¿Y si 'Perdidos' fuese la serie más sobrevalorada de la historia?

¡Anatema! ¡Excomunión! Ya se oye a los Verdaderos Creyentes de la Religión Perdidista clamando para que quien discrepe acabe en la hoguera.

Pero la opinión es libre.

Y hasta Perdidos tiene sus detractores.

Otra cosa es que haya que admitir que existen capítulos magistrales, que el modo en que convirtieron la serie en objeto de culto resulta digno de toda alabanza, que los guiones iniciales arrebataban al espectador más escéptico... Y, sin embargo, la serie continuó, continuó y continuó y, al final, hubo que hacer balance y, bueno, en fin, que no es oro todo lo que reluce y vamos a ejercer de abogados del diablo.

Aunque ello nos cueste (lo sabemos) las más horrendas penas del infierno.

Razones por las que Perdidos es una serie sobrevalorada.

Que ya han pasado muchos años para analizar esto en condiciones.

1. Sí, al final están todos muertos

Perdidos ¿sí o no?

Por mucho que se empeñen los puristas y mucha mística que se le eche al asunto, el desenlace de Perdidos y el de Los Serrano no están tan distantes como algunos creen. Al final de Perdidos todos están muertos y punto: que si un limbo, que si una travesía espiritual, que si el ojo que se abre y se cierra... La cuestión es que J.J. Abrams y los suyos habían prometido cerrar cada enigma de la serie y lo suyo hubiera sido una pirueta racional y no echar mano del misticismo, que así cualquiera. Casi casi como acabar una peli y que alguien abra los ojos y diga: "Todo ha sido un sueño".

2. Jack era un muermo

Jack is boring

El héroe de Perdidos tenía un punto sosainas de cuidado. Jack era un chico bueno pero su carisma dejaba bastante que desear. De hecho, el pobre Mathew Fox no se ha comido un rosco después de la serie. Mucho más molón y chuleta era Sawyer aunque su personaje se fue desinflando. Nada, los guionistas decidieron que Jack era el que tenía que ejercer de macho alfa (y eso que en el planteamiento inicial Jack la cascaba en el primer episodio). Pero no. Le faltaba algo a este chico.

3. ¿Eran necesarias seis temporadas?

Locke también se lo pregunta

Salvo los más acérrimos pocos defienden que el chicle de Perdidos se pudiese estirar como se estiró a través de seis temporadas. O sea, que la quinta y la sexta resultaron temporadas un tanto agónicas y que, tal vez, con un poco más de síntesis la cosa hubiera mejorado. 

4. Un montón de misterios quedan sin explicar

El proyectito

Cuando un espectador veía Perdidos jugaba con la esperanza de que el puzzle fuese resolviéndose matemáticamente como en una novela de Sherlock Holmes. Pues no. La mayor parte de los enigmas que plantea Perdidos se resuelven atribuyéndolos a experimentos del Proyecto Dharma (el oso polar en la isla) o a malabares místicos (el humo negro). Lo cual a veces funciona (sí) y a veces, por el contrario, apesta a estafa.

5. ¡Inspiró la serie española El Barco!

El Barco o Perdidos a la española

Porque El Barco fue una especie de Perdidos a la española y vale que, al final, acabamos disfrutándola con ese Mario Casas en estado salvaje y un Blanca Suárez que comenzaba a convertirse en estrella pero la serie tenía unos guiones que se quedaban cortísimos y daban un poco de pena. Disculpen la crudeza. Y la culpa fue (también) de J.J. Abrahams.

ADEMÁS: 10 series españolas que (tal vez) nunca debieron existir

6. Los talibanes de Perdidos

Sawyer también está de acuerdo

Y otra de las razones por las que Perdidos está sobrevalorada es (sí) por culpa de los fans más integristas de la serie, que nunca han aceptado la más mínima crítica. Cuando algunos expresaron su decepción con el último capítulo de la serie la horda perdidista se lanzó con furia a destruir a los discrepantes. ¡Libertad de expresión! Porque, a ver, Perdidos es historia de la tele, Perdidos tuvo momentos magistrales, Perdidos formará parte siempre de nuestra memoria sentimental... Pero el derecho a la discrepancia existe. Qué caramba

Ver resumen Ocultar resumen

Hay dos géneros que triunfan hoy día en todas las plataformas de streaming, el denominado como true crime y la comedia. Pues bien, si pudiéramos mezclarlos en una coctelera y remover bien fuerte añadiendo como ingredientes extra una idea original nacida de la mente del genio del humor Steve Martin, el ímpetu y frescura de la actriz Selena Gómez y la brillantez del actorazo Martin Short, el resultado, al menos, promete.

Ver resumen Ocultar resumen

Arden las redes sociales (o, al menos, están un poco caldeadas) porque la primera imagen de Dexter con su hijo (ya crecidito) ha sido exhibida. Es la de ahí arriba. Dexter fue un éxito televisivo, acuérdense, que convertía a un psychokiller en personaje con ánimo de matar sólo a quien se lo mereciera aunque, en el fondo, le dieran ganas de llevarse por delante a todo ser humano.

Relataba Dexter la lucha de un asesino en serie por ser una buena persona.

Ver resumen Ocultar resumen

Lali Espósito ya era conocida antes de su aparición en Sky Rojo, pero esta serie de Álex Pina y Esther Martínez Lobato, fue la que la ha lanzado a la fama en nuestro país.

Páginas