Las mejores series británicas que fueron adaptadas en EE.UU.

En los últimos tiempos se destaca la gran calidad de las series norteamericanas. Y motivos no faltan. En los últimos diez años un espectador de las ficciones de dicho país ha podido disfrutar de obras tan geniales como Los Soprano, The Wire, Juego de Tronos, The Walking Dead, Breaking Bad o Mad Men, entre muchas otras que es imposible destacar en un párrafo. 

Cualquier seríefilo tiene que agradecer mucho a HBO y su decidida apuesta por la ficción propia; a AMC que se ha convertido en una gran competidora de la anterior o a Showtime con su Dexter y otras más. A todo ello hay que añadir que Netflix se ha decidido a pujar fuerte en el mercado de las series, y con Orange is the New black o House of cards muestra que va muy en serio en su apuesta. 

Algunas adaptaciones fueron un éxito

Así que si alguien contempla el panorama televisivo actual  ha de agradecer ese rincón, ese oasis en el que se ha convertido la ficción norteamericana. Pero no son los únicos. Sin necesidad de cruzar el Atlántico también se han podido ver joyas. Y muchas de ellas brillaban tanto, tenían tal calidad que la industria norteamericana decidió adaptarlas.

El catálogo de series británicas a destacar no cuenta con la amplitud del made in USA, pero hay joyas que resaltar. 

En este listado sería un pecado obviar The Office, que durante nueve temporadas cautivó al público de Estados Unidos y antes a muchos otros en el Reino Unido. Además recibió Emmys a mejor comedia y mejor actor de comedia para Steve Carell. El hecho de que también estuviera Ricky Gervais (anduvo en ambos proyectos) en el guion fue garantía de calidad.

Otra serie de la factoria de la BBC que acabó siendo adaptada en Estados Unidos fue Life on Mars (mítica canción de David Bowie) en la que el protagonista viajaba de pronto, sin querer, a la década de los 70. En España también hubo adaptación, con menos éxito y con La Chica de ayer como título.

También de origen británico es House of cards (una de las insignias de Netflix). Cierto que tiene cambios respecto a la original. El hecho de que Frank Underwood pretenda la Casa Blanca es la principal. Además de 23 años de diferencia entre ambas series, hay alguna  más. Y es que el protagonista inglés Francis Urquhart no era un tiburón como Underwood.

La serie que también ha triunfado a las dos orillas del Atlántico es Shameless. En las dos ficciones se retrata el día a día, en modo de comedia, de dos familias que viven con penurias. Los Gallagher son el ejemplo de familia desestructurada que retrata la clase obrera inglesa. Por su parte, la ficción de Showtime cuenta la vida de una familia propia de la white trash (la basura blanca) que vive de los subsidios y caridad.

¿Las británicas son mejores?

Al igual que Shameless, Queer as folk es un producto de Channel Four. Vio la luz en el año 1999 y desde su estreno gustó a muchos más que a la comunidad gay. Tuvieron que pasar algunos años para que Showtime emitiera la adaptación. Eso sí, la edad del chico que mantenía una relación con otro hombre aumentó.

De las últimas adaptaciones es Sherlock, con Nueva York como escenario y Elementary como nombre. Aunque la obra de Conan Doyle ha sido tan adaptada que podría no estar sólo inspirada en la serie de la BBC (la cual ya ha anunciado capítulo navideño). Lo que si tiene muy difícil la pareja americana (Lucy Liu y Jonny Lee Miller) es estar a la altura de Benedict Cumberbatch y Martin Freeman. 

Otra de las que se va a sumar a la lista es Black Mirror, que tendrá versión estadounidense.Aunque tiene muy difícil estar a la altura de la original. Y es que en el caso de las series, salvo excepciones, la copia es peor que la orginal. 

Fotos: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Los 90 fueron terreno abonado para los slasher. Este género que nació a finales de los 70, con Halloween y floreció durante la década de los 80, tuvo una segunda edad dorada en la última década del siglo XX con títulos como Scream, Destino final y, Sé lo que hicisteis el último verano.

Ver resumen Ocultar resumen

Separarte de la persona con la que creías que ibas a construir un proyecto de vida hasta el final, siempre es duro. Es un proceso muy personal lleno de subjetividades que no pueden entender aquellas personas ajenas a la relación, y es lo que nos trae Hagai Levi con su reinterpretación del clásico de Ingmar Bergman, Secretos de un matrimonio.

Ver resumen Ocultar resumen

La pregunta ha sido lanzada por Quique Peinado en un tuit con su correspondiente errata (¡ningún tuit perfecto!). Pero se entiende lo que quería transmitir. Y claro que lo ha entendido el personal. El propio Quique Peinado mencionaba Dawson crece como ejemplo de serie con protagonista involuntariamente idiota. O sea, en el guión tenía que ser el bueno, el admirado, el papel positivo, el personaje principal al que venerar.

Y no.

Caía mal.

A Quique Peinado al menos. Y hay más ejemplos

Páginas