Un estudio de Netflix demuestra qué series son más adictivas y se devoran más

Hace un tiempo se hizo popular la frase aquella de ¿cueces o enriqueces?. Una campaña de publicidad que pasó a ser parte del acervo cultural. Todo el mundo, que viera el anuncio, conoce qué marca planteaba esa pregunta. 

Ahora hay otra compañía, bien diferente, que no es muy de cocinar la que plantea una interrogante. Quien hace elegir a sus espectadores es Netflix.

El gigante mundial de streaming tiene un catálogo de esos que causan impresión. Puede presumir de multitud de joyas; desde comedias pasando por thrillers, ciencia ficción y apuestas por superhéroes como Jessica Jones o Daredevil. 

¿Devoras o saboreas?

Pero la pregunta que plantea y que desvela es si el espectador es más de devorar o de paladear de forma relajada. Es decir, qué series se consumen en forma de maratón o poco a poco. 

Se acabó la duda, y es que la compañía ha querido desvelarlo y lo ha hecho a través de un gráfico curioso. Los maratones se han popularizado, el empacho de series; el consumirlas como si fueran pipas es algo muy frecuente.

Ello se ha visto favorecido porque el consumo a través de internet se ha disparado, y Netflix ayuda a que esa situación se potencie. También a darte una escusa si llegas tarde al trabajo

Consumos maratonianos

Así que durante ocho meses analistas de la compañía estudiaron, en los países en los que se encuentra Netflix, hasta 100 series que la compañía tiene en su cartelera. La conclusión es clara: las series de acción se consumen de forma más adictiva que aquellas que tienen una trama más reposada.

Es decir, que The Walking Dead (aquí en España no la posee Netflix, pero sí en el extranjero) se consume con más rapidez que House of cards. 

Aunque no sólo por la acción se apuesta para el consumo rápido, sino que también las comedias logran ser devoradas con más facilidad.

Así son habituales los atracones de Orange is the new black y similares. Aunque The Fall y Sense 8 también se llevan la palma en cuanto a consumo veloz. En el lado opuesta se situán la ya mencionada House of cards y Narcos. Ambas son estupendas y ambas obligan a paladear mejor al espectador. 

Fotos: Netflix

Ver resumen Ocultar resumen

Le ha costado más de un lustro pero, por fin, Netflix se ha elevado en una ceremonia de premios

Ha sido de la mano de su serie más reconocible, The Crown, que se ha llevado hasta siete galardones en la sección de drama. 

En el caso de la comedia, a pesar de haber estado más repartido, la sensación que queda es que Ted Lasso (Apple TV+) ha dominado gracias a sus cuatro premios. La realidad dice que Hacks ha estado a punto de aguarle la fiesta con sus tres Emmy. 

Ver resumen Ocultar resumen

Los 90 fueron terreno abonado para los slasher. Este género que nació a finales de los 70, con Halloween y floreció durante la década de los 80, tuvo una segunda edad dorada en la última década del siglo XX con títulos como Scream, Destino final y, Sé lo que hicisteis el último verano.

Ver resumen Ocultar resumen

Separarte de la persona con la que creías que ibas a construir un proyecto de vida hasta el final, siempre es duro. Es un proceso muy personal lleno de subjetividades que no pueden entender aquellas personas ajenas a la relación, y es lo que nos trae Hagai Levi con su reinterpretación del clásico de Ingmar Bergman, Secretos de un matrimonio.

Páginas