Los 10 actores más sobreactuados de televisión

Una cosa es mostrar sentimiento en pantalla y otra, muy distinta, pasarse de rosca. En el equilibrio está la virtud y en la mesura, la sabiduría actoral. O no, pero queda bien. Lo cierto es que, a lo largo de la historia de la televisión, no son pocos los actores que han sobreactuado en pantalla, llegando a convertir sus personajes en auténticos caricatos. De esos que te ponen más nervioso que estos epic fails ocurridos en directo

Si lo hacían a propósito o de forma inconsciente, sólo lo saben ellos. Lo cierto es que muchos han quedado marcados por sus inesperadas muecas, sus sentimientos multiplicados por mil o sus bruscos movimientos porque sí. Dicho lo cual, a más de uno les rendimos pleitesía por sus excesivas interpretaciones. Y es que, sobreactuados o no, tienen un hueco en nuestro corazoncito. 

10. Kerry Washington (Olivia Pope)

Ver a Olivia Pope en Scandal es como ver a todos los personajes de Inside Outdentro de una sola persona. Tiene un estilazo, nos encanta su flow y ha enamorado al presidente USA más buenorro ever pero, por el amor de Dior, parece que esté sufriendo hasta cuando se pone un abrigo de alta costura de 20.000 dólares. Olivia, eso no es bueno para la flora intestinal. 

9. David Schwimmer (Ross)

Vaya por delante que somos muy de Ross y que parte del encanto de su personaje en Friends, era lo exagerado de todo su ser, pero decir que era la versión televisiva de Jim Carrey no es ni de lejos excesivo.

Y si alguien no está de acuerdo con nosotros, que piense por un momento en esta frase: 'Estábamos tomándonos un descanso', a ver si podéis recordarla mentalmente sin gritar. Imposible, ¿verdad? No queremos pensar qué pensó cuando vio los que pudieron ser protagonistas de la serie antes que los definitivos

8. Kaley Cuoco (Penny)

Hace tiempo defendimos que Penny se había cargado The Big Bang Theory, pero no porque las actuaciones de Kaley Cuoco sean excesivas como ellas solas. Eso es más cosa de la actriz que del personaje.

¿Que la serie no sería lo mismo sin sus gestos imposibles y sus coletillas exageradas? Seguro, pero hay momentos en los que fuerza demasiado. 

7. Max Greenfield (Schmidt)

Estar a la altura de Zooey Deschanel en cuanto a sobreactuación es digno de aplauso. Por tanto, aplaudimos hasta rompernos las manos a Max Greenfield y su inimitable Schmidt en New Girl.

Un personaje especial donde los haya, irritante como pocos pero adorable al mismo tiempo que exageradísimo en todo lo que hace. 

6. Sofía Vergara (Gloria)

Que Sofía Vergara es excesiva en todo, es un hecho. Es más, para ser un poco menos, al menos en lo físico, no dudó en reducir el tamaño de su busto. Eso sí, en lo que respecta a Gloria, su personaje en Modern Familylo excesivo es habitual. Incluso en las fotos que se toman entre toma y toma, reina el exceso (para deleite de quienes adoramos la serie)

La fuerza latina de Gloria, su carácter dominante y su rotundo físico, ayudan a que cada uno de sus gestos sea más llamativo que el de cualquiera de sus compañeros. 

5. Matthew Perry (Chandler)

De cada cinco gestos extraños, inesperados o rarunos que se hacían en Friendscuatro de ellos los hacía Chandler (el otro se lo dejaba a Ross). Mérito (según se mire) de un Matthew Perry que convirtió su personaje en una caricatura de sí mismo por momentos.

Un Chandler histriónico al nivel de Ace Ventura que, sin embargo, supo enamorar a Mónica, la más maniática de la serie. Cupido y sus cosas. Por cierto, recientemente ha confesado que no sólo era excesivo en el rodaje... 

4. Zooey Deschanel (Jess)

Alargar las palabras hasta el infinito; cantar cuando no viene a cuento; interrumpir al compañero que está hablando... Si no habéis visto capítulo alguno de New Girl, pensaréis que Jess, el personaje de Deschanel, es algo insoportable. Y lo es.

Aunque también tiene ese punto que le da la actriz para hacer que le cojas cariño infinito. Dicho lo cual, la batería gesticulativa de Zooey Deschanel es absolutamente desesperante. 

3. Alfonso Ribeiro (Carlton Banks)

Carlton Banks era la sobreactuación convertida en personaje en El Príncipe de Bel-Air. Vale que conociendo a Alfonso Ribeiro, está claro que era el actor quien le daba ese punto histriónico imposible, pero había momentos en los que se le iba de las manos.

Precisamente, los momentos en los que Carlton Banks enamoró a medio mundo. Y es que ser Carlton Banks no estaba tan mal, como ya argumentamos en su día

2. Claire Danes (Carrie Mathison)

En el caso de Claire Danes en Homelandel exceso está casi justificado. Su personaje, Carrie Mathison, es esquizofrénica diagnosticada y, encima, trabaja como analista en la CIA. Cóctel peligroso que salva de forma magistral.

Y es que para dar vida a Carrie hay que sobreactuar hasta el exceso. La actriz alcanza ese exceso, lo supera y vuelve dando un paseo. 

1. William Shatner (Capitán Kirk)

Su capitán James T. Kirk ha sido de lo más excesivo que se ha visto nunca en televisión. Y mira que eso es mucho decir. ¿Qué pasaba por la cabeza del actor canadiense cuando hacía lo que hacía? Pues, seguramente, que si no la liaba muy parda, no destacaría tanto en una saga como Star Trek.

Y es que, echando un ojo a algunos de sus cientos de miles de trabajos, en algunos se pasó de revoluciones gesticulando, pero ni se acercaba a su histriónico Capitán Kirk. Por este motivo, hay que adorarle. 

Fotos: Twitter e Instagram

Ver resumen Ocultar resumen

Ha sido noticia la bisexualidad de un nuevo Superman, enésima revisión por parte de DC del héroe que crearan Jerry Siegel y Joe Shuster en 1933. El universo superheroico lleva persiguiendo su modernización y adaptándose al signo de los tiempos desde los años 60 y en pleno siglo XXI ser un superhombre no conlleva necesariamente comulgar con la heterosexualidad.

Sea como sea, la gente ha reaccionado a la orientación sexual del nuevo Superman.

Y, naturalmente, han voceado desde la caverna quienes creen que "Superman no puede ser gay".

Ver resumen Ocultar resumen

Un sofá blanco y la presencia de Mercedes Milá es todo lo que necesita para triunfar Milá vs. Milá, el nuevo programa de entretenimiento de Movistar+. En este nuevo espacio de entrevistas, la presentadora vuelve a sus orígenes y charlará con diversos invitados con los que ya había hablado en algún momento de su carrera.

Ver resumen Ocultar resumen

Viendo la deriva que ha tomado Twitter en los últimos años, es lógico olvidar que hubo un tiempo en que la mayor parte de su contenido e interacciones eran sanas y divertidas.

De hecho, era la red social del buen rollo y los insultos, bulos y demás eran algo testimonial.

Hoy en día, es todo lo contrario. El contenido divertido es minoritario, lo que lleva a que sea más apreciado, cuando aparece.

Véase este reto de jugar con los nombres de pintores universales y adaptar su imagen.

Páginas