¿Nos engañó a todos Breaking Bad con su final?

AMC

Absténganse de leer lo que viene a continuación aquellos que no hayan visto el final de Breaking Bad y aún tengan interés en hacerlo. Y es que el, ya legendario programa, de Cazadores de mito lo ha vuelto a hacer. Han decidido recreaar la famosa escena final en la que Heisenberg, en un viaje de arrepentimiento y reencuentro consigo mismo, vuelve a ser Walter White. O eso pretende él.

Pongámonos en situación. Jesse está secuestrado y forzado a trabajar cocinando metanfetamina por el grupo de neonazis, que primero mata a Hank (cuñado de Walter) y después se lleva todo el dinero y a su socio. 

Heisenberg ya es sabedor de que le queda poco, su exilio a Alaska debe llegar al final. Sobre todo, porque el cáncer avanza inexorablemente y él pretende dejar cubierta económicamente a su familia. Y Jesse no deja para él de ser casi un hijo. 

Así que decide idear un plan al puro estilo MacGiver. Lo cual fue muy criticado. Muchos lo tachaban de irreal; de demasiado peliculero. No cabía imaginar una solución así. 

Un final legendario 

Walter llega al lugar donde tienen retenido a Jesse. Supuestamente acude para comprobar que se han desecho de él. Aparca su coche frente al salón donde se van a reunir. Dentro del maletero lleva un dispositivo con una ametralladora, que será accionado autománticamente. Entra a la casa y fuerza una discuión con Jesse, delante de todos. Llegan a las manos, y Walter tira al chico al suelo. En ese instante se desata todo.

La puerta del coche se abre con un resorte y la ametralladora comienza a escupir balas que aniquilan a todos. Menos a Pinkman, a Walter y a Todd. Al cual acaba matando Jesse. 

Muchos apladieron la escena. Otros no, porque la vieron demasiado irreal. Casi imposible. Y ahí llega el turno de los Mythbusters que junto a Vince Gilligan (creador de la serie) han hecho la comprobación empírica. Vean el vídeo y disfruten. 

Fotos: Redes sociales

Vídeo: Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

La pregunta ha sido lanzada por Quique Peinado en un tuit con su correspondiente errata (¡ningún tuit perfecto!). Pero se entiende lo que quería transmitir. Y claro que lo ha entendido el personal. El propio Quique Peinado mencionaba Dawson crece como ejemplo de serie con protagonista involuntariamente idiota. O sea, en el guión tenía que ser el bueno, el admirado, el papel positivo, el personaje principal al que venerar.

Y no.

Caía mal.

A Quique Peinado al menos. Y hay más ejemplos

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos ya a mediados de septiembre y, como una lluvia fina, la gente habla de El reino, serie argentina de Netflix cuya altura artística, elenco y capacidad de penetrar en la nueva realidad política latinoamericana ofrece un sabrosísimo menú para degustadores de ficciones potentes. Y luego que, sin más, se trata de un thriller trepidante capaz de seducir a todo tipo de públicos. 

Ver resumen Ocultar resumen

Johnny Rotten es ahora John Lydon pero para este asunto que nos ocupa resulta más pertinente su nombre de guerra en Sex Pistols, donde compartió días de ira y rosas con el carismático Sid Vicious.

A Rotten, antiguo vocalista de la banda, no parece haberle sentado muy bien que hayan decidido llevar a la pequeña pantalla sus años locos en la industria de la música y ha hecho todo lo que estaba en su mano para pararlo.

Páginas