Rose McGowan, desnuda en su primer e inquietante vídeo musical RM486

Rose McGowan puede gustar más o menos. Lo mejor de todo es que a ella le da igual. No es que pase de sus fans, ni mucho menos, pero ni ellos, ni la industria, ni nadie condicionan sus proyectos. Es un espíritu libre y por eso hay que adorarla. A sus 42 años, está en ese punto de la vida en el que hace lo que quiere, como quiere y cuando quiere. Y ahora lo que le apetece es hacer música

Sí, tras una brillante carrera en cine (Planet Terror, Scream, Machetey televisión (Embrujadas, Chosen, Nip/Tuck), Rose McGowan ha decidido que es hora de cambiar de tercio y petarlo en el mundo de la canción. Y a ello que se ha lanzado con el que será su primer single, RM486Un tema a medio camino entre Lady Gaga y Björk que, las cosas como son, suena muy pero que muy bien. 

Una canción que, perfectamente podría estar en la banda sonora de Blade Runner o 2001, una odisea en el espacio, y que se te pasa volada, especialmente si la escuchas mientras ves el videoclip. ¿El motivo? La propia Rose McGowan. La actriz, veterana de lo suyo, sabe que el mejor producto que tiene para vender su música es ella misma, y así lo ha hecho. Primer videoclip, primer single... ¡hagamos todo el ruido posible!

¿Ruido? Me desnudo

¿Y cómo puede hacer ruido una de las mujeres más deseadas de Hollywood? Pues enseñando carne. Pero, si enseño demasiada carne, Youtube me va a censurar. Ya sé, me echaré un cubo de pintura encima y a correr. No son las palabras exactas de la polifacética artista pero no le andarán muy allá viendo el resultado final. Un vídeo sensual, bizarro, inquietante, hipnótico y ochentero que va a dar mucho que hablar. 

Con un look a lo Die Underwood, la actriz metida a cantante afrontar el videoclip como una metáfora de lo que ha sido su ascensión en Hollywood. De como llegó siendo un lienzo desnudo por pintar, a ser toda una estrella del colorín en la Meca del Cine. Todo ello, en pelotas y con media tabla Pantone por todo su cuerpo, que va a estar tosiendo pintura hasta Navidad. Pero ojo, ha merecido la pena. 

Rose-McGowan-Selfie-Fotos-No

La dirección de Jonas Akerlund (sí, el mismo del Telephone de Lady Gaga y Beyoncé) ha sabido llevar los estilimos de B. Akerlund a otro nivel en la piel de Rose McGowan. De hecho, RM486 ya apunta a uno de los vídeos del año. Y ojo que éste puede ser el primer single de muchos que estén por venir. De hecho, la actriz ha confesado, en Nowness, que ya ha publicado más de un tema, eso sí, utilizando otros nombres. Rose, Rose, Rose... nunca dejarás de sorprendernos. 

Creo en la disrrupción civil y en que los cuerpos se representen de una forma no sexual, sobre todo los de las mujeres. Y por eso se desnuda. Lo dicho, hay que quererla. Por cierto, se oyen rumores de censura del vídeo. ¿El motivo? Con dar al play y ver 10 segundos del mismo, se sale de dudas. 

Fotos y vídeo: Instagram y Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

Queda tiempo para la gala de los Oscar, sobre todo ahora que, una vez más, se ha retrasado por la pandemia que parece no querer irse nunca. El 27 de marzo es la fecha elegida para que las grandes estrellas de Hollywood se paseen por la alfombra roja del Dolby Theatre de Los Ángeles... o no.

Ver resumen Ocultar resumen

Le han dado el Premio Nacional de Cinematografía. Con todo merecimiento. Porque José Sacristán es un grande de nuestro cine. Un grande del cine mundial. La voz de trueno más hermosa y reconocible. Un icono.

¿Y cuáles son sus mejores trabajos?

Difícil elegir.

Pero he aquí una selección de títulos en los que José Sacristán brilla aunque, incluso, la película sea tirando a mala. Vamos allá.

Ver resumen Ocultar resumen

Ojo, Miley Cyrus, que Black Eyed Peas y Coldplay te adelantan por la derecha. 

Pedro Sánchez ha pasado de recomendar pizzas cojonudas a intercambiar mensajes con lo más selecto de la música mundial. Bueno, y a dirigir un país ante la peor pandemia del último siglo, entre otras cosas. 

De hecho, a raíz de la pandemia, muchos rostros conocidos están reclamando que las vacunas también lleguen a quienes no tienen acceso sencillo a ellas. 

Páginas