Porque ser Carlton Banks no estaba tan mal

Han pasado  más de dos décadas desde que dejó de emitirse la El Príncipe de Bel Air y son muchos los que aún recuerdan a Carlton Banks, el personaje más entrañable de la serie. Un pijo bonachón al que su primo Will Smith siempre conseguía inmiscuirle en todas sus bromas y en todo tipo de situaciones surrealistas.

Y es que esa familia: los padres Philip Banks y Vivian Banks; Carlton Banks, sus hermanos Hilary, Ashley y el pequeño Nicky, su primo Will Smith, y el mayordomo Geoffrey Butler; ha conquistado al mundo entero.

El caso es que la serie versaba sobre Will Smith, un muchacho de Filadelfia al que su madre envía a vivir a Los Ángeles a casa de sus tíos. Pero al protagonista le salió un duro competidor: su primo Carlton Banks, totalmente opuesto a Will en todo.

Un tipo serio y educado

Carlton era un tipo serio, muy estudioso, sereno, inocente y muy vergonzoso, que siempre cuidaba a su familia y a sus seres queridos.

Will Smith era su primo y el hermano mayor que nunca tuvo. Como si Will fuera su hermano tenían mil y una historias que contar y mil situaciones desternillantes. Pero lo mejor de Carlton eran sus bailecitos. Unos bailes arrítmicos y muy peculiares que el hijo de Philip Banks intentaba copiar a su ídolo Tom Jones pero que nada tenían que ver con los del famoso cantante.

Además, a Carlton, le costaba horrores ligar porque era de baja estatura, y vestía demasiado formal (camisas a rayas, pajarita y jerseys a pico), todo lo contrario a su primo Will (que iba de raperillo con deportivas, camisetas de colores y gorras del revés). El salvador era Will, que siempre intentaba buscarle novietas a Carlton, presentarle a alguna amiga suya o le vacilaba un rato.

Carlton en la vida real

El actor que daba vida a Carlton es Alfonso Lincoln Ribeiro, un americano amante de la música y del baile, algo que ya demostró en la serie de los 90 con sus peculiares pasos de baile.

Alfonso Ribeiro logró la fama con la serie y desde aquel exitazo su nombre no había salido a la palestra, a pesar de haber trabajado en la pequeña pantalla con series como One on One, In the House y Vip, entre otras. Además es una voz frecuente en series de animación como Spider Man o Los Cazafantasmas.

Fue hace unos meses cuando Alfonso Ribera se presentó al ¡Mira quién Baila! americano (Dancing With The Stars). Allí fue muy aclamado y demostró que el baile es lo suyo. Además, se atrevió a cerrar el programa con su Baile Carlton.

También, hace un par de años se reunió con el mismísimo Will Smith en el programa The Graham Norton Show y juntos (y ante la atónita mirada del hijo de Will Smith) volvieron a bailar el famoso baile de El Príncipe de Bel-Air  con la canción It´s Not Unusual de Tom Jones de fondo.

Así queda patente el buen rollo que sigue existiendo en la actualidad entre los personajes principales de la exitosa serie, que por ellos no pasan los años y que siguen teniendo muchos admiradores que vuelven los ojos con añoranza a la serie que les vió triunfar.

Fotos: Redes sociales.

Ver resumen Ocultar resumen

Se ha convertido en la controversia del fin de semana lo de Pérez Reverte despotricando contra la literatura infantil y recomendando a niñas y niños la lectura de La Iliada, La Odisea o, yo qué sé, Guera y paz. Malditos niñatos de hoy en día, que no saben leer ni beben coñá a escondidas. También despreció el creador del capitán Alatriste a Fray Perico y su borrico (y eso si que ha dolido).

El caso es que el cantautor Ismael Serrano decidió seguir el consejo de Reverte y le leyó a su hija fragmentos escogidos de La Iliada.

Ver resumen Ocultar resumen

Si algo tiene Ignatius Farray, es que su forma de expresar sentimientos es tremendamente honesta. 

Para bien y para mal. 

El cómico tinerfeño, lo mismo te hace una disertación sobre el alma, que te chupa en pezó que, como es el caso, te planta un meme con una lista de las batallas que ha lididado o sigue lidiando en su día a día

Ver resumen Ocultar resumen

Françoise Hardy, la cantautora, modelo y actriz francesa de 77 años, ha vuelto a la primera línea de la controversia como lo hizo en su juventud al luchar por el aborto o los anticonceptivos. Esta vez ha abogado abiertamente por la eutanasia al sentir que se encuentra en el final de su vida. Quiere el suicido asistido. Pide morir dignamente.

Páginas