Regreso a Ítaca: cuando Ulises volvió a La Habana

No estaba Penélope esperando al Ulises que vuelve tras 16 años a su Habana natal pero sí los viejos camaradas de juventud con ron y cigarrillos en la azotea. Eso es Regreso a Ítaca, un reencuentro a lo Lawrence Kasdan pero sin cadáver de por medio. 

Viejos amigos, trago, humo y el Malecón allá abajo. Todos los pesares reunidos en una tarde, una noche y un amanecer. La Cuba crepuscular del fin de los días.

Una estupenda película del francés Laurent Cantet, que ganase la Palma de Oro en el Festival de Cannes con La clase y ahora dibuja un paisaje en ruinas en una Habana crepuscular.

Rostros y conversaciones y escasas postales habaneras. Tres actores y una actriz en una pieza de cámara en la que los intérpretes dan el do de pecho. Al modo cubano, con su punto de exceso. Pero la cubanidad es exceso y ese sabor nos resulta muy agradable.

Porque Regreso a Ítaca emociona, sea con ese arranque en el que suena Eva María de los Fórmula V (¡!!!!) o cuando canta Serrat sobre los tejados de La Habana.

En Regreso a Ítaca hay un hombre que vuelve y unos amigos a los que el tiempo ha devastado. La Cuba revolucionaria trituró sus vidas, o eso piensan. Aunque tal vez sea simplemente el paso del tiempo, implacable. Los sueños son triturados en Cuba y fuera de Cuba.

Pero estamos en La Habana y por eso hay risas y llantos desaforados, griterío, partido de béisbol televisado, el Malecón ahí abajo, un puerco al que sacrifican en otra azotea.

Y todas las derrotas que acumula este grupo, incluso el presunto triunfador que interpreta Jorge Perugorría.

Magnífico largometraje. Oh, melancolía, cantó Silvio Rodríguez. Deliciosa melancolía del tiempo que nos robaron. Pero también sonrisas. La vida misma.

La vida en Cuba. Desde una azotea.

Y Jorge Perugorría de nuevo mirando al horizonte desde lo alto de La Habana, como en Fresa y chocolate tantos años después.

Vayan a ver esta película. Ron y tabaco y el calor de las noches isleñas.

Fotos y vídeo: Golem

Dani DeVito Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Conocemos los nombres de los actores. Jared Leto, Jack Nicholson o Danny DeVito, por ejemplo. Y conocemos algunos de los aspectos de sus personajes en la gran pantalla. Entonces, ¿cuál es el problema? Pues que son malos, malísimos, lo peor. Bueno, según desde el lado que se mire. Porque si lo hacemos desde el suyo, son lo mejor, sólo que quieren acabar con el mundo, o en el mejor de los casos, quedarse con él para que sea algo así como su propio cortijo.

Ver resumen Ocultar resumen

El fútbol y el cine son dos de las industrias de entretenimiento de nuestro tiempo. Arrastran a millones de personas; una a las salas y otras a los campos, pero en ambos caso son capaces de crear ídolos y hacer más llevaderos los fines de semana de muchas personas. Pero de un tiempo a esta parte, aunque hubo antes algún ejemplo, los futbolistas están empezando a hacer pequeños papeles en el mundo del cine.

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos hablando del mismísimo Iron Man, del hombre que se metió en la piel del inspector Sherlock Holmes y que, incluso, cambió el color de su piel en la película Tropic Thunder. Un actor llamado Robert Downey Jr. de los que, si algo le huele a chamusquina durante una entrevista, se levanta y se va. Pero sin decir eso de hasta nunqui (como decía una rubia concursante de la última edición de Gran Hermano Vip).

Páginas