Las 10 películas más rentables de Hollywood (low cost, big benefit)

Si hay algo que le gusta más a Hollywood que un exitazo de taquilla, es que dicho exitazo haya costado lo menos posible. Rentabilidad máxima y a otra cosa. Pero es que hay películas, dignas de mención. Costaron cuatro duros, como el que dice, y arrasaron en taquilla. En algunos casos, el beneficio es absolutamente escandaloso. 

Es más, en los últimos tiempos estamos viendo que las inversiones astronómicas, no siempre garantizan un retorno similar en beneficios. Menos aún cuando gran parte de ese presupuesto, se va en el sueldo de algunos actores que, últimamente, andan de capa caída. Y sí, lo decimos por ti Johnny Depp, aunque no eres el único. Pero, como es Navidad, vamos a centrarnos en el lado bueno de las cosas. Es decir, aquellas películas que lo petaron de forma inesperada. 

Napoleon Dynamite (2004)

La ópera prima de Jared Hess estaba basada en un corto suyo y narraba la historia de un teenager que aspiraba a ser delegado de su clase, en un pueblo de Idaho. Sí, todo muy indie, todo muy casero y todo muy amateur. De hecho, la película tuvo un presupuesto de 400.000 dólares pero, tras su estreno en el Festival de Sundance y una distribución muy limitada, consiguió recaudar algo más de 46 millones de dólares

via GIPHY

Lost in Translation (2003)

Sí, vale que salen Scarlett Johansson y Bill Murray pero allá por 2003, ni ella era aún la megaestrella que es hoy en día (sí era ya un mito sexual, aunque no una MILF), ni Murray era el mito indie que es ahora. Por eso mismo, Sofia Coppola pudo rodar la historia de Bob y Charlotte en Tokyo por 4 millones de dólares. Lo que seguro no se esperaba era que la recaudación alcanzara unos sorprendentes 120 millones de dólares en todo el mundo. 

via GIPHY

El proyecto de la Bruja de Blair (1999)

Dan Myrick vino a demostrar aquello de que menos es más. Una cámara, una idea original y un bosque, en plena noche, que daba más miedo que las catacumbas de un cementerio. El POV que se marcó su director, convirtió la película en el primer viral del mundo y claro, reventó las taquillas. Con una inversión de 60.000 dólares (que incluso se hace mucho, visto lo visto), alcanzó unos impresionantes 248 millones de dólares de ganancias. Y lo mejor (o lo peor), es una de las película que sigue creando traumas a mucha gente, que ni se plantea ir de acampada. 

via GIPHY

Rocky (1976)

Ni Apollo Creed, ni Clubber Lang, ni Ivan Drago... el mejor golpe de Sylvester Stallone sobre el ring fue a la taquilla. Y ojo que hablamos de una recaudación de hace 40 años. A saber ahora cuánto sería. Lo cierto es que Rocky costó algo menos de un millón de dólares (995.000 dólares) y su recaudación se disparón hasta los 225 millones de dólares. KO técnico en el primer asalto para Stallone. Por cierto, Rocky será uno de los 45 clásicos que volverán en 2016 a nuestras vidas. Atentos a eso. 

via GIPHY

Juno (2007)

Cuando lo indie se transforma en mainstream, puede perder su esencia, pero también puede multiplicar sus beneficios. Que le pregunten a Jason Reitman y su famosa Juno. Sí, la película protagonizada por Ellen Page y Michael Cera era lenta como ella sola pero también dulce y divertida. ¿Resultado? Los 7,5 millones de dólares invertidos en ella, se convirtieron en 231 millones meses más tarde. 

via GIPHY

Mi gran boda griega (2002)

Comedia y bodas es una fórmula que a Hollywood le sulibeya. Si además de usar dicho binomio para tu película, la conviertes en la comedia romántica del año, el éxito está más que asegurado. Dicho y hecho. Mi gran boda griga arrasó y pasó de sus 5 millones de dólares de presupuesto, a los 368 millones que se llevó a la buchaca. Y ojo que, 14 años después, la secuela está en camino. Doble o nada. 

via GIPHY

El discurso del rey (2010)

A pesar de tener en su reparto a gente como Colin Firth (cuya versión badass en Kingsman también nos encantó), Helena Bonham Carter o Geoffrey Rush, la película solo costó 15 millones de dólares. Viendo lo que se llevaría sólo Firth ahora, lo consideramos un regalo. Más aún cuando, tras su estreno, la recaudación se disparó hasta los 414 millones de dólares. Si a ello le sumamos los 4 Oscars de 12 nominaciones que se llevó, podemos hablar de un trabajo más que bien hecho. 

via GIPHY

Mad Max (1979)

Cierto es que la secuela de este año ha arrasado en crítica y taquilla, pero es que la Mad Max original dejó un poso inolvidable y una recaudación tremenda (como se puede comprobar en esta espectacular composición de ambas películas). La cinta que lanzó a Mel Gibson a la fama costó apenas 300.000 dólares (ahí iba incluido el sueldo del actor) y su impacto en taquilla le llevó a rozar los 100 millones de dólares de recaudación. Vale que la de 2015 ha llegado a 375 millones de dólares, pero es que ésta ya costó 150. Así no vale. 

via GIPHY

Slumdog Millionaire (2008)

Película basada en el concurso ¿Quién quiere ser millonario? Y resulta que fue la propia película la que lo consiguió. Con una inversión de 15 millones de dólares, Danny Boyle alcanzó los 377 millones de recaudación. Ah, bueno, y ocho Oscar de nada. 

via GIPHY

Clerks (1994)

Cierto es que, comparado con anteriores filmes, la ópera prima de Kevin Smith tiene una recaudaicón exigua (3 millones de dólares). Pero lo destacable de este caso, no sólo es que costara 27.000 dólares o que se grabara con una cámara aficionada, sino que además lo hicieron en el Quickstep donde trabajaba el propio Smith. Además, para conseguir el dinero, vendió su colección de cómics, pidió varios adelantos a sus jefes y se fundió el crédito de 10 tarjetas. Si este hombre no merece estar en esta lista, que venga Spielberg y lo vea. 

via GIPHY

Fotos: Twitter, Instagram y Tumblr

Ver resumen Ocultar resumen

Libertad, el debut de la directora catalana Clara Roquet, se podría resumir como un retrato cálido de la adolescencia sin entrar en los típicos clichés que encontramos en la mayoría de las películas sobre este tema.

La película se estrenó en la Semana de la Crítica del Festival de Canes y, después de pasar por la Seminci y L'Alternativa, ha llegado a los cines.

Ver resumen Ocultar resumen

Una autobiografía en forma de musical es lo que propone tick, tick... boom! El protagonista es Andrew Garfield se convierte en Jonathan Larson, uno de los grandes nombres de Broadway. El estreno, este viernes 19 de noviembre en Netflix. Un musical diferente y muy neoyorquino. Vida y angustias de un creador.

Ver resumen Ocultar resumen

¿Qué es hype? Dices, mientras clavas en mi pupila, tu pupila azul. 

¿Qué es hype? ¿Y tú me lo preguntas? Hype es James Gunn (hablando de Pedro Almodóvar)

Tras dejar claro que en ZelebTV se banca a Bécquer, también debería quedar claro que bancamos a estos dos pedazo de directores. Especialmente tras su interacción tuitera indirecta que ha puesto el foco en un proyecto, aún por hacerse, pero del que ya están pendientes muchas personas. 

Páginas