Los humoristas míticos de No te rías que es peor

Si hubo una época en la que se llegaba con alegría a la hora de comer, no es que haya gente que no lo siga haciendo, esa fue la etapa en la que se emitió No te rías que es peor. Un programa de humor que acabó siendo un clásico –de esos que siempre entran ganas de rescatar- , aunque no dejaba de ser un concurso en el que había que conseguir sobreponerse a la inmensa cantidad de chistes que iban soltando los distintos humoristas.

Durante los cinco años que estuvo en antena  (se emitió siempre en TVE) se acabó convirtiendo en una cantera de grandes cómicos. A algunos les dio una oportunidad para saltar al estrellato; otros volvieron a resurgir después de una etapa menos boyante.

Por ello, no está de más recordar a algunos de esos humoristas que tantas carcajadas consiguieron sacar al espectador y a muchos de los concursantes para desánimo de ellos, porque no se llevaban el premio.

Fue el salto a la fama de algunos

Sin duda uno de los más recordados es el señor Barragán (detrás estaba el actor Josep María Rubio); que con ese pinta de indigente que lleva meses sin pisar una ducha tiraba constantemente de humor ‘verde’. Tuvo una gran fama en esos años.

Al igual que su compañero de faena Marianico el Corto, que es de esos que conoció la fama gracias al programa. Su estilo de baturro, y sus tópicos aragoneses le hacían triunfar ante el público.

Otro de esos humoristas que tiraba de personaje fue Jaime Alborch que su Jaimito Borromeo encandiló a la audiencia (aunque no era un fijo del show), con esa mezcla de niño inocente pero que luego cuenta chistes de adultos. Fue el primer paso suyo para un éxito que le llegó, después, con Noche de fiesta.

Ya han pasado dos décadas y se nota

Quien no tiraba tanto de personaje, pero sí de pseudónimo era Félix el Gato que apostaba menos por los chistes verdes y sí por un estilo que conectaba muy bien con el espectador contando anécdotas del día a día.

Aunque, sin duda, otras de las almas de No te rías fue el fallecido Pedro Reyes, que con su humor en el que importaba más el cómo que el qué, conseguía que muchos de los concursantes no pudieran reprimir sus risas. Ese estilo inconfundible suyo que rayaba lo absurdo le dio un gran éxito como antes en La bola de Cristal.

También inolvidable es Emilio Laguna, que haciendo uso de época de actor de teatro, tiraba de muchos de esos recursos para conseguir hacer reír al concursante.

Quien también nos dejó fue Manolo de Vega que tras una larga enfermedad (una diabetes compleja) desde 2007 falleció el pasado 15 de julio. El humorista en su paso por el programa tiraba y mucho de sus tablas en los escenarios cantando. Su humor conseguía hacer que se riera hasta el más serio.

Otro que también intentó una carrera en la música fue Paco Aguilar, en su caso guitarrista, pero una esclerosis múltiple le hizo tener que decantarse por el humor. Y eso que el público ganó, porque el sevillano era de los que hacían reír a todo el mundo.

Son sólo alguno de la larga lista de cómicos que pasaron por el show; Manolo Royo o Arévalo más de una vez se dejaron ver, e incluso Santiago Segura acudió en los inicios del concurso pero a participar en él. Lo dicho, todo un clásico, digno de recuperar. 

Fotos: RTVE, Redes sociales

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

De Charlie Sheen se sabe que es uno de los actores más mediáticos y activos en Twitter; y con más tirón entre la prensa rosa. También se sabe que tiene fama de mujeriego y que él no duda en hacer gala de ello; que abandonó Dos Hombres y medio justo cuando la serie más crecía por desavenencias con la producción.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Era un desconocido hasta que se presentó a un programa de Antena 3, que pretendía renovar el panorama del mundo del humor en España. Genio y Figura supuso el trampolín para un hombre que con 62 años iba a experimentar una fama que le iba a situar como el humorista del momento mediada la década de los 90.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

El cine siempre ha sido un arte que ha intentado ir a la vanguardia, también en el aspecto social; reflejar las costumbres del momento y hacer un retrato del entorno. Pero ocurre, en ocasiones, que actúa a modo de avanzadilla. Un beso siempre ha tenido seguidores en las salas de cine. Son muchos los recordados, pero hubo un periodo en el que los besos de amor sólo eran de un hombre a una mujer, obviando que son otras también las preferencias sexuales.

Páginas