Madre no hay más que una, pero posesivas unas cuantas

Las madres por definición y naturaleza tienden a querer controlar a sus hijos, a saber qué les ocurre a sus pequeños, a protegerlos y a evitar que aquellos que pretenden causarle un daño lo acaben logrando. Y en televisión, en la ficción no iba a ser menos.

Por ello, queremos recordar, ahora que el día de la madre se aproxima, a aquellas madres más posesivas y controladoras de la ficción actual y pasada.

Ese control no entiende ni de raza, ni de país ni de condición económica se da en todas las posibles situaciones y por ello en la televisión han sido muchos y lo seguirán siendo los casos de madres que ejercen de mandonas con sus hijos y con los demás, por supuesto.

Si a alguien le piden que recuerde un programa de su infancia tal vez relate entre los primeros el de El Chavo del ocho. Esa vecindad mejicana en la que convivián una serie de vecinos con pocos recursos pero muy unidos entre sí. Lo de muy unidos serían matizable. Y allí destacaba sobremanera Doña Florinda la madre de Quico, que en no pocas veces pegó a alguien para defender a su vástago.

La madre de Malcolm era capaz de ser controladora con cinco hijos

Otra de esas madres capaces de controlar hasta el aire que respirar sus hijos era Lois, la madre de Malcom y de sus peculiares hermanos. Combinaba la obsesión con ellos junto a la indiferencia. Al que martirizaba era a su marido. No extraña que acabara siendo Heisenberg.

Para ser controladora no es necesario ni aparecer físicamente en escena, y sino para muestra la madre de Wolowitz en The Big Bang Theory. Ni una sola vez se le vio, pero se le oyó gritar cientos.

Entre el producto nacional no iban a faltar este tipo de madres que dejan escaso margen a sus hijos. En La que se Avecina han compartido lugar dos. Doña croqueta, la madre de Javi, que hasta se compró el piso al lado de su hijo como la madre de Amador, que supo que tenía que venir de Albacete a ordenarle un poco la vida al capitán salami. En su caso parte de razón no le falta.

Y como hay una máxima de que en Los Simpson todo está recogido no iba a faltar el caso de madre que sabe hasta la hora en la que su hijo se cepilla los dientes. Sí es Seymour Skinner quien tiene una madre de este estilo. Aún le castiga sin paga cuando se porta mal y eso que suplantó a su hijo de verdad.

Los tipos duros también son controlados

Pero no es sólo una cuestión de tipos blandos el tener madres controladores, y sino que se lo digan a dos personajes duros con estilos muy diferentes pero líderes de bandas criminales. Es el caso de Jack en Sons of Anarchy. Tiene una madre tan controladora que hasta le controlaba la vida a sus nietos. Y encima en su caso al controlar suele generar males mayores.

Y se lleva la palma como madre posesiva y manipuladora de un tipo duro la mdre de Tony Soprano. No es de extrañar que Tony necesitara un psicólogo viendo los comportamientos de su progenitora.

Fotos: Instagram, Twitter

 

Ver resumen Ocultar resumen

Impresionante. Espectacular. Abrumador.

Se acaban los calificativos para describir la fotografía que ha compartido JJ Vaquero en sus redes sociales. La fotografía que nadie había pedido pero que todo el mundo necesitaba y aún no lo sabía.

El cómico, uno de los más respetados y aclamados del panorama humorístico patrio, y famoso por sus continuos comentarios sobre lo poco que cuida su alimentación o el nulo deporte que hace, resulta que tiene un pasado glorioso en lo deportivo.

Ver resumen Ocultar resumen

Francisco Nicolás sigue siendo uno de los personajes más intrigantes, fascinantes y misteriosos de la actualidad política y social patria de los últimos años.

Una historia digna de serie de Netflix que, en su tercera temporada, comenzaría con una sentencia de tres años de cárcel. La misma que le ha regalado la Audiencia Provincial de Madrid por hacerse pasar por un enlace del Gobierno y la Casa Real, para reunirse con el presidente de Alsa, en 2014.

Ver resumen Ocultar resumen

Vas tan tranquilo por la calle y, de repente, te cruzas con dos chavales que no conoces de nada. 

Ni te imaginas que, dos segundos después, esos dos chavales te van a fastidiar el día y te van a hacer viral en Twitter. 

Eso es lo que le ha pasado a Hugo Silva este martes, tal y como ha contado en lo que podría ser un microrrelato del dolor. 

Páginas