Nueve parejas televisivas que 'ni contigo, ni sin ti'

En muchos casos las series no se entenderían sin sus historias; sin sus peleas, aunque a veces se hagan tediosas. Puede decirse que en casi cualquier ficción, que se precie en serlo, hay una pareja que va y viene; que están juntos pero luego no; y que todos los espectadores desean que terminen uniéndose para acabar siendo felices y si no comiendo perdices sí disfrutando mucho ambos. 

La que quizá cumpla con mas requisitos de los dichos es la formada por Ross y Rachel en Friends. Durante diez años estuvieron como el Guadiana en su relación: iban y venían. Tuvieron una hija, y aún así parecía que no iban a terminar unidos. Pero siempre queda un último rescoldo y hasta el final se mantuvo la incógnita. Eso sí, al volver a estar juntos es mejor que ya no se tomen ningún descanso.

La serie que tomó el testigo de Friends (difícil reto) fue Cómo conocí a vuestra madre. Y en su caso también existía la pareja irregular. En este caso eran Ted y la tía Robin. Se intuía que no iban a terminar juntos. De hecho, los fans aplaudieron que Barney entrara ahí en acción -aunque no fuera su naturaleza- para que al menos hubiera otra pareja más. El que haya visto el final de la serie (atención spoilers) sabrá cómo acaba todo; y que Mosby termina con su canadiense favorita. 

Destinados a terminar juntos 

Aún no sabemos si estarán juntos al finalizar la trama (queremos que siga mucho tiempo más) pero otro dúo de esos que ni comen , ni dejan comer son Penny y Leonard en The big bang theory. Nos encantan porque pese a no tener gran cosa en común encajaban bien. Los que sí que terminarán unidos, pese a que Sheldon no lo crea, son él y Amy. 

En Californication, además de sexo por doquier, había una pareja cuya atracción era constante pero con caracteres, sobre todo el de él, que hacían difícil la unión definitiva. Y es que Hank (David Duchovny) no era el mejor hombre con el que convivir como bien comprobaba Karen. Ambos se adoran, pero a veces con eso no basta. 

Quienes también tenían un futuro bastante sombrío en el momento que comenzaron a estar juntos eran House y Cuddy en la serie House. Si con Hank era difícil la convivencia no queremos imaginar lo que sería con alguien como Gregory House. Un tipo que adora el sarcasmo y que debe de desayunar con ironía. Aburrirse no iban a hacerlo, al menos. 

Hubo que esperar para verlos unidos 

Y debe de ser porque en los hospitales surge el amor, aunque complejo por los horarios y guardias, que también Meredith y su doctor macizo (Derek) llevan desde el capítulo uno con una atracción, que luego se resolvió, pero que ha ido atravesando por muchas dificultades a la espera de que la tragedia vuelve a asomarse por Anatomía de Grey.

Pero si hay una pareja que se ha demostrado el amor, y luego no; que han estado juntos, pero no revueltos ha sido la que formaron Belén y Emilio en Aquí no hay quien viva. Fue tal la química, que ambos han repetido como pareja en otros trabajos. No es de extrañar.

Aunque si tiramos la vista a atrás es imposible olvidar a Dylan y Brenda de Sensación de vivir. Estaban destinados al fracaso pero tenían que estar juntos como fuera. Algo parecido a lo que se intuía entre Carrie y Mister Big en Sexo en Nueva York. Sus fans tuvieron que esperar a la película para verles juntos.

Fotos: Redes sociales 

Ver resumen Ocultar resumen

Henry Cavill es, por méritos propios, uno de los actores más exitosos del siglo XXI. Su popularidad es extraordinaria en el ámbito como protagonista de series para un amplísimo público.

Tras dar vida a Superman durante más de una década, ahora arrasa en Netflix con la adaptación a televisión de The Witcher. 

Ver resumen Ocultar resumen

Juego de Tronos terminó hace dos años después de ocho temporadas de traiciones, amor, intrigas y sobre todo, mucha sangre. 73 episodios que congregaron frente al televisor a millones de fans que no podían esperar para saber quién ocuparía el trono de hierro.

Ver resumen Ocultar resumen

La historia de los Beatles siempre ha fascinado y Peter Jackson ha decidido rescatarla en forma de documental. Pero como había mucha tela que cortar, ha tenido que dividir las siete horas de metraje en tres documentales (¡mira, como le pasó con El señor de los anillos!).

Páginas