Los guapos de Juego de Tronos: de Khal Drogo a Oberyn Martell

 En el campo de batalla y en el de la lucha política a veces hay espacio para el amor y para contemplar la belleza. Y este es el caso de Juego de Tronos. Son muchas las mujeres de la saga de HBO que han llamado la atención por sus encantos, por su capacidad de asombrar al público como Cersei, Samsa, Daenerys o Margarey Tyrell, la arrebatadora viuda de Joffrey Baratheon.

Pero no sólo de belleza femenina vive la obra de George R.R. Martin y es que son muchos los varones que a lo largo de estas cuatro temporadas han conseguido encandilar a chicas y chicos que viven las aventuras de los protagonistas de los siete reinos de Poniente. La lista de bellezones masculinos es amplia; algunas gustan más por su sonrisa, otros por su cuerpo; otros enamoran con su inteligencia o gallardía a la hora de afrontar los problemas que se avecinan.

No sólo de guapas iba a vivir Juego de Tronos 

Si hubo un guapo oficial en la primera temporada ese fue Khal Drogo. El líder de los Dothraki era un tipo que sudaba testosterona. Pura valentía, guerrero, musculado y sin temor a nadie. Atemorizó en un inicio a Daenerys, pero ella al final cayó rendida a él como hicieran tantas y tantas espectadoras.

Ese torso desnudo montando a caballo enamoró a no pocos seguidores; y su final dejó con el alma encogida a muchos. Otros de los atractivos desde el primer instante ha sido Jaime Lannister: típico rubio guaperas de casi dos metros. Eso sí, su prepotencia y vanidad hacía que no todo el mundo fuera afín a él. Con el paso de los capítulos y la pérdida de la mano enamoró a mucha más gente al humanizarse. Sin melena, pero con más principios llegó a más corazones.

A quien se pudo ver poco tiempo, pero también captó la atención por su atractivo fue a Oberyn Martell. Su amor libre y su actitud chulesca llenaban la pantalla. Hasta que La Montaña decidió verle un poco más de cerca sus ojos y ya no hubo más Oberyn.

La belleza singular de Tyrion

Otro de los que cautivó a todo el público fue Jon Nieve. El bastardo de los Stark y guardia de la noche es valiente, atrevido y osado hasta ser temerario, y capaz de enamorar hasta las rebeldes de más allá del muro aunque se lo prohíba su celibato. Unas características que comparte con su hermano, por parte de padre, Robb Stark. El primogénito de la familia de Invernalia además de poseer belleza física reúne condiciones capaces de enamorar hasta a su mayor enemigo. Concienzudo y leal aunque con él no lo fueran y eso le costara la vida.

Y quien no entra dentro de los cánones de belleza clásicos, ni siquiera de los de Poniente es Tyrion Lannister; pero en una lista de tipos atractivos no puede faltar él. Vale que sólo mide poco más de un metro pero su inteligencia, carisma y saber vivir le hacen un hombre capaz de conquistar muchos corazones. Seguro que son muchos más los guapos oficiales de Juego de Tronos y seguro que a lo largo de la quinta temporada alguno más aparecerá. 

Fotos: Twitter, HBO

Ver resumen Ocultar resumen

Si te encanta pasar miedo con las mejores series de terror, Netflix es tu gran gurú y la próxima fecha a apuntar es el 13 de agosto, porque es cuando se estrena Brand New Cherry Flavor una nueva miniserie de terror sobrenatural que esperemos que esté a la altura de La maldición de Hill House.

O por lo menos que llegue al nivel de La maldición de Bly Manor, que no tiene la misma calidad que su predecesora pero tampoco está nada mal.

Ver resumen Ocultar resumen

Euphoria fue la gran revelación de HBO de 2019. Protagonizada por Zendaya, enganchó a adolescentes y no tan adolescentes de todo el mundo tratando temas controvertidos como las drogas, el sexo, la violencia, los problemas de identidad, los traumas, las redes sociales, el amor y la amistad.

Ver resumen Ocultar resumen

Kiko Rivera nacía en 1984. Sí, sólo tiene 37 años. 

Homer Simpson lo hacía cinco años más tarde, en 1989

Tanto uno como otro han tenido relevancia casi desde su nacimiento. Un nacimiento que, además de un lustro de diferencia, tiene miles de kilómetros de distancia. 

Páginas