Si Heidi ha vuelto, otros dibujos de los 90 también podrían

El lunes 30 de marzo ha sido la fecha del regreso de un clásico de la infancia de niños y niñas de cuatro décadas. El Canal Panda anunció que Heidi regresaba a la pequeña pantalla, ahora en versión 3D y con menos carga dramática. Lo que quieran, pero ahí seguirán Niebla, el abuelo y también Pedro, Clara o la señorita Rottenmeier. Ella seguirá siendo esa niña curiosa y cariñosa que irradia pura felicidad.

Y viendo que el regreso de Heide y toda su tropa ha sido posible, y que probablemente demuestre que es un clásico atemporal, es un buen momento para hacer memoria. En concreto, para recordar aquellos dibujos animados con los que desayunaban y merendaban todos aquellos chicos y chicas que a día de hoy ya bordean o pasan la línea de los 30 años. ¿Y si alguna de esas series de dibujos animados regresara? ¿Cuál sería la más deseada?

Gazpacho, una piña que no vivía en el fondo del mar

Quizá sean muchas y cada uno guarde en un rinconcito de su infancia aquella que más recuerdos le traiga. Algunas fueron éxitos internacionales; otras de producción nacional. Eso sí, todas hicieron más rica la infancia de esos niños que hoy apuntan a padres. ¿Y es que quién no ha cantado alguna vez la canción de Los Fruitis? ¿Y lo más impactante, por qué Gazpacho se llamaba así si era una piña con acento andaluz? La serie de esas frutas a las que acompañaba Kumba para encontrar a sus padres exploradores, fue un éxito de inicio de los 90.

Y es que aquella fue una época dorada para las series de animación. Al menos en cuanto a presencia vespertina en las grandes cadenas. Todas ellas contaban con espacios de varias horas dedicados a los más pequeños. Y si hubo una serie que pasó a convertirse en mítica durante esos años fue Los Caballeros del Zodiaco. Tal vez el primer manga para el gran público.  

Si Telecinco tenía esa joya, quien tenía otra piedra preciosa era Antena 3 con Bola de Dragón Z. Krilín, Piccolo, Goku o Vegeta eran ídolos de los niños de la época. Además era otra de esas series cuya sintonía es inolvidable.

Los magos del balón

Algo muy parecido ocurre con Supercampeones; sí es así y no Oliver y Benji como se llama la serie de esos pequeños japoneses que eran genios del balón. Oliver Atom, Mark Lenders (casi un proto Cristiano), Benji o Tom Baker eran más estrellas en su momento que los Romario, Zamorano y demás. Una constelación de jugadores que padecían partidos interminables de varios capítulos.

Muy lejanos en el tiempo y de la temática estaban Los Mosqueperros inspirados en la obra de Alejandro Dumas. Estos canes eran capaces de salvar al reino de Francia. Y no muy lejos, un poco más al norte de Europa, había que ir para ver a Los Trotamúsicos. Esa curiosa banda formada por un burro, un gato, un gallo y un perro. Eran casi un Equipo A pero alguno más cuerdo que Murdock.

Estuvo casi una década en la parrilla de TVE, donde también anduvo bastante tiempo Calimero, con su inocencia por bandera. Era más evidente que su cascarón. Estos son algunos pero podrían ser muchos más como Los Chicho Terremoto, Chip& Chop; Isidoro o Los Picapiedras que podrían volver para disfrute de todos sus fans que hoy los recibirían con tanto o más cariño que hace 20 años. 

Fotos: RTVE, Instagram, Twitter, Facebook

Ver resumen Ocultar resumen

Con Halloween a la vuelta de la esquina, los títulos de terror crecen como setas en las plataformas de streaming. El último es The Manor, una película protagonizada por Barbara Hershey que promete hacer las delicias de los aficionados a pasar miedo.

Ver resumen Ocultar resumen

Saltan por los aires todos los complejos y ya se versiona casi todo desde el territorio del indie, la música urbana y el nuevo punk. Todo vale. Si Tangana se ha permitido samplear 'Campanera' de Joselito, ¿por qué no darle a Manolo Escobar su oportunidad de sonar en Radio 3? Y ahí están Arde Bogotá, joven banda que se ha atrevido con Mi carro, clásico absoluto de la canción popular española.

¿Versionar Mi carro?

Hay que tener valor.

Ver resumen Ocultar resumen

La factura de la luz sigue su escalada demencial hasta cotas inimaginables y, obviamente, esa subida afecta más a unos hogares que a otros.

Para comprobar esta diferencia, Thais Villas ha vuelto a ir a un barrio rico y a otro obrero de Madrid, para preguntar por el asunto.

De media, la luz ha subido 130 euros en el recibo de cada hogar. La pregunta ha sido sencilla, ¿qué harían con esos 130 euros?

Páginas