Un bailarín de un reality peruano agrede a un miembro del jurado

Todo transcurría por la senda habitual, típica de cualquier programa en el que un concursante quiere cautivar al jurado. En este caso no consistía en cocinar al estilo de Masterchef, ni cantar para acabar en el equipo de David Bisbal en La Voz. No, en esta ocasión dos bailares danzaban y un jurado de cuatro personas les contemplaba, para después evaluar su actuación con una puntuación.

El programa, en cuestión, es Reyes del show un reality que está triunfando en Perú y en el que los participantes pugnan por ver quiénes son los mejores bailando de todo Perú. Además, era una noche importante pues estaba celebrándose la semifinal del show. Y ahí llegó Zumba -el bailarín de la polémica- con su pareja. 

Lo da todo en su actuación, y al terminar, no hace la despedida que haría cualquiera. No, él decide encaminarse hacia la mesa donde están los cuatro miembros del jurado y se lanza en plancha contra uno de los componentes del mismo, Carlos Cacho. 

Un final diferente

Éste se cae al suelo, sorprendido por lo que acaba de hacer Zumba. Los espectadores no entienden nada, el público acaba de asistir a una agresión (sin puños mediantes) a uno de aquellos que tienen que juzgar. 

Quien sí que consigue recuperarse pronto de lo vivido es la presentadora del reality, Gisela Valcárcel que comienza a reprender la actitud del consursante. Y Zumba, en lugar de aceptar la reprimenda, se justifica por lo que ha hecho e indica que lo que hizo es porque Cacho "es un clasista". Y añadió, a ello, que el maquillador le había juzgado siguiendo prejuicios en ocasiones anteriores.

Un escándalo que aquí en España no ha sucedido y eso que alguna ocasión en los realities se ha llegado a situaciones tan tensas como Maite en su entrada a Gran Hermano. Pero a la navarra en ningún caso le dii por agredir al súper. 

Después, tal vez tras ir cobrando la cordura perdida de forma temporal, continuó justicando lo hecho, aunque añadió alguna disculpa en su alegato. Así dijo que: "El señor es un clasista. Un día hizo un hashtag que era 'Imagínate un Perú sin Zumba'".  

Algo que molestó mucho al bailarín, pues él dijo que: "Yo he nacido en el barrio, he salido de abajo", Acto seguido le interrumpió Gisela Valcárcel para girar el tono de la conversación y pedir disculpas en su nombre. 

La presentadora del programa tomó la palabra y pidió perdón a los espectadores por lo que acababan de vivir. Un acto de no muy buen gusto, y que, por otra parte, dejó opacada la actuación de Zumba y su compañera. A nadie le importaba ya el resultado del concurso. No, no había ya tensión como en la final de La Voz. 

Zumba no parece que vaya a ganar

Así Valcárcel dijo que: "Les ruego disculpen a Zumba. Por supuesto debo declarar que nosotros siempre ensayamos, pero esto no fue marcado por Delcan (el coreórafo), ni por nadie". 

Zumba se fue, pero la sensación y el malestar por lo vivido quedó latente. Después del final del programa las redes sociales fueron el lugar donde continuó el conflicto. El jurado subió una fotografía de cómo había quedado su brazo (con una ligera marca) tras el encontronazo y el bailarín también quiso dar su versión de lo ocurrido. 

No sabemos si Zumba acabará siendo muy conocido, pero el salto, en lugar de a la fama, ya lo ha dado. Y contra un jurado. 

Fotos: Redes sociales

Vídeo: Youtube

Ver resumen Ocultar resumen

Tamara Gorro se ha lanzado al mundo youtuber. Tiembla Rubius. Bajo su nombre fetiche, El Gorro de Tamara, la televisiva se lanza al mundo vídeos que tanto controla como lleva tiempo demostrando en Instagram. 

Ver resumen Ocultar resumen

Si alguien pregunta a este joven, cuál es su película favorita, que nadie dude será Dos tontos muy tontos. ¿El motivo? Una escena concreta, la de la lengua, que quiso imitar en el grifo helado de cerveza de un pub

Ver resumen Ocultar resumen

Quien no sepa cómo se las gastan en China con la publicidad, aquí tiene un ejemplo claro. Los creativos orientales saben que tienen que destacar, en un mercado saturado de comerciales, que llega a millones de personas. Algo parecido pasa en Japón, donde ya recopilamos los mejores anuncios de 2015

Páginas