Se hicieron pasar por productores de cine y estafaron 12 millones de dólares

Ni está sacado de un guion de Scorsese, ni tampoco es que Di Caprio se haya vuelto a poner a las órdenes de Steven Spielberg para un remake de Atrápame si puedes; ni David O. Russel les ha presentado un nuevo guion a Jennifer Lawrence; Christian Bale o Bradley Cooper para continuar con La gran estafa americana. 

Aunque pudiera serlo así. Y es que Variety ha dado a conocer el arrestro de tres estafadores que consiguieron hacerse con un botín de 12 millones de dólares, haciéndose pasar por productores de cine. Si Ana Allen simulaba ser una estrella de Hollywood, ellos bien podrían haberle ofrecido un papel en su próxima superproducción. 

James David Williams, Steven Brown y Gerard Seppala son los tres estafadores que recurrían a sus contactos en la industria del séptimo arte para conseguir importantes sumas de dinero que apoyaran sus próximos poryectos cinematográficos. 

ADEMÁS: La enésima trasnformación de Christian Bale

Su capacidad de persuasión era tal, que lograron que algunos inversionistas (aunque de inversión había poco, más allá de los caprichos que se quisieran pegar el trío) llegaron a reunir hasta tres millones de dólares para la nueva película o documental. ¿Qué peli les dirían que iban a hacer? ¿Otra de Condemor?

Inversiones de hasta tres millones

El problema era que para evitar que las denuncias aparecieran pronto, tenían que repartir dividendos. No sabemos, ni Variety tampoco lo dice, si hacían alguna exhibición de sus 'películas' a sus socios. Lo que si hacían era repartir dinero que obtenían de las nuevas inversiones de otros: la estafa piramidal de toda la vida. 

Eso sí, nunca lograban obtener la inversión al completo. Lo cual, como era de prever, acabó como suelen hacerlo todos los filmes de estafadores. Primero se gana el dinero rápido, después alguno de los estafados se da cuenta de la estafa; y al final el FBI entra en juego.

Lo cual, acabó provocando las detenciones de los tres productores estafadores. Primero se arrestó a Brown en Nueva York, después a David Williams en Los Ángeles (tal vez siguiera buscando inversores) y por último, a Gerard Seppala en su productora de Minnesotta. 

En la detención se les imputan delitos de estafa, fraude y blanqueo de dinero. Así que todo apunta a que la empresa que habían montado va a tener que quedar aparcado un tiempo. Eso sí, es probable que pronto un productor de verdad llame a sus puertas para llevar al cine esta historia que parece de película.  

Ftoos: Redes sociales/IMDB

Ver resumen Ocultar resumen

Si algo tiene Ignatius Farray, es que su forma de expresar sentimientos es tremendamente honesta. 

Para bien y para mal. 

El cómico tinerfeño, lo mismo te hace una disertación sobre el alma, que te chupa en pezó que, como es el caso, te planta un meme con una lista de las batallas que ha lididado o sigue lidiando en su día a día

Ver resumen Ocultar resumen

Françoise Hardy, la cantautora, modelo y actriz francesa de 77 años, ha vuelto a la primera línea de la controversia como lo hizo en su juventud al luchar por el aborto o los anticonceptivos. Esta vez ha abogado abiertamente por la eutanasia al sentir que se encuentra en el final de su vida. Quiere el suicido asistido. Pide morir dignamente.

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos ante una mujer peleona y de fuertes convicciones feministas y progresistas así que no es tan raro que Sara Sálamo se halle muy habitualmente en el centro de diversas controversias. Es actriz pero también ser humano libérrimo con opinión propia y, además, no tener miedo a expresarla.

Páginas