemeliers? Puede ser. Ahora sólo falta que triunfen como lo han hecho los sevillanos. Eso sí, lo primero es lo primero. La Voz

Dos rockeras, un cantante de ópera y varios flamencos han completado el primer programa de La Voz 3. Un programa que, regado con los comentarios, risas y buen rollo de los coaches y la imponente presencia del presentador Jesús Vázquez, ha resultado todo un éxito. En siete días, nuevas audiciones a ciegas. 

Fotos: Mediaset

Ver resumen Ocultar resumen

Si algo no se le puede negar a Netflix es la variedad. Tiene películas y series de gran calidad, pero si se tiene que dar al entretenimiento puro y duro, de ese que se consume con media neurona, se da sin ningún problema.

Desde que descubrió el mundo de los realities, no ha habido manera de pararle y ha ofrecido auténticas joyas que, si bien no pasarán a los anales de la historia, sí nos hacen pasar un rato entretenido.

Ver resumen Ocultar resumen

A medio camino entre First Dates y Mask Singer se ha quedado uno de los últimos y más bizarros programas de Netflix.

Sexy Beasts se presenta como un dating show diferente y original, en el que los solteros que se presenten a buscar pareja, lo harán ataviados con tremendo maquillaje de animales, monstruos y bestias y una serie de prótesis para que sean, absolutamente, irreconocibles.

Ver resumen Ocultar resumen

"No, no he muerto"

¿Qué tiene que pasar para que una persona viva tenga que confirmar que lo está? Claramente, que alguien se lo cargue. 

Pues eso es lo que le ha pasado al Maestro Joao, quien ha tenido que salir al paso de la noticia de su propia muerte. Sin duda, el plato de peor gusto que alguien se puede desayunar. Aunque, siendo sinceros, ¿hay algo más satisfactorio que leer la muerte de uno mismo, sabiendo que no es así? 

Páginas