¿True o bluff detective 2?

Su estreno, el pasado 21 de junio, era una fecha marcada en rojo en el calendario por todo aquel seriófilo que se precie en serlo; y es que True Detective 2 llegaba con el aura que aún desprendía su predecesora. Eso sí, el listón de los Woody Harrelson y Mathew McConaughey con la dirección de Cary Joji Fukjama, era muy difícil de mantener, y ya ninguno de ellos iba a continuar en esta segunda temporada. 

Al menos, se podía tener la garantía de que ahí continuaban Nic Pizzolatto y HBO para mantener el sello de calidad que distinguió a la serie durante su primera entrega y que tan buen recocimiento de crítica y del público le valió. Pero lo que parecía que podía ser una continuidad en la historia, empezó a demostrarse que no iba a ser así al poco de arrancar el primer capítulo.

Cierto que ese primer episodio mantenía en esencia la atamósfera de lo que había sido True Detective en un inicio, aunque cualquiera que hubiera seguido la trama pasada se percataba de que no era lo mismo. Que ese aroma de thriller psicológico que lo abarcaba todo en Nueva Orleans ya no estaba tan presente. Pese a ello, el primer capítulo no desencantó a los seguidores. Y se acogió con buen pie a Vince Vaughn y Colin Farrell. 

Había puestas muchas expectativas en la segunda temporada

Pero el devenir de los capítulos ha ido desencantando a los seguidores de la ficción de HBO que han empezado a presenciar, como al ser vistos los seis primeros episodios, la lluvia de palos ha empezado a no cesar. Se le acusa, y no sin razón, de haberse convertido en una historia muy plana; además, de que deja síntomas de agontamiento argumental y con ello parece haber perdido la esencia de lo que fue. 

No consistía en repetir la misma trama, pero tampoco en olvidar lo que ha sido y tirar por tierra, todo lo contado, en favor de una historia más convencional en la que priman los casos de corrupción, prostitución y el aderezo de algunos asesinatos. 

Las críticas no se han hecho esperar 

Por ello, han llegado tantas críticas hasta en forma de bromas como la hecha por el cómico Jason Saenz; que ha iniciado una falsa campaña, con pega de carteles incluido, en la que busca el interés que se ha perdido en la serie. Una foto de los actores protagonistas encabeza el cartel, junto a un pequeñp escrito en el que se pide al que lo lea que llame si sabe qué es lo que está ocurriendo con la segunda temporada.

Si alguien se anima a llamar al número que anexa se encontrará con una línea que no está activa, un guiño que Saenz ha querido hacer para simbolizar el estado actual de True Detective 2, que a falta de dos capítulos para el final de la temporada tiene muy difícil remontar y llegar a acercarse al nivel de su predecesora. Es casi seguro que no lo hará y que tan poco estará a la altura de lo que se esperaba. 

Fotos: HBO, redes sociales

Ver resumen Ocultar resumen

La pregunta ha sido lanzada por Quique Peinado en un tuit con su correspondiente errata (¡ningún tuit perfecto!). Pero se entiende lo que quería transmitir. Y claro que lo ha entendido el personal. El propio Quique Peinado mencionaba Dawson crece como ejemplo de serie con protagonista involuntariamente idiota. O sea, en el guión tenía que ser el bueno, el admirado, el papel positivo, el personaje principal al que venerar.

Y no.

Caía mal.

A Quique Peinado al menos. Y hay más ejemplos

Ver resumen Ocultar resumen

Estamos ya a mediados de septiembre y, como una lluvia fina, la gente habla de El reino, serie argentina de Netflix cuya altura artística, elenco y capacidad de penetrar en la nueva realidad política latinoamericana ofrece un sabrosísimo menú para degustadores de ficciones potentes. Y luego que, sin más, se trata de un thriller trepidante capaz de seducir a todo tipo de públicos. 

Ver resumen Ocultar resumen

Johnny Rotten es ahora John Lydon pero para este asunto que nos ocupa resulta más pertinente su nombre de guerra en Sex Pistols, donde compartió días de ira y rosas con el carismático Sid Vicious.

A Rotten, antiguo vocalista de la banda, no parece haberle sentado muy bien que hayan decidido llevar a la pequeña pantalla sus años locos en la industria de la música y ha hecho todo lo que estaba en su mano para pararlo.

Páginas