Los mejores memes y bromas del nuevo debate de Pablo Iglesias y Albert Rivera

Pincha aquí y no te pierdas las noticias de entretenimiento y tendencias de Público - Zeleb en Facebook.

Estamos en un nuevo tiempo de la política; en la cual los debates tienen una repercusión y una interacción inmediata entre los potenciales votantes. Y no iba a ser una excepción el segundo cara a cara entre Albert Rivera y Pablo Iglesias. 

Ya en el primer debate entre el líder de Ciudadanos y el de Podemos hubo una gran reacción en las redes sociales. Muchas bromas y burlas llenaron los timelines de quienes contemplaban el debate en televisión y, a la par, lo seguían en las redes sociales.

La segunda entrega no iba a ser una excepción y más si el propio programa proponía un hashtag para que se debatiera. Aunque en ese #PartidoDeVuelta no sólo hubo argumentos y votaciones sobre quién ganó y quién dejó de ganar el debate; sino que empezaron a proliferar las bromas.

Las discusiones de los últimos tiempos entre Albert Rivera y Pablo Iglesias y los desencuentros entre ambos hacían prever que iba a haber tensión. Y así fue. 

Y esa tensión la reprodujeron en Twitter algunos al más puro estilo Twitter. Es decir, metiendo el dedo en la llaga y haciendo de la burla un arte. 

Algunos prevían que Rivera iba a hacer de Venezuela y la relación de Podemos con el Gobierno de Caracas su eje del dabte.

Así que no dudaron en  invitar a que todo el mundo se tomara un chupito cada vez que el candidato del partido naranjo citara ese nombre. Cierto es que no tuvieron que esperar mucho para que ocurriera. 

Recordando su viaje a Caracas, Rivera le pidió a Pablo Iglesias que hiciera lo propio y ayudara a los presos políticos de aquel país. Y que ayudara a los 200.000 españoles que viven en Venezuela, con los que "yo me he reunido", espetó Albert. 

Un desliz, que no iba a pasar desapercibido en Twitter, como tampoco lo hizo cuando acusó a Pablo Iglesias de demamogo, mientra él recordaba que había tenido a niños refugiados en sus brazos. 

 

Entre Venezuela, el comunismo y las interrupciones de uno y otro poco o nada recordaba a aquel encuentro del Tío Cuco. Y de forma divertida, la periodista de La Sexta Cristina Pardo (una habitual en Twitter) encontró la razón por la que no se había celebrado en el bar barcelonés.

No, no era porque hubieran puesto impedimentos los dos debatientes. La razón era que el dueño temía porque le romìeran el moviliario del local. 

Eso sí, entre tanto argumento político, argucia dialéctica y reproche al contrario, los tuiteros encontraron un motivo para recuperar la atención y no dejar de ver la charla, ni de tuitear sobre la misma.

No era que las propuestas sobre sanidad o educación hubieran despertado el interés de los espectadores, sino que el calor y el fragor de la batalla empezan a causar mellas. 

Rivera-Camacho

En concreto en la camisa de Albert Rivera. El dirigente catalán había optado por una camisa azul claro, no tan claro como para que no se le notara el sudor. Y por ahí empezó éste a hacerse protagonista. Hasta el punto de que las comparaciones con José Antonio Camacho no se hicieron esperar.

 

El que fuera seleccionador español de fútbol padecíó el rigor del calor húmedo de Asia en el Mundial de Corea y Japón. Es ya historia del fútbol español su camisa azul sudada. Así que con ello la broma estaba hecha.

Tanto que el propio Rivera, tras el debate agradeció a Jordi Évole la oportunidad del mismo y pidió que la próxima vez pongan el aire acondicionado. 

Después iba a llegar el final del debate yel postdebate no ya sólo en El Objetivo de Ana Pastor,; que llevó a representantes de los cuatro grandes partidos; sino en el propio Twitter.

Las encuestas y sentencias lapidarias de algunos se sucedían. Todos (o casi todos) concluían en lo áspero del debate y algunos veían que Rivera había sido Inda e, incluso, había otros que hacían el resumen del debate usando a Iker Jiménez para ello. 

Se puso fin a la primera noche en la que la política ha tenido mucho peso en la televisión, en una carrera hasta el 26-J que no ha comenzado aún, pero que en televisión ya lleva varios capítulos. Pronto, más.

El gazapo de la noche

Quien no estará para bromas será el community manager de Fnac, que en el fragor de la batalla del debate publicó un tuit en la cuenta oficial de la compañía cargando contra los 'tuiteros podemitas'.

Hay que tener más cuidado al usar Twitter. La compañía, eso sí, se ha apresurado a pedir disculpas, a aclarar que era una opinión personal y recordar que respetan todas las opiniones políticas

Fotos: Redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

En Change.org se pueden encontrar peticiones de recogidas de firmas para las causas más curiosas. 

Desde salvar a los osos panda zurdos que viven en la Sexta Avenida de Nueva York, a recaudar fondos para pintar de rosa el Monte Fuji, pasando por pedir al Gobierno de la Comunidad de Madrid que cambie un menú saludable para niños sin recursos, por otro de pizza y hamburguesa. Ah no, que para eso no hizo falta más que una firma. 

Ver resumen Ocultar resumen

Los chicos de Pantomima Full han convertido a Rafa, su famoso Canallita, en un icono de la fiesta, el salseo y el ligar mal. 

Los memorables Pai-bon, latineos o juernes de Rafa suenan a cachondeo hasta que alguien de Atlas está grabando una pieza para Cuatro y aparece el bueno de Vidal

¿Y quién es Vidal? El protagonista de las calabazas más memorables de 2021. Unas calabazas que, además, habrán visto su madre y su abuela en televisión, tal y como el propio agraviado a aventurado. 

Ver resumen Ocultar resumen

Pensiones, indultos, precio de la luz... La Sexta Noche volvió a regalar un programa ameno y distendido a sus espectadores

Con su variedad de tertulianos habitual, en el programa que, de momento, sigue presentando Iñaki López, el público pudo ver a gente como Juan Ramón Rallo, Eduardo Inda o Francisco Marhuenda. ¿Acaso hay mejor plan para un sábado noche que éste? 

Páginas