¿True o bluff detective 2?

Su estreno, el pasado 21 de junio, era una fecha marcada en rojo en el calendario por todo aquel seriófilo que se precie en serlo; y es que True Detective 2 llegaba con el aura que aún desprendía su predecesora. Eso sí, el listón de los Woody Harrelson y Mathew McConaughey con la dirección de Cary Joji Fukjama, era muy difícil de mantener, y ya ninguno de ellos iba a continuar en esta segunda temporada. 

Al menos, se podía tener la garantía de que ahí continuaban Nic Pizzolatto y HBO para mantener el sello de calidad que distinguió a la serie durante su primera entrega y que tan buen recocimiento de crítica y del público le valió. Pero lo que parecía que podía ser una continuidad en la historia, empezó a demostrarse que no iba a ser así al poco de arrancar el primer capítulo.

Cierto que ese primer episodio mantenía en esencia la atamósfera de lo que había sido True Detective en un inicio, aunque cualquiera que hubiera seguido la trama pasada se percataba de que no era lo mismo. Que ese aroma de thriller psicológico que lo abarcaba todo en Nueva Orleans ya no estaba tan presente. Pese a ello, el primer capítulo no desencantó a los seguidores. Y se acogió con buen pie a Vince Vaughn y Colin Farrell. 

Había puestas muchas expectativas en la segunda temporada

Pero el devenir de los capítulos ha ido desencantando a los seguidores de la ficción de HBO que han empezado a presenciar, como al ser vistos los seis primeros episodios, la lluvia de palos ha empezado a no cesar. Se le acusa, y no sin razón, de haberse convertido en una historia muy plana; además, de que deja síntomas de agontamiento argumental y con ello parece haber perdido la esencia de lo que fue. 

No consistía en repetir la misma trama, pero tampoco en olvidar lo que ha sido y tirar por tierra, todo lo contado, en favor de una historia más convencional en la que priman los casos de corrupción, prostitución y el aderezo de algunos asesinatos. 

Las críticas no se han hecho esperar 

Por ello, han llegado tantas críticas hasta en forma de bromas como la hecha por el cómico Jason Saenz; que ha iniciado una falsa campaña, con pega de carteles incluido, en la que busca el interés que se ha perdido en la serie. Una foto de los actores protagonistas encabeza el cartel, junto a un pequeñp escrito en el que se pide al que lo lea que llame si sabe qué es lo que está ocurriendo con la segunda temporada.

Si alguien se anima a llamar al número que anexa se encontrará con una línea que no está activa, un guiño que Saenz ha querido hacer para simbolizar el estado actual de True Detective 2, que a falta de dos capítulos para el final de la temporada tiene muy difícil remontar y llegar a acercarse al nivel de su predecesora. Es casi seguro que no lo hará y que tan poco estará a la altura de lo que se esperaba. 

Fotos: HBO, redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

Kiko Rivera nacía en 1984. Sí, sólo tiene 37 años. 

Homer Simpson lo hacía cinco años más tarde, en 1989

Tanto uno como otro han tenido relevancia casi desde su nacimiento. Un nacimiento que, además de un lustro de diferencia, tiene miles de kilómetros de distancia. 

Ver resumen Ocultar resumen

Puede haber envejecido mal, puede haber perdido tirón y puede que muchos echen de menos a Rick, pero es innegable que The Walking Dead es historia de la televisión y, como tal, merece la atención que va a recibir su temporada 11, la última de la serie. 

AMC ya ha empezado a cebar a sus espectadores con las habituales píldoras que multiplican el hype previo a cada estreno. Lo hacen como nadie. 

Ver resumen Ocultar resumen

Que el mundo de la ficción incluya entre sus tramas a personajes con diferentes identidades sexuales o transgénero, es un paso más en la aceptación natural de las distintas realidades que existen.

Páginas