Regreso a Ítaca: cuando Ulises volvió a La Habana

No estaba Penélope esperando al Ulises que vuelve tras 16 años a su Habana natal pero sí los viejos camaradas de juventud con ron y cigarrillos en la azotea. Eso es Regreso a Ítaca, un reencuentro a lo Lawrence Kasdan pero sin cadáver de por medio. 

Viejos amigos, trago, humo y el Malecón allá abajo. Todos los pesares reunidos en una tarde, una noche y un amanecer. La Cuba crepuscular del fin de los días.

Una estupenda película del francés Laurent Cantet, que ganase la Palma de Oro en el Festival de Cannes con La clase y ahora dibuja un paisaje en ruinas en una Habana crepuscular.

Rostros y conversaciones y escasas postales habaneras. Tres actores y una actriz en una pieza de cámara en la que los intérpretes dan el do de pecho. Al modo cubano, con su punto de exceso. Pero la cubanidad es exceso y ese sabor nos resulta muy agradable.

Porque Regreso a Ítaca emociona, sea con ese arranque en el que suena Eva María de los Fórmula V (¡!!!!) o cuando canta Serrat sobre los tejados de La Habana.

En Regreso a Ítaca hay un hombre que vuelve y unos amigos a los que el tiempo ha devastado. La Cuba revolucionaria trituró sus vidas, o eso piensan. Aunque tal vez sea simplemente el paso del tiempo, implacable. Los sueños son triturados en Cuba y fuera de Cuba.

Pero estamos en La Habana y por eso hay risas y llantos desaforados, griterío, partido de béisbol televisado, el Malecón ahí abajo, un puerco al que sacrifican en otra azotea.

Y todas las derrotas que acumula este grupo, incluso el presunto triunfador que interpreta Jorge Perugorría.

Magnífico largometraje. Oh, melancolía, cantó Silvio Rodríguez. Deliciosa melancolía del tiempo que nos robaron. Pero también sonrisas. La vida misma.

La vida en Cuba. Desde una azotea.

Y Jorge Perugorría de nuevo mirando al horizonte desde lo alto de La Habana, como en Fresa y chocolate tantos años después.

Vayan a ver esta película. Ron y tabaco y el calor de las noches isleñas.

Fotos y vídeo: Golem

Ver resumen Ocultar resumen

Dicen que los comienzos nunca son fáciles. ¿Quiénes? Ellos... Pero tienen razón. Al menos, a juzgar por los inicios cinematográficos que tuvieron diez de los actores más reconocidos del momento. Actores y actrices que arrasan por sí solos en taquillas de todo el mundo, empezaron como secundarios, huyendo de monstruitos o luciendo pantalones vaqueros demasiado cortos. 

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Steven Seagal se puede definir como un tipo peculiar donde los haya. De aspecto rudo pero sonrisa amable, se hizo un hueco en el Hollywood de los 90 a base de mamporros y manguzás de las buenas, combinadas con elegantes llaves de Aikido japonesas. Desde entonces, su coleta y su fama de tipo duro le han acompañado a donde quiera que haya ido. 

Ver resumen Ocultar resumen

Velocidad y Hollywood llevan años formando un matrimonio estable, rentable y duradero. Por muchas entregas, sagas y películas que se hagan, el público sigue respondiendo. Si no, que se lo pregunten a Fast & Furious, que acaba de llegar a los cines y ya está batiendo récords de taquilla.

Páginas