Noche de confidencias y ping-pong entre Bertín Osborne y Pedro Sánchez

El secretario general del PSOE y candidato a la presidencia del Gobierno por su partido, Pedro Sánchez, ha visitado a Bertín Osborne en En la Tuya o en la Mía.

En el programa el político daba paso a la persona, intentando acercar al político mostrando un lado más humano como ya hizo en El Hormiguero, Planeta Calleja o con una llamada a Jorge Javier Vázquez en Sálvame a raíz de las críticas sobre El Toro de la Vega.

Yo he tenido la gran suerte de cumplir las tres facetas profesionales que me gustaban: el baloncesto, como profesor universitario (dió clases de Estructura Económica durante ocho años) y como político, apuntaba.

No tenía reparos Pedro El Guapo, como algunos le califican, en contar detalles de su intimidad mientras charlaba con Bertín, preparaba un zumo en la cocina o jugaba divertido al ping-pong con el presentador.

Pedro Sánchez se mostraba sincero ante Bertín Osborne.

La última vez que lloré fue hace unos meses cuando murió mi abuelo. Soy un enamorado de Mallorca. He llegado donde estoy porque me lo he currado. Me enamoré perdidamente de mi mujer a los 31 años y para conseguirla tuve que insistir varias veces. Un tipo me aconsejó que me fuera a Bruselas que era donde se movía todo y acertó o El poco tiempo libre que tengo se lo dedico a mi mujer y a mis dos hijas; fueron algunas de sus afirmaciones.

La Moncloa, el terrorismo, el paro y la corrupción

En el caso de que el próximo 20 de diciembre ganara las elecciones, Pedro Sánchez entienda que por seguridad tendría que irse a La Moncloa pero confiesa que: como hacen con la Casa Blanca americana, me gustaría abrir La Moncloa a los españoles porque es la residencia del Gobierno de todos los españoles.

Hablando de los recientes atentados producidos en Francia y tras la pregunta de Bertín Osborne de ¿qué se debería hacer?, el líder del PSOE respondía: Lo mismo que hemos hecho siempre. Estar todos unidos. Allá ellos. La ciudadanía les juzgará.

La unidad es fundamental para el candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno.

Eso de la unidad es fundamental y lo segundo y más importante: ocupar los espacios. La gente ha vuelto a hacer su vida normal en París, ha vuelto a sus hábitos. Eso es, decía.

Pedro Sánchez confesaba su idea de que se puede acabar con la corrupción en una legislatura, claramente. Es muy importante la ejemplaridad. Hay que extirpar a las personas corruptas, luchar contra la impunidad y hacer que la Agencia Tributaria haga un exámen patrimonial al principio y al final de la trayectoria de cada político.

Sobre el paro confesó: estuve en Bruselas hace dos días y todos hablan de mejorar las cosas y hacerlo conjuntamente y que el Padre Ángel me decía que tenía familias que trabajan pero que no llegan a fin de mes. Son los trabajadores pobres debido a la reforma laboral de Rajoy. Un tema que preocupa especialmente al candidato socialista a la presidencia del Gobierno.

El paro y la corrupción son temas que tienen solución, según apuntaba Pedro Sánchez.

Y, por último y jugando al ping pong, Pedro Sánchez, contestaba a algunas preguntas cortas, confesando que: creo que el 21 de diciembre será Soraya Saénz de Santamaría la líder de la oposición, tras jubilarse Rajoy.

La última vez que salí de marcha fue en el mes de julio con unos amigos. El último regalo que le hice a Begoña, mi mujer, fueron flores el lunes pasado. Y, a la pregunta de ¿con qué miembro del Partido Popular te tomarías una cerveza? contentaba Sánchez que con Esperanza Aguirre. De la que contaba divertido que una vez le dijo: Pedro es que yo tengo unas piernas muy bonitas. La dice todo ella, decía el del PSOE.

Y, así se confesaba Pedro Sánchez, un bailarín de break dance y jugador de baloncesto (hace años), un trabajador que ha pasado también algún tiempo en paro y, un político dialogante que presume de talante y que apuesta por la unidad ante el terror.

Fotos: RTVE.

Ver resumen Ocultar resumen

El cambio de milenio comenzaba con la emisión de la primera edición de 'Gran Hermano', un experimento sociológico (o eso se hartó de decir Mercedes Milá) que nos mantuvo pegados a la pantalla durante los 90 días de emisión.

Ver resumen Ocultar resumen

La cocaína y el gluten, el rotulador y el typex y otras gloriosas respuestas que ya son historia de Internet

Páginas