Todos los hombres (reales y de ficción) de la vida de Blanca Suárez

Que Blanca Suárez en su papel de Isabel Santana, la experta tiradora del equipo de élite de Los Nuestros, tiene encandilado a Hugo Silva (capitán Sánchez) no es de extrañar. La guapa madrileña, además de enamorar a millones de espectadores en la pequeña y gran pantalla, también es muy dada a conquistar el corazón de sus compañeros de reparto, no sólo en la ficción, sino también detrás de las cámaras.

Y lo mejor de todo es que, repasando su lista de parejas, reales y ficticias, encontramos una selección de los tipos más atractivos del mundo del espectáculo patrio. Vamos, que Blanca es el sueño de muchos y la envidia de muchas. 

La película que le descubrió el amor 

Quizá una de las películas de las que guarde mejor recuerdo la actriz madrileña sea de The Pelayos. Ahí compartió escenas y algo más con Miguel Ángel Silvestre. El eterno Duque la conquistó en el cine, y no sabemos quién a quién en la vida real. Durante tres años formaron una pareja de cine (y televisión) pero, por desgracia, se les rompió el amor.

Con Martín Rivas compartió más que confidencias, eso sí, en los límites de la pequeña pantalla y, en concreto, entre las paredes de Laguna Negra, en la serie El Internado. Con Martiño volvió a coincidir en la gran pantalla recientemente, en Por un puñado de besos. ¿Habrá una tercera vez? Incluso una cuarta tampoco nos importaría. 

Eso sí, Blanca tan sólo ha terminado Perdiendo el Norte. Se trata de Yon González, con el que protagoniza la película homónima que ambos protagonizan. Casualidades de la vida, otro ex alumno de El Internado con el que volvió a coincidir en el cine. La cantera de esas aulas es ya de aúpa. 

De perder al norte a volverse loca

Tras finalizar su relación con Miguel Ángel Silvestre, Cupido volvió a hacer de las suyas. Así, tras el del rodaje del videoclip de la canción Emocional de Dani Martín, se enamoró del cantante, ex líder de El Canto del Loco. Su idilio se prolongó durante nueve meses pero no llegó a mayores la cosa. 

Eso sí, Dani Martín no ha sido el único madrileño que ha conquistado el corazón de Blanca Suárez. En este caso, las cosas sean dichas, tan sólo en la ficción pero, sabiendo que es Mario Casas, ídolo de adolescentes y no tan adolescentes, a más de una le valdría. Por si fuera poco, Blanca y Mario han sido pareja por partida doble, en televisión y cine. Primero en El Barco, y más tarde, y más duro, en la película Carne de Neón

Otro de los hombres con quien ha estado relacionada últimamente es a Aitor Luna, con el que ha compartido protagonismo en la película My bakery in Brooklyn. Las fotografías de los dos subidas a Instagram dieron pábulo a los rumores. Parece que con muy poco fundamento. Como curiosidad hay que comentar que Aitor es el hermano mayor de Yon González. Al final, todo queda en familia. 

Amor en el desierto

Con el que no compartió planos en la ficción, pero sí en la vida real, fue con el también actor Javier Pereira. El ex canterano de Al Salir de Clase y ganador al Goya a Actor Revelación en 2014 por su papel en Stockholm, ocupó un hueco importante en la vida de Blanca Suárez durante dos años (desde 2008 a 2010).

Podrían ser muchos más las parejas cinematográficas y televisivas que han ocupado el corazón de los papeles de Blanca Suárez. Eso sí, nos quedamos con su última conquista, Hugo Silva. No porque nos gustes más o menos que los anteriores, imposible elegir, pero sí porque nos ha encantado el tándem Sánchez/Santana en Los Nuestros. Y, las cosas como son, porque los tenemos recientes y hacen una pareja de quitarse el sombrero. O, más bien, la boina verde. 

Fotos: Twitter, Instagram, Mediaset y Atresmedia

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Dicen que las comparaciones son odiosas o eso debe parecerles al clan Kardashian y a las hermanas libanesas Abdel Aziz, que han sido bautizadas ya como las Kardashian del Medio Oriente. En ambos casos ambas familias se han hecho famosas por sus cientos de selfies y por presumir de trapitos, complementos y de su anatomía en realities shows.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Acogerse al dicho de que segundas partes nunca fueron buenas  sería lo más adecuado para analizar cómo fue el comportamiento de algunas secuelas de filmes que triunfaron en su primera puesta en escena, pero que en un segundo round no resultaron nada del otro mundo.

Algunas levantaron una expectación tan grande que el golpazo en taquilla sonó hasta en los lugares más recónditos. El gasto de producción y promoción no acaba siendo justificado cuando se hacen las cuentas finales. Son muchos los ejemplos que a lo largo de los últimos años se han podido ver.

Galería
Ver resumen Ocultar resumen

Arrancó sin muchas pretensiones y no haciendo mucho ruido pero se mantuvo durante cinco años haciendo que los cotilleos de un grupo de compañeros de colegio pijos del Upper East Side neoyoquino fueran la comidilla de muchas espectadores en todo el mundo.

Páginas